Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Lucho Gatica - Historia de un amor

ADIÓS AL REY DEL BOLERO

El legendario cantante chileno de boleros Lucho Gatica falleció  ayer a los 90 años en México, donde residía desde casi sesenta años atrás. Con su voz suave y aterciopelada expandió el género del bolero por todo el mundo desde los inicios de su carrera en 1951. Grabó más de 800 canciones, teniendo en sus dominios parte del catálogo más importante de la época de oro del bolero latinoamericano.



El e.p. que contenía el famoso bolero Historia de un amor (Carlos Almarán) en la incomparable voz de Lucho Gatica fue editado en España por el sello Odeón en 1958.  

Vintage delights (CXIV)


Greta Garbo & Lewis Stone ("Mata Hari", 1931)

Clara Bow ("Call her savage", 1932)

"Baby face" (1933) - George Brent & Barbara Stanwyck

Clark Gable, Jean Harlow & Wallace Beery ("China seas", 1935).

Paul Muni & Luise Rainer ("The good earth", 1937)

Laurence Olivier & Merle Oberon ("Wuthering Heights", 1939)

Spencer Tracy & Hedy Lamarr ("I take this woman", 1940)

Cary Grant & Joan Fontaine ("Suspicion", 1941)

Tom Drake, Judy Garland & Margaret O'Brien ("Meet me in St. Louis", 1944)

Jeff Corey, Burt Lancaster, Albert Dekker & Ava Gardner ("The killers", 1946)

Shelley Winters & Ronald Colman ("A double life", 1947)

Stanley Holloway, Betty Warren & Philip Stainton ("Passport to Pimlico", 1949)

 Van Heflin & Evelyn Keyes ("The prowler", 1951)

Alexis Smith & William Holden ("The turning point", 1952)

Henry Slate & Rita Hayworth ("Miss Sadie Thompson", 1953)

Lauren Bacall & Dorothy Malone ("Written on the wind", 1956)

Max Von Sydow ("Det sjunde inseglet", 1957)

Orson Welles ("Compulsion", 1959)

Peter Wyngarde & Deborah Kerr ("The innocents", 1961)

Paul Newman & Geraldine Page ("Sweet bird of youth", 1962)

The Beatles ("A hard day's night", 1964)

Liberace ("The loved one", 1965)

Gene Hackman & Warren Beatty ("Bonnie and Clyde", 1967)

 Jean-Paul Belmondo & Catherine Deneuve (La sirène du Mississippi, 1969)


martes, 13 de noviembre de 2018

Oskar Werner (Viena, Austria, 13-11-1922 / Marburg an der Lahn, Alemania, 23-10-1984): In memoriam

FRAGILIDAD ROMÁNTICA

Hoy es aniversario natal del actor austriaco Oskar Werner. Rubio, apuesto, de mirada penetrante y soñadora, pausado, huraño, inquietante, eran rasgos que distinguían a este sensible intérprete que consideraba al teatro como su cónyuge y al cine como su amante. Dejó tras sí una filmografía poco extensa pero en la que hay al menos cuatro títulos clásicos, siendo especialmente recordado su romántico e intelectual Jules de Jules y Jim (1962), memorable film de Truffaut, un cineasta que se convirtió en su amigo y con quien rompió tras el rodaje de Fahrenheit 451 (1966). Fue candidato al Oscar al mejor actor por El barco de los locos (1965) y ganó un Globo de Oro al mejor actor de reparto por El espía que surgió del frío (1965).
Nacido Oskar Josef Bschließmayer en el seno de una familia humilde, sus padres se divorciaron pronto. Fue criado por su abuela, que le infundió el amor por el teatro. Mientras era estudiante participó en actividades teatrales escolares y a los dieciocho años fue aceptado para formar parte del Burgtheater, el teatro estatal vienés, del que se convirtió en el miembro más joven y donde debutó en 1941 con el nombre de Oskar Werner. La Segunda Guerra Mundial interrumpió rápida y bruscamente su carrera, pues a finales de ese año fue reclutado para combatir en el frente ruso por las fuerzas invasoras alemanas, para las que su físico era la encarnación del prototipo ario. Pacifista convencido y sintiendo profunda aversión por el régimen nazi, se vió obligado a vestir el uniforme militar de la Wehrmacht, pero durante su entrenamiento hizo lo imposible para evitar ir a la guerra y, declarado incompetente, se le asignó la tarea de pelar patatas y limpiar letrinas en la retaguardia. En 1944 se casó secretamente con la actriz Elisabeth Kallina, que era medio judía y con la que tuvo a su hija Elinore. En diciembre de ese año desertó y con su nueva familia se mantuvo oculto en una pequeña cabaña en los bosques vieneses, en medio de los bombardeos, hasta el fin de la contienda. Werner sabía muy bien que, de ser descubiertos, los habrían ejecutado.
En la posguerra retornó al Burgtheater y actuó en roles de reparto en buen número de obras clásicas. Ya a finales de los años 30 había aparecido como figurante en algunas películas, pero su debut oficial en el cine se produjo con El ángel con la trompeta (1948) de Karl Hartl, film del que se haría un remake inglés en 1950 a cargo de Anthony Bushell. Entre ambas interpretó al sobrino de Beethoven en Eroica (1949) de Walter Kolm-Veltée. Luego de intervenir en varias películas austriacas o alemanas fue contratado por 20th Century Fox para protagonizar su primer film americano junto a Richard Basehart, Gary Merrill y Hildegard Knef, el drama bélico Decisión al amanecer (1951) de Anatole Litvak, candidato al Oscar a la mejor película y donde interpretó a un prisionero de guerra alemán. El estudio le prometió otros papeles en producciones que no se materializaron, por lo que Werner, cansado de esperar, volvió a Europa y a sus raices teatrales, estableciéndose en Triesen, Liechtenstein, en una casa que él mismo diseñó y construyó con un amigo. En teatro actuó en obras como "Hamlet", "La muerte de Danton", "Enrique IV", "Enrique V", "Torquato Tasso" y "Becket". Tras divorciarse de su esposa en 1952 se casó dos años después con Anne Power, hija de la actriz francesa Annabella y adoptada por su marido Tyrone Power. El segundo divorcio de Werner se haría efectivo en 1968.
Después de varios años de inactividad en el cine reapareció en El último acto (1955) de Georg Wilhelm Pabst, producción alemana que, basada en un relato de Erich Maria Remarque, narraba los últimos diez días de Hitler en un bunker subterráneo, con Albin Skoda como Hitler, Lotte Tobisch como Eva Braun y Willy Krause como Goebbels. Le siguieron el thriller Espionaje en San Petersburgo (1955) de Franz Antel, Mozart (1955) de Karl Hartl, drama austriaco donde interpretó el papel titular, y Lola Montès (1955) de Max Ophüls, espléndido drama histórico de producción francesa sobre la famosa bailarina y cortesana, con Martine Carol, Peter Ustinov y Anton Walbrook.
Tras otros siete años ausente de la pantalla, el reconocimiento internacional le llegó con Jules y Jim (1962) de François Truffaut, drama romántico de época sobre dos hombres enamorados de la misma mujer, con Jeanne Moreau y Henri Serre, film pronto convertido en clásico de culto. Sus siguientes películas fueron El barco de los locos (1965) de Stanley Kramer, drama con Vivien Leigh, Simone Signoret, José Ferrer, Lee Marvin y Elizabeth Ashley por el que Werner fue candidato al Oscar al mejor actor, El espía que surgió del frío (1965) de Martin Ritt, notable adaptación de una novela de John Le Carré, en la que compartió créditos con Richard Burton y Claire Bloom y por la que Werner ganó un Globo de Oro al mejor actor de reparto, Fahrenheit 451 (1966) de François Truffaut, distopía de ciencia-ficción sobre una novela de Ray Bradbury, con Julie Christie y Cyril Cusack, Interludio de amor (1968) de Kevin Billington, remake británico del melodrama dirigido por Douglas Sirk en 1957, con Barbara Ferris, Las sandalias del pescador (1968) de Michael Anderson, drama religioso con Anthony Quinn, Laurence Olivier, David Janssen y Vittorio De Sica, y El viaje de los malditos (1976) de Stuart Rosenberg, drama con Faye Dunaway, Max von Sydow, Malcolm McDowell, Orson Welles, James Mason, Lee Grant, Katharine Ross y Ben Gazzara.
Oskar Werner tuvo un segundo hijo, Felix (extramatrimonial), en 1966 con la modelo americana Diane Anderson. En sus últimos años pasó largas temporadas en soledad, padeció depresiones y se precipitó en el alcoholismo, lo que fue factor decisivo en el declive de su salud y su carrera. Su último papel teatral fue en "El príncipe de Homburg" en 1983. Un año después un ataque al corazón acabó con su vida a la edad de 61. Su ex-amigo Truffaut había muerto dos días antes.


lunes, 12 de noviembre de 2018

Kim Hunter (Detroit, Michigan, US, 12-11-1922 / New York City, US, 11-9-2002): In memoriam

ENÉSIMA VÍCTIMA DE LAS LISTAS NEGRAS EN HOLLYWOOD

Hoy es aniversario natal de la actriz estadounidense Kim Hunter. Sensible intérprete de consistente formación teatral, ganó el Globo de Oro y el Oscar a la mejor actriz de reparto por Un tranvía llamado deseo (1951) y poco después fue una de tantas víctimas de la caza de brujas en Hollywood, por lo que apenas pudo trabajar en películas importantes hasta los años 60 y se dedicó más a la televisión.
Nacida Janet Cole, era hija de un ingeniero y una pianista y tuvo un hermano ocho años mayor. Su padre murió cuando ella tenía tres años. Se educó en Miami Beach, donde para superar su extrema timidez contó con la guía de una profesora de arte dramático. Más adelante asistió al Actors Studio y debutó profesionalmente en Miami a finales de 1939. Luego formó parte de un grupo de teatro de repertorio que se deshizo en 1942 a causa de que sus miembros varones fueron movilizados por la guerra. 
Su primera película fue La séptima víctima (1943) de Mark Robson, thriller con Tom Conway, Jean Brooks e Isabel Jewell, apareciendo después en Compañero de mi vida (1943) de Edward Dmytryk, drama con Ginger Rogers, Robert Ryan y Ruth Hussey, La bestia del crimen (1944) de William Castle, drama de intriga con Dean Jagger, Robert Mitchum y Neil Hamilton, Tú me seguiste (1945) de John Farrow, drama con Robert Cummings y Lizabeth Scott, y A vida o muerte (1946) de Michael Powell y Emeric Pressburger, notable fantasía romántico-bélica de producción británica donde compartió créditos con David Niven.
En diciembre de 1947 debutó en Broadway bajo la dirección de Elia Kazan interpretando a Stella Kowalski en "Un tranvía llamado deseo", la obra maestra de Tennessee Williams, que permaneció dos años en cartel. La versión cinematográfica, Un tranvía llamado deseo (1951), también dirigida por Elia Kazan, contó con Vivien Leigh como protagonista femenina (sustituyendo a Jessica Tandy, la Blanche DuBois teatral) y con Marlon Brando, Karl Malden, Kim Hunter y otros actores de la representación original. El film fue candidato al Oscar en doce categorías, consiguiéndolo en cuatro (mejor actriz, mejor actor secundario, mejor actriz secundaria -Hunter- y mejor dirección artística y decorados). Su siguiente película fue El cuarto poder (1952) de Richard Brooks, drama periodístico con Humphrey Bogart y Ethel Barrymore, pero en los años 50 actuó en pocas más al ser incluida en listas negras por el Comité de Actividades Antiamericanas como sospechosa de simpatías comunistas. Con todo pudo ser vista en algunos trabajos televisivos y en cintas modestas como En el ojo del huracán (1956) de Daniel Taradash, drama protagonizado por Bette Davis (el primer film anti-McCarthy producido en Hollywood), Un joven extraño (1957) de John Frankenheimer, drama con James MacArthur y James Daly, o Dinero, mujeres y armas (1959) de Richard Bartlett, western con Jock Mahoney y Tim Hovey.
A partir de los años 60 trabajó sobre todo en la televisión, apareciendo esporádicamente en películas de cine como Lilith (1964) de Robert Rossen, drama psicológico con Warren Beatty y Jean Seberg, El planeta de los simios (1968) de Franklin J. Schaffner, distopía apocalíptica con Charlton Heston, Roddy McDowall, Maurice Evans y Linda Harrison donde fue la chimpancé Zira, El nadador (1968) de Frank Perry, drama con Burt Lancaster y Janice Rule, las dos secuelas del film dos años anterior: Regreso al planeta de los simios (1970) de Ted Post, con James Franciscus, Maurice Evans y Linda Harrison, y Huida del planeta de los simios (1971) de Don Taylor, con Roddy McDowall, Bradford Dillman y Ricardo Montalbán, Trans-gen, los genes de la muerte (1987) de Jeffrey Obrow y  Stephen Carpenter, terror y ciencia-ficción con David Allen Brooks, Amanda Pays, Talia Balsam y Rod Steiger, Medianoche en el jardín del bien y del mal (1997) de Clint Eastwood, thriller con Kevin Spacey y John Cusack, El precio de la libertad (1998) de Boaz Yakin, drama con Renée Zellweger, Corazones en guerra (1999) de Aleksandr Buravsky, drama con  Keith Carradine, Mercedes Ruehl y Brian Dennehy, o A vivir que son dos días (2000) de Arne Olsen, comedia dramática con Eric McCormack, James Whitmore y Ossie Davis.
Kim Hunter se casó en dos ocasiones. Su primer marido fue William Baldwin, un piloto de la marina, con quien tuvo a su hija Kathryn. Este matrimonio duró poco, sólo de 1944 a 1946, al contrario que el segundo, con el actor Robert Emmett, con quien se casó en 1951, tuvo a su hijo Sean y de quien enviudó en el año 2000. Dos años después la actriz falleció a los 79 de un ataque el corazón. 


domingo, 11 de noviembre de 2018

Delbert Mann (Lawrence, Kansas, US, 30-1-1920 / Los Ángeles, California, US, 11-11-2007): In memoriam

DE LA TELEVISIÓN AL CINE Y VICEVERSA

Hoy se cumplen once años de la muerte del realizador de cine y televisión estadounidense Delbert Mann. Curtido en dramas televisivos en vivo, pasó a la gran pantalla y alcanzó instantánea notoriedad al ser premiado con el Oscar al mejor director por Marty (1955), su primer film. Apreciado en un principio por sus adaptaciones teatrales, a lo largo de la década de los 60 intentó un cine más comercial y fue perdiendo el favor de crítica y publico, lo que le indujo a prosiguir su carrera en el medio televisivo.
Hijo de un profesor universitario de sociología y una maestra de escuela, Delbert Martin Mann residió en varias ciudades durante su infancia, debido a la profesión de su padre, hasta que la familia se estableció en Nashville, Tennessee, en 1931. Allí Delbert estudio ciencias políticas en la Universidad de Vanderbilt, graduándose en 1941. Durante la II Guerra Mundial sirvió como piloto de combate en las fuerzas aéreas y luego como oficial de inteligencia en Inglaterra. Cuando fue desmovilizado se interesó por el teatro y asistió a la escuela de arte dramático de Yale en Connecticut. Su actividad como director teatral comenzó en Columbia (Carolina del Sur), donde permaneció entre 1947 y 1949, antes de trasladarse a Nueva York para trabajar en la televisión con un antiguo amigo, el productor Fred Coe. Hasta 1955 Mann dirigió en la NBC más de cien obras dramáticas en directo. Una de ellas fue "Marty" de Paddy Chayefsky, emitida en 1953. La productora independiente formada por Harold Hecht y Burt Lancaster decidió llevarla a la gran pantalla.
Así pues, Marty (1955), la historia de un carnicero del Bronx, tímido y torpe con las mujeres que ansía una relación amorosa, supuso el debut en el cine de Mann, para el que contó con Ernest Borgnine y Betsy Blair como protagonistas encarnando a una pareja de patitos feos. El realismo, la inusitada sencillez y sensible puesta en escena, además de las convincentes interpretaciones, convirtieron este film de bajo presupuesto en un éxito internacional que ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes y obtuvo ocho candidaturas al Oscar, ganando en los apartados de mejor película, director, actor protagonista y guión adaptado. Mann se convirtió así en el primer director en ganar el premio de la Academia por su debut en la realización cinematográfica.
Aplicando técnicas televisivas al medio cinematográfico, La noche de los maridos (1957), la siguiente cinta de Mann, utilizó la misma fórmula, otro teledrama de Chayefsky, centrado ahora en una despedida de soltero, con Don Murray, E.G. Marshall, Jack Warden y Carolyn Jones. Después realizó sucesivamente cuatro adaptaciones de obras teatrales: Deseo bajo los olmos (1958), basada en el drama de Eugene O'Neill, con Sophia Loren, Anthony Perkins y Burl Ives, Mesas separadas (1958), basada en el drama de Terence Rattigan, con Rita Hayworth, Deborah Kerr, David Niven, Wendy Hiller y Burt Lancaster, que obtuvo siete nominaciones al Oscar y ganó en dos categorías, En mitad de la noche (1959), basada en una obra de Paddy Chayefsky, con Kim Novak y Fredric March, y En la escalera oscura (1960), basada en una obra de William Inge, con Robert Preston y Dorothy McGuire. Luego dirigió Pijama para dos (1961), comedia con Rock Hudson, Doris Day y Tony Randall, El sexto héroe (1961), drama bélico protagonizado por Tony Curtis, Suave como visón (1962), comedia con Rock Hudson y Doris Day, Nido de águilas (1963), drama militar con protagonismo de Rock Hudson, Querido corazón (1964), comedia romántica con Glenn Ford y Geraldine Page, ¡Pronto, que se derrite! (1964), comedia con George Maharis, Robert Morse y Anjanette Comer, La mujer sin rostro (1966), drama con James Garner, Jean Simmons, Suzanne Pleshette y Angela Lansbury, Cuidado con el mayordomo (1967), comedia con Dick Van Dyke y Barbara Feldon, y Fiebre de codicia (1969), comedia de aventuras con  James Garner, George Kennedy y Eva Renzi
La menguante calidad y repercusión de sus películas le hicieron volver a la televisión, medio para el que realizó adaptaciones literarias como "Heidi" (1968), "David Copperfield" (1969), "Jane Eyre" (1970) o "Sin novedad en el frente" (1979), entre otras, y en el que trabajó hasta 1994. Para la pantalla grande filmó también David y Catriona (1971), adaptación de una novela de Robert Louis Stevenson, con Michael Caine, Trevor Howard, Jack Hawkins y Donald Pleasence, y Fuga de noche (1981), drama con John Hurt y Jane Alexander.
Delbert Mann estuvo casado con Ann Caroline Gillespie desde 1942 hasta que ella murió de Alzheimer en 2001. El matrimonio produjo cuatro hijos:  Fred, David, Steven y Susan. Esta última falleció en accidente automovilístico en 1976. La muerte del director se produjo por neumonía a los 87 años.