Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

sábado, 7 de febrero de 2015

Juliette Gréco - Les feuilles mortes

TRIBUTE TO JULIETTE GRÉCO (Montpellier, Francia, 7-2-1927)

La cantante y actriz francesa Juliette Gréco ha cumplido hoy 88 años. En los años 50 y 60 se fue perfilando y definiendo como icono generacional por su presencia distintiva (siempre vestida de negro, pómulos acentuados y los ojos profusamente delineados) entre la renovada bohemia parisiense. Jean-Paul Sartre, mentor en sus inicios, dijo sobre su modo de cantar: "Ella roza las palabras y enciende el fuego". Su muy personal estilo como intérprete sobre los escenarios y un escogido repertorio le dió fama internacional y hoy es una de las leyendas de la época de oro de la Chanson.
Hija de padre corso y de una madre que participó activamente en la Resistencia, fue criada por sus abuelos maternos. Gréco también se involucró en la resistencia y fue hecha prisionera aunque no fue deportada debido a su corta edad. Se radicó en Saint-Germain-des-Prés en 1946 después de que su madre se trasladara a Indochina, convirtiéndose en una de las figuras claves de la bohemia en el París de la posguerra. Se relacionó con muchos de los escritores y artistas que trabajaban en ese barrio parisino, como Jean-Paul Sartre y Boris Vian, que la convirtieron en la 'Muse de l'existentialisme'. Fue una figura habitual en los cafés de Saint Germain, en los que alternaba con personajes como Miles Davis y Jean Cocteau, que le ofreció un papel en su película Orfeo (1950). En ése mismo año, comenzó su carrera como cantante, apoyada por algunos escritores franceses que le escribieron las letras de sus canciones, como Si tu t'imagines, uno de sus primeros éxitos y una de sus canciones insignia, como también lo fueron Je suis comme je suis y Sous le ciel de Paris.
La calidad de su repertorio es una de las marcas distintivas en la discografía de Juliette Gréco. Apenas decidió intentar suerte en la música, se impuso trabajar sólo con composiciones que superaran el promedio, con letras, melodías y arreglos que dejaran una huella en la tradición popular de su país. Por eso, desde un principio, varias de sus canciones nacieron de poemas de Raymond Queneau, Jules Lafforgue y Jacques Prévert (el autor de la inmortal Les feuilles mortes), por ejemplo. Más tarde, la cantante supo dar con la pista de los más grandes autores de su época, y así llegó a grabar canciones de artistas como Charles Aznavour (Je hais les dimanches), Charles Trenet (Coin de rue), Leo Ferré (Jolie môme, Paris canaille), Serge Gainsbourg (Accordéon, La javanaise) o Jacques Brel (La chanson des vieux amants, J'arrive).
Juliette Gréco es también conocida por sus intervenciones en el cine: Elena y los hombres (1956) de Jean Renoir, Fiesta (1957) de Henry King, Las raíces del cielo (1958) de John Huston. En Buenos días, tristeza (1958) de Otto Preminger se interpretaba a sí misma cantando el tema que daba título a la película, Bonjour, tristesse. Otros títulos que protagonizó: La fugitiva del Rhin (1959) de Lewis Allen o Una grieta en el espejo (1960) y La gran apuesta (1961), ambas de Richard Fleischer. Luego sus apariciones en la gran pantalla fueron más esporádicas. En 1965 su rostro era reconocible en toda Francia gracias a su actuación en la popular serie televisiva "Belphégor, fantasma del Louvre".
Juliette ha estado casada tres veces: con el actor Philippe Lemaire de 1953 a 1956, con quien tuvo a su única hija, Laurence-Marie (1954), con el actor Michel Piccoli de 1966 a 1977, y con el músico Gérard Jouannest desde 1988 hasta la actualidad, que además ha sido su pianista en las últimas décadas.
Como cantante, Gréco tiene a sus espaldas una importante y dilatada carrera tanto en discos (periodicamente reeditados) como en presentaciones en teatros y televisiones, que ha sido ampliamente reconocida y galardonada. Ha obtenido la Legión de Honor francesa con el grado de Caballero (1984), Oficial (2003) y Comandante (2012). Para sus admiradores son ineludibles sus dos autobiografías: "Jujube" (1982) y "Je suis faite comme ça" (2012).




Les feuilles mortes es una canción compuesta por Joseph Kosma con letra de Jacques Prévert para la película Les portes de la nuit (1946) de Marcel Carné, protagonizada por Yves Montand, quien la cantaba en ella. La primera grabación en disco fue la de Cora Vaucaire y Montand la registró en 1949 en versión de estudio, convirtiéndose con el tiempo en un memorable éxito internacional, que han grabado en diferentes lenguas muchos de los mejores cantantes del mundo. Para Juliette Gréco, que la ha cantado desde 1951, ha resultado ser una de sus baladas más distintivas. El video la muestra en una actuación de 1967 en Berlín.

1 comentario: