Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

jueves, 12 de noviembre de 2015

Sculptures of Auguste Rodin

AUGUSTE RODIN (París, Francia, 12-11-1840 / Meudon, Francia, 17-11-1917): IN MEMORIAM

Tal día como hoy hace 175 años vino al mundo el escultor francés Auguste Rodin. Considerado uno de los escultores más importantes del siglo XIX y principios del XX, su obra marca la cima del movimiento romántico y abarca toda la gama de posibilidades plásticas, desde la espontaneidad de los movimientos hasta el patetismo heroico. Rodin evidenció la creación de la forma partiendo del caos como proceso dramático. Se le valora como el primer escultor moderno. 
Hijo de un oficial de policía, René François Auguste Rodin estudió en la Escuela de Artes Decorativas, donde se reveló como modelador y por su cuenta en el Museo del Louvre. En tres ocasiones fue rechazado para ingresar en la Escuela de Bellas Artes y hubo de trabajar para ayudar a sostener a su familia aceptando otros oficios a la vez que colaboraba con decoradores y escultores comerciales.
Se enroló en el Ejército durante la guerra Franco-prusiana, pero fue dispensado del servicio a causa de su miopía. Entre 1864 y 1872 trabajó como ornamentador y para otros escultores durante bastante tiempo, colaborando asímismo en la realización de una escultura arquitectónica para la Bolsa de Bruselas. En 1875, se trasladó a Italia, donde se sintió fascinado por el movimiento y la acción muscular en las obras de escultores del Renacimiento como Donatello y Miguel Angel. Dos años más tarde es aceptado en el Salón de París, donde presenta El vencedor (luego La edad de bronce), que afianza su nombre.
Rodin sostenía que la belleza en el arte consiste en una representación fidedigna del estado interior, y para lograr este fin a menudo distorsionaba sutilmente la anatomía. Su escultura, en bronce y mármol, se divide en dos estilos, el más característico revela una dureza deliberada en la forma y un laborioso modelado de la textura; el otro está marcado por una superficie pulida y la delicadeza de la forma. Rodin produjo algunas esculturas importantes entre 1858 y 1875, incluyendo entre ellas especialmente Hombre con la nariz rota. Sin embargo, su reconocimiento llegó en 1877 con la exhibición en el Salón parisino del desnudo masculino La era de bronce, su primera gran obra. Este trabajo levantó controversia dado su extremado realismo y provocó la acusación de que Rodin había hecho moldes de yeso a partir de modelos vivos. La exhibición en 1880 de su desnudo San Juan Bautista (1978), que resaltaba las cualidades humanas del sujeto, acrecentó su reputación. El mismo año comenzó a trabajar en Las puertas del infierno, encargo del gobierno francés, una monumental puerta de bronce esculpido para el Museo de Artes Decorativas de París. La puerta representaba principalmente escenas del Infierno, la primera parte de la Divina Comedia de Dante. En la parte superior, tres desnudos masculinos forman el grupo de Las sombras, que personifican la victoria de la muerte y, presidiendo el conjunto, en el centro del dintel, aparece sentada la figura de Dante, que acabaría evolucionando en su famoso Pensador. El denominador común de todo el abigarrado conjunto de figuras es la visión trágica de la condición humana, sus pasiones, deseos y tormentos. Aunque Rodin no completó Las puertas del infierno y el edificio para el que estaba destinada nunca llegó a construirse, creó modelos y estudios de muchos de sus componentes escultóricos, siendo todos ellos aclamados como obras independientes. Entre estos trabajos se encuentran El pensador (1882), figura masculina reflexiva que, influída de forma determinante por Miguel Angel, parece librar una batalla interior, manifiesta en la tensión de todo su cuerpo de cabeza a pies, Adán (1882), Eva (1882), Ugolino y sus hijos (1882), La eterna primavera (1884) o El beso (1886), representación de una pareja de amantes besándose en un conjunto escultórico donde premeditadamente no se marca con claridad el límite de las figuras con el fondo que las acompaña. Como obra independiente, se ha convertido en símbolo universal del deseo y la pasión. En 1889 terminó Los burgueses de Calais, monumental grupo en bronce de contenido dramatismo en el que se representan personajes históricos con gran diferenciación psicológica. Rodin también produjo numerosos retratos en los que se revelan los estados emocionales de los sujetos, entre ellos, los monumentos públicos de cuerpo entero de los escritores franceses Victor Hugo (1996) y Honoré de Balzac (1898).
En 1892 Rodin fue nombrado Oficial de la Legión de Honor, en 1903, Comandante, y en 1910 Gran Oficial de la misma. Diez años antes, en 1900, una gran exposición de su obra en el Salón de la Sociedad Nacional había consagrado la fama internacional del escultor. Sus creaciones constituyen el inicio y el final de la escultura impresionista (1), pero sobre todo marcó un principio escultórico y revolucionario que ejercería una influencia determinante en los escultores posteriores y en numerosos artistas modernos.
Desde 1883 Auguste Rodin mantuvo durante quince años una pasional y tumultuosa relación con la escultora Camille Claudel, que engendró dos hijos no reconocidos por el escultor. Finalmente, a los 76 años, tras cincuenta y tres de convivencia, se casó con Rose Beuret, quien murió dos semanas despues de la boda. Entregado a su actividad hasta el fin de sus días, Rodin falleció a los 77 años en su casa a las afueras de París a consecuencia de una gripe. En 1919 se inauguró el Museo Rodin en París.

(1) A finales del siglo XIX, el Impresionismo, que era un movimiento fundamentalmente pictórico, ejerció una profunda influencia en la escultura. Aunque no parecía la más idónea para traducir las vibraciones atmosféricas, algunos escultores introdujeron las sensaciones lumínicas a través de la renovación de las técnicas, explotando las posibilidades del material y estudiando los efectos de lo inacabado, técnica que ya había iniciado Miguel Ángel. Se proponen renovar los ideales de la escultura, alejándola de los modelos clásicos y de las inclinaciones exageradas del Naturalismo.
Clasificar a Rodin simplemente como impresionista no sería justo, ya que traspasó sus límites poniendo su arte al servicio de un programa simbolista. La escultura era un instrumento para su personal interpretación de la naturaleza. Funde la técnica impresionista, que con la rugosidad de las superficies y la multiplicación de planos, obtiene efectos de luz y de vida profunda de las figuras.


Auguste Rodin, 1898.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario