Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

jueves, 19 de julio de 2018

Jack Warden (Newark, New Jersey, US, 18-9-1920 / New York City, US, 19-7-2006): In memoriam

CONVINCENTE ACTOR DE CARÁCTER

Hoy se cumplen doce años del fallecimiento del actor estadounidense de cine y televisión Jack Warden. Antiguo boxeador, de aspecto fornido y rudo, comenzó en los años 50 una larga y prolífica carrera en la que interpretó convincentemente toda clase de papeles de carácter. En su filmografía hay varios clásicos, siendo Sidney Lumet y Woody Allen los directores con quienes más repitió. Ganó un premio Emmy televisivo y fue candidato al Oscar al mejor actor de reparto en dos ocasiones.
Hijo de un ingeniero técnico, John Warden Lebzelter Jr. se crió en Louisville, Kentucky. Cuando era estudiante fue expulsado de la escuela por pelearse repetidamente con otros compañeros. Bueno con los puños, decidió boxear profesionalmente como peso welter bajo el nombre de Johnny Costello, adoptando el apellido de soltera de su madre. Sus trece combates no le reportaron demasiados beneficios, así que Warden dejó el ring para trabajar como gorila de club nocturno primero y guardaespaldas después. En 1938 se alistó en la Marina estadounidense y fue destinado a China durante tres años. Luego se hizo marino mercante, empleo mejor pagado, pero que le duró poco, pues pronto se cansó de las largas travesías en barco. Ya con su país implicado en plena II Guerra Mundial, volvió al ejército, donde sirvió como paracaidista y alcanzó el grado de sargento. En 1944, la víspera del famoso día D,  resultó malherido en una pierna al aterrizar sobre un árbol en un salto de práctica nocturna en Inglaterra. Eso le libró de participar en el previsto desembarco en Normandía, en el que tantos soldados compañeros suyos morirían. Parece que el destino le concedió esa ordalía para seguir vivo. Mientras se recuperaba de sus heridas, leyó una obra de Clifford Odets que le dió un amigo soldado (y actor antes de la guerra). Su lectura le resultó tan conmovedora que decidió convertirse en actor él mismo. Licenciado con el rango de sargento y reincorporado a la vida civil, se trasladó a Nueva York con la finalidad de estudiar arte dramático. Luego se unió a una compañía teatral en Dallas, donde permaneció cinco años. En ese tiempo también debutó en la televisión.
Luego de aparecer sin acreditar en varias películas de Hollywood, su primer título oficial en la gran pantalla fue El hombre con mi cara (1951) de Edward Montagne, noir de bajo presupuesto protagonizado por Barry Nelson, al que siguió un pequeño papel en De aquí a la eternidad (1953) de Fred Zinnemann, drama sobre el ataque a Pearl Harbor, con Burt Lancaster, Montgomery Clift, Deborah Kerr, Frank Sinatra y Donna Reed. Entre una y otra debutó en Broadway en 1952 con una reposición de "Golden boy" de su admirado Clifford Odets. En los años siguientes Warden no tuvo más ofertas en el cine, trabajó en diversas series televisivas y en 1955 formó parte del reparto original de "Panorama desde el puente" (1955) de Arthur Miller. Aunque hubo de esperar, se reincorporó a la maquinaria de Hollywood con papeles de carácter en tres películas importantes estrenadas el mismo año: Donde la ciudad termina (1957) de Martin Ritt, noir con John Cassavetes y Sidney Poitier, La noche de los maridos (1957) de Delbert Mann, drama adaptador de una aclamada obra de Paddy Chayefsky, con Don Murray como protagonista, y, sobre todo, Doce hombres sin piedad (1957) de Sidney Lumet, drama judicial con un gran reparto encabezado por Henry Fonda en el que Wearden interpretó al jurado nº 7. El enorme éxito de este film propició que su rostro se hiciese familiar al gran público y dió continuidad a su carrera en el cine con títulos como Los jóvenes invasores (1958) de William Wellman, dama bélico basado en hechos reales, con James Garner como protagonista, Torpedo (1958) de Robert Wise, otro film bélico, con Clark Gable y Burt Lancaster, El ruido y la furia (1959) de Martin Ritt, drama inspirado en una novela de William Faulkner, con Yul Brynner, Joanne Woodward y Margaret Leighton, Esa clase de mujer (1959) de Sidney Lumet, drama con  Sophia Loren y Tab Hunter, Despiértame cuando haya acabado (1960) de Mervyn LeRoy, comedia militar con Ernie Kovacs, Margo Moore, Nobu McCarthy y Dick Shawn, El hampa ataca (1961) de Joseph M. Newman, drama criminal donde encabezó el reparto, seguido por Vera Miles, Robert Douglas y Arch Johnson, Fuga de Zahrain (1962) de Ronald Neame, aventuras en Arabia con Yul Brynner y Sal Mineo, La taberna del irlandés (1963) de John Ford, popular comedia de aventuras con John Wayne, Lee Marvin, Elizabeth Allen, César Romero, Dick Foran y Dorothy Lamour, El ataque duró siete días (1964) de Andrew Marton, drama bélico que llevó por primera vez a la pantalla la novela "La delgada línea roja" de James Jones, con Keir Dullea como coprotagonista, o Misión secreta (1965) de Philip Dunne, comedia de espionaje con Rock Hudson y Claudia Cardinale
Crecientemente reclamado por la televisión, actuó en varias series en la segunda mitad de los años 60 y llegó a ganar un Emmy al mejor actor secundario por el telefilm La canción de Brian (1971) de Buzz Kulik. En la década de los 70 fue muy solicitado por el cine, apareciendo como siempre eficiente actor de carácter en títulos como La casita en el árbol (1971) de Anthony Newley, drama sobre la Guerra de Vietnam, con Michael Douglas, Brenda Vaccaro y Barbara Bel Geddes, ¿Quién es Harry Kellerman? (1971) de Ulu Grosbard, comedia dramática con Dustin Hoffman, Barbara HarrisDavid Burns y Dom DeLuise, El hombre que amó a Cat Dancing (1973) de Richard C. Sarafian, western con Burt Reynolds y Sarah Miles, Billy Dos Sombreros (1974) de Ted Kotcheff, western con Gregory Peck y Desi Arnaz Jr., El aprendizaje de Duddy Kravitz (1974) de Ted Kotcheff, comedia dramática con Richard Dreyfuss, Shampoo (1975) de Hal Ashby, comedia satírica con Warren Beatty, Julie Christie y Goldie Hawn, por la que Warden obtuvo la primera de sus dos candidaturas al Oscar al mejor actor secundario, Todos los hombres del presidente (1976) de Alan J. Pakula, thriller político sobre el escándalo Watergate bajo la presidencia de Richard Nixon, con  Robert Redford y Dustin Hoffman, El desafío del búfalo blanco (1977) de J. Lee Thompson, western con  Charles Bronson y Kim Novak, El cielo puede esperar (1978) de Warren Beatty y Buck Henry, comedia de fantasía con Warren Beatty, Julie Christie y James Mason por la que Warden fue por segunda vez nominado al Oscar al mejor actor secundario, Muerte en el Nilo (1978) de John Guillermin, adaptación de una novela de Agatha Christie con reparto multiestelar encabezado por  Peter Ustinov, Campeón (1979) de Franco Zeffirelli, melodrama boxístico con Jon Voight, Faye Dunaway y Ricky Schroder, Más allá del Poseidón (1979) de Irwin Allen, secuela de La aventura del Poseidón (1972), con Michael Caine, Sally Field, Telly Savalas, Peter Boyle, Shirley Knight, Slim Pickens, Shirley Jones y Karl Malden, Justicia para todos (1979) de Norman Jewison, drama judicial con Al Pacino, o Bienvenido, Mr. Chance (1979) de Hal Ashby, comedia dramática con Peter Sellers, Shirley MacLaine y Melvyn Douglas.
El resto de su carrera mantuvo su prestigio intacto y su filmografía se engrosó ampliamente: Frenos rotos, coches locos (1980) de Robert Zemeckis, comedia con Kurt Russell, Gerrit Graham, Frank McRae y Deborah Harmon, Llámame Mr. Charly (1981) de Michael Schultz, comedia con George Segal, Susan Saint James, Denzel Washington y Paul Winfield, El golfo de San Francisco (1981) de David Lowell Rich, comedia con Alan Arkin y Carol Burnett, Profesor a mi medida (1981) de Andrew Bergman, comedia con Ryan O'Neal, Mariangela Melato y Richard Kiel, Veredicto final (1982) de Sidney Lumet, drama judicial con Paul Newman, Charlotte Rampling y James Mason, una de sus mejores películas, Crackers (1984) de Louis Malle, comedia criminal con Donald Sutherland y Sean Penn, El aviador (1985) de George T. Miller, comedia dramática con Christopher Reeve y Rosanna Arquette, Septiembre (1987) de Woody Allen, drama con Denholm Elliott, Mia Farrow, Elaine Stricht, Sam Waterston y Dianne Wiest, Más fuerte que el odio (1988) de Peter Hyams, drama militar con Sean Connery y Mark Harmon, Todo el mundo gana (1990) de Karel Reisz, drama basado en una obra de Arthur Miller, con Nick Nolte y Debra Winger, Este chico es un demonio (1990) de Dennis Dugan, comedia con John Ritter y Michael Oliver, Este chico es un demonio 2 (1991) de Brian Levant, secuela de la anterior con los mismos protagonistas, Hasta que tu muerte nos una (1992) de Charlie Peters, comedia negra con Bob Hoskins, Blair Brown, Tim Curry, Frances McDormand, William Petersen, Pamela Reed, Maureen Stapleton y Nancy Travis, La noche y la ciudad (1992) de Irwin Winkler, drama con Robert De Niro y Jessica Lange, Toys: Fabricando ilusiones (1992) de Barry Levinson, comedia familiar con Robin Williams, El abogado del diablo (1993) de Sidney Lumet, thriller con Rebecca De Mornay y Don Johnson, Balas sobre Broadway (1994) de Woody Allen, magnífica comedia con John Cusack, Dianne Wiest, Chazz Palminteri y Jennifer Tilly, Mientras dormías (1995) de Jon Turteltaub, comedia romántica con Sandra Bullock y Bill Pullman, Poderosa Afrodita (1995) de Woody Allen, comedia con Woody Allen, Mira Sorvino, Helena Bonham Carter, Michael Rapaport y F. Murray Abraham, Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto (1995) de Gary Fleder, thriller con Andy García y Christopher Walken, La isla de Bird Street (1997) de Søren Kragh-Jacobsen, drama danés con  Patrick Bergin, Bulworth (1998) de Warren Beatty, comedia política con Warren Beatty, Halle Berry, Oliver Platt y Don Cheadle, Trabajo sucio (1998) de Bob Saget, comedia con Norm Macdonald y Artie Lange, o Equipo a la fuerza (2000) de Howard Deutch, comedia deportiva con Keanu Reeves y Gene Hackman.
Jack Warden sólo tuvo una esposa, Vanda Dupré, con la que se casó en 1958 y tuvo a su hijo Christopher. La pareja se separó en los años 70 pero nunca se divorciaron. Después de cincuenta años de incansable actividad artística, Warden se retiró a los 80 años. Su declinante salud le permitió llegar hasta los 85 años, edad a la que murió de insuficiencia renal y cardiaca.

 

miércoles, 18 de julio de 2018

Jean Negulesco (Craiova, Rumania, 29-2-1900 / Marbella, España, 18-7-1993): In memoriam

MIRADA DE PINTOR

Hoy se cumple el vigésimo quinto aniversario del fallecimiento de Jean Negulesco, director cinematográfico de origen rumano y nacionalizado estadounidense. Con vocación de pintor llegó de joven a los Estados Unidos y allí se quedó para realizar una exitosa carrera como cineasta. "Descubrí que el cine englobaba las otras artes", decía, "aunque nunca dejé de tener una mirada de pintor". Aunque dirigió películas de diversos géneros, su especialidad fue el melodrama primero y la comedia sentimental después. En los años 40 despuntó en Warner Brothers, estudio para el que realizó sus mejores trabajos, obteniendo su única candidatura al Oscar al mejor director por Belinda (1948). Altamente versátil y conocedor de los gustos del público, en los 50, contratado por 20th Century Fox, realizó sus películas más comerciales, aunque menos apreciadas por la crítica. Fue un hombre feliz que nunca dejó de reconocer que le encantaba "el lujo y vivir bien".
Soñando con ser pintor, Jean Negulescu dejó su casa a los doce años. En 1915 andaba por Viena y luego se radicó en París, donde se ganaba la vida como lavaplatos mientras se instruía en el arte pictórico. Durante la I Guerra Mundial sirvió en el ejército francés en un hospital de campaña. Tras regresar indemne a la capital gala, se embarcó en un más profundo estudio de las artes, aprendiendo a pintar bajo la guía de su compatriota emigrado Constantin Brâncusi, famoso escultor, pintor y fotógrafo, relacionándose tambien con artistas como Man Ray, Giacometti, Tristan Tzara, Isadora Duncan o Modigliani. Subsiguientemente regresó a su país para exponer con éxito sus cuadros en Bucarest. De vuelta en París descubrió otra salida a su creatividad trabajando como escenógrafo teatral durante los años 20. Una exposición de sus pinturas en Nueva York en 1927 le hizo cruzar el Atlántico y, una vez en la Gran Manzana, decidió quedarse en los Estados Unidos. En un largo viaje a través del país en dirección a California, pasó cinco años manteniéndose pintando retratos por encargo. Cuando llegó a Hollywood fue contratado por Paramount en 1932 como consejero técnico y artístico. A los ejecutivos del estudio les gustó su trabajo y Negulesco fue asignado como director de segunda unidad, empleo que repitió después en Warner Brothers. Dirigiendo una serie de cortometrajes para ese estudio, tras largos años de espera, encontró la oportunidad de realizar su primer largometraje, La mujer de Singapur (1941), un drama de bajo presupuesto con Brenda Marshall y David Bruce.
Durante la II Guerra Mundial rodó varios cortos de propaganda bélica y su primer largo destacado, La máscara de Dimitrios (1944), noir que presentaba la novedad de estar protagonizado por actores de carácter: Sydney Greenstreet, Zachary Scott, Faye Emerson, Peter Lorre y Victor Francen, al que siguió Los conspiradores (1944), thriller de espionaje con Hedy Lamarr y Paul Henreid. En la posguerra se estrenaron varios de sus mejores títulos: Tres extraños (1946), drama criminal con Sydney Greenstreet, Geraldine Fitzgerald y Peter Lorre, Nadie vive para siempre (1946), noir con John Garfield y Geraldine Fitzgerald, De amor también se muere (1946), estilizado melodrama con Joan Crawford y John Garfield, Deep Valley (1947), drama con Ida Lupino, Dane Clark y Wayne Morris, Belinda (1948), drama rural basado en hechos reales sobre una sordomuda embarazada por violación, con Jane Wyman, Lew Ayres, Charles Bickford y Agnes Moorehead que obtuvo doce candidaturas al Oscar (entre ellas a mejor película y director), aunque sólo ganó en la categoría de mejor actriz protagonista, o El parador del camino (1948), melodrama con Ida Lupino, Cornel Wilde, Celeste Holm y Richard Widmark.
En la década siguiente se estrenó buen número de títulos suyos, casi todos producidos por 20th Century Fox y exitosos en su mayoría: Regresaron tres (1950), drama bélico con Claudette Colbert, Patric Knowles, Florence Desmond y Sessue Hayakawa, Venganza del destino (1950), drama basado en un relato de Ernest Hemingway, con John Garfield y Micheline Presle, El diablillo y la reina (1950), drama británico con Irene Dunne y Alec Guinness, Primer desengaño (1951), drama con Jeanne Crain, Dale Robertson, Mitzi Gaynor y Jean Peters, Llama un desconocido (1952), drama con Shelley WintersGary Merrill, Michael Rennie y Bette Davis, Revuelta en Haití (1952), film histórico de aventuras con Dale Robertson y Anne Francis, Un grito en el pantano (1952), film de aventuras con Jean Peters, Jeffrey Hunter y Constance Smith, La señora Chesney (1953), drama con Greer Garson y Walter Pidgeon, El hundimiento del Titanic (1953),  drama marino basado en hechos reales sobre el famoso naufragio, con Clifton Webb, Barbara Stanwyck, Robert Wagner, Audrey Dalton, Thelma Ritter, Brian Aherne y Richard Basehart, Cómo casarse con un millonario (1953), comedia con Marilyn Monroe, Betty Grable, Lauren Bacall y William Powell que logró la mayor recaudación en taquilla de su carrera, Creemos en el amor (1954), comedia romántica en torno a la romana fontana de Trevi, con Clifton Webb, Dorothy McGuire, Jean Peters, Louis JourdanMaggie McNamara y Rossano Brazzi, El mundo es de las mujeres (1954), drama con Clifton Webb, June Allyson, Van Heflin, Lauren Bacall, Fred MacMurray, Arlene Dahl y Cornel Wilde, Papá piernas largas (1955), musical con Fred Astaire y Leslie Caron, Las lluvias de Ranchipur (1955), drama con Lana Turner, Richard Burton, Fred MacMurray, Joan Caulfield y Michael Rennie, La sirena y el delfín (1957), romance y aventuras en el mar Egeo con Alan Ladd, Clifton Webb y Sophia Loren, Sombra enamorada (1958), melodrama romántico con Lauren Bacall y Robert Stack, Una cierta sonrisa (1958), adaptación de la novela homónima de Françoise Sagan, con Rossano Brazzi, Joan Fontaine, Bradford Dillman y Christine Carère, Tu marido... ese desconocido (1959), comedia dramática con Deborah Kerr, Rossano Brazzi y Maurice Chevalier, o Mujeres frente al amor (1959), melodrama con Hope Lange, Stephen Boyd, Suzy Parker, Martha Hyer, Diane Baker, Brian Aherne, Robert Evans, Louis Jourdan y Joan Crawford.
En adelante solo realizó cuatro películas más: Jessica (1962), comedia dramática de coproducción europea con Maurice Chevalier y Angie Dickinson, En busca del amor (1964), comedia romántica con Ann-MargretTony Franciosa, Carol Lynley, Gardner McKay y Pamela Tiffin, Los héroes (1970), film de aventuras con Stuart Whitman, Elke Sommer y Curd Jürgens, y Hello-Goodbye (1970), comedia británica con Michael Crawford, Curd Jürgens y Geneviève Gilles.
Desde 1946 hasta que murió, Jean Negulesco estuvo casado con la actriz Dusty Anderson, que le dio dos hijos. En 1969 se trasladó a vivir en Marbella (España), donde fallecería de un fallo cardiaco a los 93 años. En 1984 había publicado su autobiografía.


