Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

martes, 3 de mayo de 2016

Mary Astor (Quincy, Illinois, US, 3-5-1906 / Woodland Hills, California, US, 25-9-1987): In memoriam

EFICACÍSIMA HABILIDAD PARA TODA CLASE DE PAPELES

Hoy es aniversario natal de la actriz estadounidense Mary Astor. Bella, inteligente y elegante, su carrera, iniciada de adolescente en el cine silente, fue especialmente distinguida en los años 30 y 40, convirtiéndose en una intérprete muy sólida y solicitada, ya en papeles protagónicos o de reparto, con una filmografía de más de cien títulos. Trabajó con importantes directores como Gregory La Cava, William Wellman, Victor Fleming, Michael Curtiz, William Wyler, John Cromwell, John Ford, Mitchell Leisen, Edmund Goulding, John Huston, Preston Sturges, Vincente Minnelli, Fred Zinnemann, Blake Edwards, Delmer Daves o Robert Aldrich, ganó un Oscar a la mejor actriz secundaria de 1941 y dejó a la posteridad varios clásicos del séptimo arte.
Hija única de un inmigrante alemán y una norteamericana de origen portugués, Mary Astor (cuyo nombre real era el de Lucille Vasconsellos Langhanke) fue inducida a su profesión desde niña por su madre, que había querido ser actriz y le enseñó actuación y elocución, y por su padre, de quien aprendió a tocar el piano. Desde los trece años compitió en concursos de belleza y pronto se trasladó con su familia a Chicago, donde estudió arte dramático y participó en varias producciones de aficionados. En 1920, con el fin de que ella pudiese trabajar en el cine, su padre desplazó a la famlia de nuevo, esta vez a Nueva York. Unas fotografías que llegaron a manos de un productor y una prueba de pantalla que dirigió Lillian Gish le procuraron un contrato en Hollywood. Su debut en la pantalla se produjo, con sólo catorce años, con un pequeño papel en un corto protagonizado por Buster Keaton, al que siguió una decena más. Roles más amplios desempeñó en los largometrajes John Smith (1922) de Victor Heerman, La oculta providencia (1922) de F. Harmon Weight y otra quincena de películas, la mayoría hoy perdidas. Su oportunidad llegó cuando John Barrymore, tras verla fotografiada en una revista, la requirió para que coprotagonizase el drama El árbitro de la elegancia (1924) de Harry Beaumont junto a él. Astor y Barrymore vivieron un romance oculto que los padres de ella obstaculizaron.
Ya convertida en joven estrella, entre sus siguientes películas figuran Don Q, hijo del Zorro (1925) de Donald Crisp, con Douglas Fairbanks, Don Juan (1926) de Alan Crosland, drama romántico de aventuras con John Barrymore, El escuadrón de hierro (1927) de Victor Fleming, drama bélico con Noah Beery y Charles Farrell, Hermanos de armas (1927) de Lewis Milestone, comedia bélica de aventura, con William Boyd, El pasado no muere (1928) de Irving Cummings, drama con Robert Elliott, Ben Bard y John Boles, o Bajo el frac (1928) de Irving Cummings, comedia criminal con Edmund Lowe.
Los años 30 y el cambio del cine mudo al sonoro fueron favorables para Mary Astor, quien pudo demostrar su valía como actriz en La fascinación del bárbaro (1930) de Rowland V. Lee, comedia dramática con George Bancroft, Sin patria (1930) de Frank Lloyd, western con Richard Barthelmess, Astucia de mujer (1931) de Gregory La Cava, comedia dramática con Robert Ames, Mujeres enamoradas (1931) de William A. Wellman, drama romántico con Grant Withers y Regis Toomey, La escuadrilla deshecha (1932) de George Archainbaud, drama aéreo con Richard Dix, Calamidad con suerte (1932) de John G. Adolfi, comedia con George ArlissTierra de pasión (1932) de Victor Fleming, drama romántico con Clark Gable y Jean Harlow, El pequeño gigante (1933) de Roy Del Ruth, comedia criminal con Edward G. Robinson, Sólo con su amor (1933) de Marion Gering, drama con  Sylvia Sidney, Matando en la sombra (1933) de Michael Curtiz, drama de intriga con William Powell, El mundo cambia (1933) de Mervyn LeRoy, drama con Paul Muni, Gente de arriba (1934) de Roy Del Ruth, drama criminal con Ginger Rogers y  Warren William, El hombre de las dos caras (1934) de Archie Mayo, drama con Edward G. Robinson, Divina gloria (1935) de Mervyn LeRoy, comedia con Marion Davies, Pat O'Brien y Dick Powell, Sucedió sin querer (1936) de Elliott Nugent, comedia con Melvyn Douglas, Desengaño (1936) de William Wyler, sólido melodrama que adaptaba una novela de Sinclair Lewis, con Walter Huston, Ruth Chatterton y Paul Lukas, El prisionero de Zenda (1937) de John Cromwell, magnífica adaptación de la famosa novela de aventuras de Anthony Hope, con Ronald Colman, Madeleine Carroll y Douglas Fairbanks Jr., Huracán sobre la isla (1937) de John Ford, drama de aventuras con Dorothy Lamour y Jon Hall, Siempre hay una mujer (1938) de Alexander Hall, comedia de intriga con Joan Blondell y Melvyn Douglas, Listen, darling (1938) de Edwin L. Marin, comedia musical con Freddie Bartholomew y Judy Garland donde interprertó a la madre de ésta, o Medianoche (1939) de Mitchell Leisen, obra maestra de la comedia sofisticada con Claudette Colbert, Don Ameche, John Barrymore y Francis Lederer.
En los años 40 fue una siempre eficaz actriz de reparto en títulos como Matrimonio al reves (1940) de Hal Roach, comedia con Adolphe Menjou, Carole Landis y John Hubbard, El hombre de la frontera (1940)  de Henry Hathaway, western con Tyrone Power, Linda Darnell, La gran mentira (1941) de Edmund Goulding, drama con Bette Davis y George Brent por el que Astor ganó el Oscar a la mejor actriz secundaria, El halcón maltés (1941) de John Huston, mítico noir basado en la novela de Dashiell Hammett, con Humphrey Bogart como protagonista, A través del pacífico (1942) de John Huston, thriller de aventuras donde volvió a coincidir con Humphrey Bogart, Un marido rico (1942) de Preston Sturges,  brillantísima comedia sofisticada con Claudette Colbert, Joel McCrea y Rudy Vallee, Cita en St Louis (1944) de Vincente Minnelli, magnífico musical de época con Judy Garland y Margaret O'Brien, Fiesta brava (1947) de Richard Thorpe, drama musical con Esther Williams y Ricardo Montalban, La hija del pecado (1947) de Lewis Allen, noir con John Hodiak, Lizabeth Scott y Burt Lancaster, Dos edades del amor (1947) de George Sidney, drama con Spencer Tracy, Lana Turner y Zachary Scott, Acto de violencia (1948) de Fred Zinnemann, noir con Van Heflin, Robert Ryan y Janet Leigh, Mujercitas (1949) de Mervyn LeRoy, adaptación de la famosa novela de Louisa May Alcott, con June Allyson, Peter Lawford, Margaret O'Brien, Elizabeth Taylor, Janet Leigh y Rossano Brazzi, o ¡Hagan juego! (1949) de Mervyn LeRoy, drama con Clark Gable y Alexis Smith.
Su cansancio por hacer papeles de madre en Metro-Goldwyn-Mayer, unido a sus problemas con el alcohol la apartaron del cine en los siguientes siete años. En 1951 fue hospitalizada por un intento de suicidio con sobredosis de píldoras. Ese mismo año se unió a Alcohólicos Anónimos y se convirtió al catolicismo. Terapias psicológicas ayudaron a su recuperación y un año después formó parte de una gira teatral y se mudó a Nueva York por cuatro años, donde continuó trabajando en teatro y televisión. De vuelta en Los Angeles apareció en películas como Un beso antes de morir (1956) de Gerd Oswald, drama criminal con Robert Wagner, Jeffrey Hunter, Virginia Leith y Joanne Woodward, Tiburones de las finanzas (1956) de Henry Koster, drama con Robert Taylor y Elisabeth Mueller, La pícara edad (1958) de Blake Edwards, comedia con Debbie Reynolds, Curd Jürgens, John Saxon y Alexis Smith, Regreso a Peyton Place (1961) de José Ferrer, drama con Carol Lynley, Jeff Chandler, Eleanor Parker y Tuesday Weld, Una mujer espera (1964) de Delmer Daves, drama con James Franciscus, Suzanne Pleshette y Geneviève Page, o Canción de cuna para un cadáver (1964) de Robert Aldrich, thriller psicológico con Bette Davis, Olivia de Havilland y Joseph Cotten que significó su despedida de la gran pantalla.
Mary Astor tuvo una agitada vida sentimental y se casó en cuatro ocasiones; de su primer marido, el director y productor Kenneth Hawks (1928-30), enviudó, de los tres restantes se divorció. El segundo, Franklin Thorpe (1931-1935), medico con quien tuvo una hija, sostuvo tras la ruptura matrimonial una batalla legal con Astor por la custodia de la niña. En 1936 Thorpe sacó a la luz el diario privado de su ex-esposa en el que la actriz describía punto por punto y muy detalladamente todos los aspectos eróticos de su relación infiel con el dramaturgo George S. Kaufman y otras celebridades. Sin embargo, el juez no permitió que se hiciera público el contenido del diario y ordenó su destrucción, por lo que la carrera de Astor no se vió afectada entonces. Su tercer y cuarto marido fueron respectivamente Manuel del Campo (1936-1941), con quien tuvo un hijo, y Thomas Gordon Wheelock (1945-1955). La actriz falleció a los 81 años de insuficiencia respiratoria a consecuencia de un enfisema pulmonar.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario