Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

domingo, 26 de julio de 2015

Aldous Huxley (Godalming, Surrey, UK, 26-7-1894 / Los Angeles, California, 22-11-1963): In memoriam

PENSADOR DE LA MODERNIDAD

Hoy es aniversario natal del escritor británico Aldous Huxley, novelista y ensayista inglés de prosa enciclopédica y a la vez visionaria. Hombre de gran agudeza, curiosidad intelectual y apertura mental, se interesó vivamente por la sociedad y el mundo de su tiempo. Preocupado siempre por el futuro de la Humanidad, no dudó en vivir profundas experiencias místicas y espirituales a fin de ampliar la conciencia de sus percepciones.
Aldous Leonard Huxley, perteneciente a una familia de sólida tradición intelectual, se educó en el Eton College. A los 14 años perdió a su madre y a los 16 sufrió una grave enfermedad ocular que lo mantuvo prácticamente ciego durante durante dos o tres años, recuperando la vista sólo parcialmente (En 1942 publicaría El arte de ver, libro acerca de sus esfuerzos para recuperar la visión) y a los 20 también perdió a su hermano Noel Trevelyan que se suicidó a los 23. Tras abandona la idea de estudiar medicina se graduó en literatura inglesa en el Balliol College de Oxford en 1916. En 1919 se casó con Marie Nys, una mujer belga refugiada en Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial. Tras la boda, el matrimonio se estableció en el barrio de Hampstead, en Londres. Un año más tarde nacería su único hijo, Matthew. En esa época se hizo amigo de D. H. Lawrence y trabajó para la  revista Athenaeum y como crítico de teatro en la Westminster Gazzette.
Sus primeras publicaciones fueron colecciones de versos, entre ellos La rueda ardiente (1916), Jonás (1917), La derrota de la juventud y otros poemas (1918) y Leda (1920). De su prosa, la primera entrega fue Limbo (1920) y prosiguió con relatos como los de La envoltura humana (1922). Su primera novela fue Los escándalos de Crome (1921), crítica mordaz de los ambientes intelectuales a la que siguieron Danza de sátiros (1923) y Arte, amor y todo lo demás (1925), asímismo sátiras de las élites culturales. Viajó constantemente con su esposa, tanto por Europa como por Estados Unidos, América y la India. Residió en Italia, donde escribió una de sus obras más notables, Contrapunto (1928), en la cual despliega su solidez intelectual y las técnicas novedosas del arte de la novela. Un mundo feliz (1932) es posiblemente su libro más importante y uno de los que lo hizo más conocido: una ficción futurista de carácter visionario y pesimista de una sociedad regida por un sistema de castas, y donde imagina una sustancia o droga llamada soma, utilizada con fines totalitarios. Fue la primera novela en describir una distopía y su repercusión e influencia se mantienen vigentes. Cuatro años después publicó Ciego en Gaza (1936), novela de carácter autobiográfico, en la que desarrolló la contraposición entre intelecto y sexo. Con ella había comenzado su época mística.
En 1937 se trasladó a Hollywood con su familia, donde escribió el ensayo de filosofía pacifista El fin y los medios (1937) y la novela Viejo muere el cisne (1939), sátira sobre el narcisismo y superficialidad de la vida americana. Su amigo Gerald Heard le inició en la filosofía Vedanta, la meditación y el vegetarianismo. También recibió las enseñanzas de Jiddu Krishnamurti y Swami Prabhavananda e introdujo a su paisano el escritor Christopher Isherwood en su círculo. Asímismo colaboró en la revista Vedanta and the West hasta 1960 y trabajó como guionista para Hollywood. Su novela El tiempo debe detenerse (1944) fue inspirada por "El Libro Tibetano de los muertos", una de sus lecturas preferidas, y formuló sus experiencias místicas en el ensayo La filosofía perenne (1945), libro que ha ejercido notable influencia por el punto de vista tan abierto adoptado para sustentar la idea de lo sagrado; en él contrapuso la espiritualidad mística a la técnica y pragmatismo modernos. Le siguió Ciencia, libertad y paz (1946), pequeño volumen de ensayos sobre la sociedad de su tiempo en el que predijo hechos que se cumplieron décadas más tarde. Después publicó Mono y esencia (1948), novela también distópica que influyó en varios escritores, entre ellos el cubano José Lezama Lima, que recomendaba su lectura en su 'curso délfico'.
A partir de la década de 1950, llevado por un interés intelectual, inició una nueva etapa de su vida relacionada con las experiencias con drogas psicodélicas (una docena entre 1953 y 1963), de las que resultó su popular libro Las puertas de la percepción (1954), que ejerció también gran influencia en la sociedad norteamericana. En 1954 realizó un último largo viaje con su esposa por Europa, Asia Menor y norte de Africa y de vuelta en California, Huxley publica una nueva novela, El genio y la diosa (1955), en la que refleja diversos aspectos de su ideología, y Cielo e infierno (1956), ensayo en el que abunda sobre sus experiencias con drogas alucinógenas.
Tras 35 años de matrimonio, a comienzos de 1956, muere su esposa Marie a consecuencia de un cáncer de hígado. Tres meses después contrae matrimonio con la violinista y psicoterapeuta italiana Laura Archera, quien vuelve a estimular sus actividades. Huxley publica dos nuevas colecciones de ensayos, Adonis y el alfabeto (1956) y Nueva visita a un mundo feliz (1958) y vuelve a emprender otro largo viaje por Sudamérica, Europa y la India. En sus últimos años imparte cursos y conferencias en diversas universidades norteamericanas. En 1961 un incendio destruye completamente su casa en Hollywood, y pierde todas sus pertenencias y recuerdos. Al menos consigue salvar de la quema el manuscrito de su última novela, La isla (1962), en la que llevaba trabajando cinco años. Esta narración, contrapunto de Un mundo feliz, se considera un manifiesto del movimiento New Age. Su última obra publicada en vida, Literatura y ciencia (1963), como el título indica, es una aproximación entre ambos mundos. 
Pocos meses antes de morir -en 1960 le habían diagnosticado un tumor en la lengua, que le fue tratado con radioterapia- Huxley realizó un último viaje a Europa y, a su regreso, el 22 de noviembre de 1963, mismo día del asesinato del presidente John F. Kennedy, falleció a los 69 años.
Además de ser considerado uno de los iniciadores de la psicodelia, por sus meditaciones en torno a las experiencias con mezcalina y LSD, Huxley fue portavoz de la clase intelectual de la primera mitad del siglo XX; siguió paso a paso a sus contemporáneos desde el escepticismo superficial de posguerra, hasta la angustia trágica de un mundo vuelto impersonal por las nuevas y monstruosas técnicas de las guerras sucesivas. Sus libros quedarán, no sólo por su valor documental, sino también por la fresca lozanía de su prosa y por un cierto sabor original hecho de erudición, de ironía y de seriedad. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario