Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

sábado, 2 de julio de 2016

Vladimir Nabokov (San Petersburgo, Rusia, 22-4-1899 / Montreux, Suiza, 2-7-1977): In memoriam

ABISMO DE SERIEDAD AL BORDE DE LA PARODIA

Hoy se cumple el treinta y nueve aniversario del fallecimiento del escritor ruso-americano Vladimir Nabokov, uno de los novelistas más prominentes del siglo XX. Su obra incluye poesía, ficción, drama, autobiografía, ensayos, traducciones y crítica literaria, así como trabajos sobre mariposas y ajedrez. Es popularmente conocido por su novela Lolita, que le dio reconocimiento y fama internacional cuando ya había cumplido los 56 años. Sobre su escritura el propio autor dijo: «Aunque camino siempre al borde de la parodia, tiene que haber, por otra parte, un abismo de seriedad».
Vladimir Vladimirovich Nabokov fue el mayor de los cinco hijos de una rica, culta y prominente familia de la aristocracia rusa, que hubo de abandonar su país en 1919 tras estallar la Revolución bolchevique. Exiliados en Europa occidental, se establecieron primero en Inglaterra, matriculándose Vladimir (que, como el resto de los suyos, era trilingüe y hablaba inglés y francés además de ruso) en el Trinity College de Cambridge para estudiar inicialmente zoología y posteriormente lenguas eslavas y románicas. En 1920 su familia se trasladó a Berlín, donde dos años más tarde su padre fue asesinado por un oficial ruso mientras trataba de proteger a un político ruso constitucional en el exilio. Completados sus estudios, Nabokov se desplazó a Berlín, permaneciendo allí durante quince años integrado en la colonia de exilados rusos. En la ciudad alemana trabajó como traductor y comenzó a escribir con el seudónimo de Vladimir Sirin para el periódico Rul, del que había sido editor su padre. En 1925 se casó con la editora y traductora ruso-judía Véra Evseyevna Slonim, de la que jamás se separó y con la que en 1934 tendría un hijo al que llamaron Dimitri.
Sus primera novelas, escritas en ruso, fueron Mashenka (1926), Rey, dama, criado (1928) y La defensa de Luzhin (1930), a las que siguieron otras narraciones y relatos como El ojo (1930), La hazaña (1932), Cámara oscura (1933), Desesperación (1934) o Invitado a una decapitación (1936), libros que, a partir de su traducción al inglés y otras lenguas, le convirtieron en uno de los principales narradores de su época. En 1936 su esposa perdió su trabajo a causa del entorno circundante crecientemente antisemítico, lo que precipitó el traslado de los Nabokov a Francia el año siguiente. Su última novela en ruso fue 
La dádiva (1938).
Con el estallido de la II Guerra Mundial y nuevamente amenazados por el avance de las tropas alemanas, Nabokov y su familia emigraron en 1940 a los Estados Unidos, país del que adquirirían ciudadanía cinco años más tarde. En su estancia americana, el escritor comenzó impartiendo clases de literatura comparada en la Universidad de Wellesley, Massachusetts, y con posterioridad lo hizo en la de Cornell, New York. Ya en lengua inglesa publicó sus novelas siguientes, entre las que figuran La verdadera vida de Sebastian Knight (1941), Barra siniestra (1947) y, sobre todo, Lolita (1955), su obra más celebre (nada autobiográfica), que trata sobre la obsesión sexual de un hombre de mediana edad por su hijastra, una adolescente y seductora precoz de doce años. Destinada a convertirse en un best-seller internacional, esta asombrosa novela, muy controvertida en su día entre críticos y moralistas y hoy considerada su obra maestra, es un estudio del amor y el deseo sexual, así como un retrato de una sociedad autocomplaciente. Los editores americanos temieron lo peor y tardaron en publicarla. Apareció primero en Francia, y tras diversos escándalos y la publicidad que obtuvo, se editó tres años después en USA, donde consiguió un éxito perdurable. Nabokov publicó después Pnin (1957), Pálido fuego (1962), su autobiografía Habla, memoria (1967), Ada o el ardor (1969), Una belleza rusa y otros relatos (1973), o ¡Mirad a los arlequines! (1974), libros en los que sobresalían sus características como literato: perfección formal, retratos sociales llenos de humor irónico y rica descripción psicológica de sus caracteres, que figuran entre las obras maestras de la literatura de todos los tiempos. El territorio exclusivo de Nabokov es la tragicomedia compleja, en la que el tiempo y el espacio se condensan o se expanden, y las metáforas y los símiles se entremezclan en un juego incesante.
Además de sus incursiones en practicamente todos los géneros literarios, a lo largo de su vida el escritor puso en práctica muchas otras aficiones: el tenis, el ajedrez, los crucigramas, la sinestesia, la entomología, etc. En 1959 se estableció en Suiza, donde permaneció los úlimos dieciocho años de su vida, falleciendo en Montreux a los 78 años tras sufrir una severa congestión bronquial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario