Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

sábado, 30 de julio de 2016

Jacques Sernas (Kaunas, Lithuania, 30-7-1925 / Roma, Italia, 3-7-2015): In memoriam

EL PRÍNCIPE PARIS DE TROYA

Hoy es aniversario natal del actor francés (nacido en Lituania) Jacques Sernas. Su rubia y singular belleza le abrió las puertas del cine en una muy activa carrera internacional, mayormente desarrollada en Italia, destacando sobre todo, primero como protagonista y después como secundario, en diversas producciones del género peplum, de las que Helena de Troya es la más recordada. Cuando estas películas pasaron de moda, su figura se fue oscureciendo.
Nacido Jurgis Šernas, era hijo de Jokūbas Šernas, uno de los signatarios del Acta de Independencia de Lituania en 1918 y ministro de justicia en su país, fallecido cuando su hijo tenía sólo un año de edad. Su madre, que era rusa, lo llevó consigo a París, donde se volvió a casar. El pequeño recibió una educación formal y llegaría a ser ciudadano francés. Durante la Segunda Guerra Mundial, Jacques se unió a la resistencia francesa, fue capturado por los nazis y enviado al campo de concentración de Buchenwald, cerca de Weimar (Alemania), de donde salió tras la liberación de los aliados al acabar la contienda. De vuelta en París emprendió estudios de medicina, mientras se ganaba la vida con diversos empleos como vigilante nocturno, camarero, monitor de esquí, e incluso cubrió el proceso de Nuremberg para el diario Combat. Entrenándose en boxeo, le surgió un papel de figurante en la película Miroir (1947) de Raymond Lamy, protagonizada por Jean Gabin.
Su apostura y cosmopolitismo contribuyeron a que poco después se abriese camino en el cine, particularmente el italiano, donde, contratado por la productora Lux films interpretó su primer rol protagonista en Juventud perdida (1948) de Pietro Germi, drama con Carla Del Poggio y Massimo Girotti por el que fue premiado con un Nastro d'Argento. Tras intervenir en títulos como El molino del Po (1949) de Alberto Lattuada, drama con Carla Del Poggio, o El lobo de la Sila (1949) de Duilio Coletti, drama con Amedeo Nazzari, Vittorio Gassman y Silvana Mangano, en los años 50 y primeros 60 fue muy solicitado para películas de época, de aventuras o del entonces emergente género conocido como peplum. Entre sus films más destacados de esta etapa figuran La salamandra de oro (1950) de Ronald Neame, aventuras africanas con Trevor Howard, Anouk Aimée y Herbert Lom, Barba Azul (1951) de Christian-Jaque, adaptación del cuento de Charles Perrault, con Cécile Aubry y Pierre Brasseur, Ana Garibaldi (1952) de Goffredo Alessandrini, drama histórico con el protagonismo de Anna Magnani, Los hijos no se venden (1952) de Mario Bonnard, drama con Lea Padovani, Los ángeles del barrio (1952) de Carlo Borghesio, drama social donde coincidió por primera vez con Rossana Podestà, Lulú (1953) de Fernando Cerchio, comedia con Valentina Cortese y Marcello Mastroianni, o Magdalena (1954) de Augusto Genina, drama protagonizado por Märta Torén.
En Helena de Troya (1956) de Robert Wise, producción épica norteamericana de Warner Brothers basada en "La Ilíada" de Homero y rodada en Cinecittà, interpretó (acreditado con el  nombre de Jack Sernas) al príncipe troyano Paris, quien al raptar a su enamorada Helena, la reina de Esparta (Rossana Podestà), desdencadena la guerra entre sus pueblos respectivos. El film tuvo amplia difusión europea pero no brindó a sus protagonistas la oportunidad de dar el salto a Hollywood. Con todo, sigue siendo el título más recordado de Sernas.
Después pudo ser visto, entre otros films, en Cadetes del aire (1956) de Leonardo De Mitri, drama romántico con Antonella Lualdi y Franco Interlenghi, Bajo el signo de Roma (1959) de Guido Brignone, peplum con Anita Ekberg, Georges Marchal y Folco Lulli, Las bodas venecianas (1959) de Alberto Cavalcanti, comedia con Martine Carol y Vittorio De Sica, El mundo de los milagros (1959) de Luigi Capuano, comedia con Vittorio De Sica y Virna Lisi, La dolce vita (1960) de Federico Fellini, la famosa sátira protagonizada por Marcello Mastroianni y Anita Ekberg, Salambó (1960) de Sergio Grieco, adaptación del relato histórico de Flaubert ubicado en el siglo III A.C en Cartago, con Jeanne Valérie y Edmund Purdom, Puños de hierro (1961) de Sergio Corbucci, peplum fantástico con Gordon Scott y Gianna Maria Canale, La espada del vencedor (1961) de Ferdinando Baldi y Terence Young, peplum con el protagonismo de Alan Ladd, La destrucción de Corinto (1961) de Mario Costa, peplum con Geneviève Grad y Gianna Maria Canale, Rómulo y Remo (1961) de Sergio Corbucci, peplum con Steve Reeves, Gordon Scott y Virna Lisi, El hijo de Espartaco (1962) de Sergio Corbucci, peplum con Steve Reeves y Gianna Maria Canale, 55 días en Pekín (1963) de Nicholas Ray, aventura colonial rodada en España, con Charlton Heston, Ava Gardner y David Niven, La moneda rota (1964) de Marcello Giannini, thriller de espionaje con Rossana Podestà, George Sanders y Folco Lulli, Guerra secreta (1965) de Terence Young, Christian-Jaque y Carlo Lizzani, thriller de espionaje con Henry Fonda, Vittorio Gassman, Robert Ryan y Annie Girardot, El hombre del Sur (1966) de Giorgio Ferroni, spaghetti-western con Giuliano Gemma, Nido de avispas (1970) de Phil Karlson, drama bélico con Rock Hudson y Sylva Koscina, El adiós de un campeón (1978) de Ruggero Deodato, drama con Luigi Diberti, La piel (1981) de Liliana Cavani, drama bélico con Marcello Mastroianni, Burt Lancaster y Claudia Cardinale, La última solución (1984) de Denis Amar, thriller con Richard Berry, Richard Bohringer y Victoria Abril, El avaro (1989) de Tonino Cervi, según la obra de Molière, con Alberto Sordi o La africana (1990) de Margarethe von Trotta, drama romántico con Stefania Sandrelli, Barbara Sukowa y Sami Frey. También trabajó en la televisión.
Jacques Sernas se casó en 1955 con la periodista italiana Maria Stella Signorini, matrimonio del que nació al año siguiente su hija Francesca. Establecido durante décadas en Italia, falleció en su casa romana a los 89 años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario