Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

miércoles, 11 de febrero de 2015

Joselito - Doce cascabeles

TRIBUTO A JOSELITO (Beas de Segura, Jaén, España, 11-2-1943)

El cantante y actor español Joselito cumple hoy 72 años. Su verdadero nombre es José Jiménez Fernández. Fue el primer niño prodigio cantante del cine español y alcanzó un gran éxito popular a partir de 1956. Se le apodó 'El niño de la voz de oro' o 'El pequeño ruiseñor'.
Nacido en plena posguerra española en una familia muy humilde, Joselito era el séptimo y último hijo de Petra Fernández y Baldomero Jiménez, un jornalero que se dejaba la vida en los olivares jienenses. Su familia era muy pobre y malvivía con lo mínimo, hasta que el pequeño José y sus progenitores descubrieron que, con su prodigiosa voz, el niño podía ganar más dinero cantando que su propio padre trabajando en el campo de sol a sol. Los clientes de las tabernas quedaban admirados al escuchar al pequeño cantando aires flamencos y le daban unas monedas. En un viaje a Utiel (Valencia) junto a su hermano mayor, conoció a Eloy Ballesteros, un electricista que prometió ayudar al chico y un día se lo llevó con él a Madrid, donde lo presentó a Bobby Deglané, afamado locutor de Radio Madrid que, tras escuchar aquella voz inusitada para un niño de su edad, lo incluyó en su programa, donde Joselito empezó a ser popular. Allí es descubierto por el cantante Luis Mariano, por entonces muy famoso tanto en España como en Francia, que propone llevarse al niño al país vecino para presentarlo en la radio y televisión francesas y en espectáculos. Joselito asombra allí por su potencial artístico y poco después es contratado para rodar su primera película en España, El pequeño ruiseñor (1956), dirigida por Antonio del Amo. El éxito fue tal que inauguró toda una serie de filmes al servicio de Joselito producidos por Cesáreo González, el más importante productor del cine español de la época, que hizo una fortuna con ellos. Invariablemente, las historias ternuristas y folletinescas contadas en aquellas cintas eran un simple pretexto para conmover a masas de público y exhibir las portentosas cualidades vocales de aquel fenómeno infantil. Así Joselito fue protagonizando sucesivamente, siempre bajo la dirección de Antonio del Amo, Saeta del ruiseñor (1957), El ruiseñor de las cumbres (1958), Escucha mi canción (1959), El pequeño coronel (1960), Los dos golfillos (1960) y Bello recuerdo (1961). En ellas interpretó canciones que se hicieron muy populares en su voz: Campanera, Colombia tiene una copla, Colorín de la niña bonita, En un pueblito español, El vals de los caballitos, Doce cascabeles, Clavelitos, Violín gitano, Caballo Lucero, La nana del trabuco, Tani ... Estrenados sus largometrajes en gran cantidad de países europeos y latinoamericanos, e incluso en Israel y países árabes, alcanzaron gran repercusión internacional, convirtiendo al pequeño cantor (junto a Sara Montiel) en la mayor estrella del cine español y su más sólido valor comercial. Joselito fue traído y llevado a multitud de lugares del mundo para presentar sus películas y actuar en ellos explotando su inmensa popularidad. Fue presentado en el show de Ed Sullivan y llevado al Vaticano para cantar Violino tzigano ante el Papa Juan XXIII. Especial éxito tuvo en México, donde rodó Aventuras de Joselito en América (1960) a las órdenes de René Cardona y El caballo blanco (1962) de Rafael Baledón.
La menuda figura de Joselito y su aspecto indefenso le hacía parecer más pequeño de lo que era en realidad, por lo que los productores se las arreglaron como pudieron por ocultar su verdadera edad y en sus biografías aparecía como nacido en 1947. Sin embargo, aunque apenas creció en estatura física, la voz le cambió y nada se pudo hacer para evitarlo. Así Joselito exhibió un timbre vocal mucho más grave en sus siguientes películas: El secreto de Tomy (1963), su último título con Antonio del Amo, Loca juventud (1965) de Manuel Mur Oti, La vida nueva de Pedrito de Andía (1965) de Rafael Gil y El falso heredero (1966) de Miguel Morayta. La acogida dispensada a estos filmes fue muy inferior a la de los primeros y la estrella de Joselito se fue oscureciendo. Prisionero en la ciudad (1969), que él mismo produjo y Antonio de Jaén dirigió, constituyó un rotundo fracaso, marcando el ocaso definitivo del otrora 'pequeño ruiseñor'. Así las cosas, el cantante decidió abandonar su carrera, dedicándose a negocios de hostelería en Utiel, su tierra de adopción.
Joselito se casó con Ascensión Lauret en 1966, tuvieron dos hijos y se separaron en 1978. Estuvo en Angola, colonia portuguesa hasta 1975, dedicandose como cazador de élite a organizar safaris de caza. Volvió a Utiel en 1986 para casarse en segundas nupcias con Marifé Gabaldón. En 1990 fue detenido por la policía de Angola acusado de tráfico de drogas y armas. Deportado a España, al año siguiente fue arrestado y encarcelado por posesión de 85 gramos de cocaína. Pasó un año en la cárcel, reincidió en otro episodio relacionado con sustancias prohibidas y volvió otro año a prisión.
Después ha continuado su vida en Utiel viviendo de las rentas de una finca. En los últimos tiempos, Joselito se ha lamentado de la explotación a que fue sometido en su infancia y adolescencia por los productores y particularmente por su apoderado, quienes se quedaron con la mayor parte de las ganancias que generó como artista para desentenderse después de él. Más recientemente ha hecho esporádicas apariciones en televisión e intervenido en las películas Spanish Movie (2009) de Javier Ruiz Caldera y Torrente 4 (2011) de Santiago Segura.



Doce cascabeles, un pasodoble concebido en 1953 por el compositor Ricardo Freire con los letristas Solano y Cabello para el espectáculo de los Chavalillos de España, fue popularizado por Tomás de Antequera, conociendo después infinidad de versiones. Joselito lo cantaba en la película Escucha mi canción (1959).

No hay comentarios:

Publicar un comentario