     

martes, 17 de julio de 2018

Milva - Il primo mattino del mondo

CHE MAI UN TRAMONTO VEDRÀ

Milva, diva excepcional de la canción italiana, cumple hoy 79 años. En los comienzos de su carrera se clasificó en cuarta posición en Canzonissima 1961-1962 con Il primo mattino del mondo, bellísima composición de Edilio Capotosti, Alberico Gentile y Antonietta De Simone aparecida en single en 1961 e incluida en su segundo álbum Milva canta per voi (1962).

Il primo mattino del mondo  (testo)

L’alba ci trova abbracciati,
vestiti di calde carezze.
Mi prendi la mano, ti seguo,
mi affaccio sul mondo con te.
Guarda,
l’azzurro si accende sul mare.
E' il primo mattino del mondo
che nasce soltanto per noi.
Senti, noi siamo più vivi, più veri.
E' il primo mattino del mondo
che mai un tramonto vedrà
per te, per me.

Senti, noi siamo più vivi, più veri.
E' il primo mattino del mondo
che mai un tramonto vedrà
per te, per me.


lunes, 16 de julio de 2018

Ginger Rogers - The saga of Jenny ("Lady in the dark", 1944)

DON'T MAKE UP YOUR MIND!

En su aniversario natal recordamos a Ginger Rogers con esta vistosa secuencia onírica de la película "Una mujer en la penumbra" (Lady in the dark, 1944) de Mitchell Leisen, musical 'psicoanalítico' basado en la obra teatral del mismo título con libreto de Moss Hart y canciones de Kurt Weill (música) y Ira Gershwin (letra) estrenada en Broadway en 1941. La acompañan en ella Ray Milland, Warner Baxter, Jon Hall y Mischa Auer. Su más conocido número, The saga of Jenny, que Rogers interpreta, corresponde a un sueño del personaje protagonista de Liza Elliott, la infeliz editora de una revista de modas. La canción llegó a convertirse en un standard que muchas otras importantes artistas también cantaron.


domingo, 15 de julio de 2018

Celeste Holm (New York City, US, 29-4-1917 / Ibid, 15-7-2012): In memoriam

SECUNDARIA DE PRESTIGIO

Hoy se cumplen seis años del fallecimiento de la actriz estadounidense Celeste Holm. Vivaracha, distinguida y muy preparada, desarrolló durante más de seis décadas una larga carrera que incluyó interpretaciones en teatro, cine, radio y televisión. Aunque su filmografía en la gran pantalla no es demasiado amplia debido a su preferencia por el teatro y la televisión, varios de sus films son hoy clásicos, destacando en roles de burguesa chic, con réplicas tajantes y corazón de oro. Ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto por su tercera película y luego fue candidata al mismo en otras dos ocasiones.
Hija única de un corredor de seguros y una pintora de retratos, Celeste Holm tuvo una educación cosmopolita propiciada por los frecuentes viajes de sus padres, asistiendo a diversos colegios en Holanda, Francia y Estados Unidos. En la Universidad de Chicago estudió arte dramático y debutó en Broadway en 1938. Con su actuación en el musical "Oklahoma!" (1943) de Rodgers y Hammerstein, logró excelentes críticas. Tres años después, contratada por 20th Century Fox, debutó en el cine con Tres jovencitas vestidas de azul (1946) de H. Bruce Humberstone, musical con June Haver, George Montgomery, Vivian Blaine, Vera-Ellen y Frank Latimore, al que siguió Carnaval en Costa Rica (1947) de Gregory Ratoff, musical con Dick Haymes, Vera-Ellen y César Romero.
Su tercera película, La barrera invisible (1947) de Elia Kazan, drama sobre discriminación racial con Gregory Peck, Dorothy McGuire y John Garfield, fue candidata al Oscar en ocho categorías, ganándolo en tres de ellas: mejor película, director y actriz secundaria, estatuilla que ella recogió después de haber sido premiada con un Globo de Oro en similar apartado. Después se estrenaron simultáneamente dos películas en que ella aparecía: El parador del camino (1948) de Jean Negulesco, noir con Ida Lupino, Cornel Wilde y Richard Widmark, y Nido de víboras (1948) de Anatole Litvak, drama con Olivia de Havilland, Mark Stevens y Leo Genn. Interpretando a una monja francesa, obtuvo su segunda nominación al Oscar como secundaria por Hablan las campanas (1949) de Henry Koster, drama religioso con Loretta Young, y luego pudo ser vista en Si ella lo supiera (1949) de Edmund Goulding, comedia ambientada en el mundo de la ópera, con Paul Douglas, Linda Darnell y Charles Coburn. Un año más tarde interpretó el papel por el que hoy es más recordada: Karen Richards, la amiga íntima de Margo Channing, personaje protagonista de Eva al desnudo (1950) de Joseph L. Mankiewicz, drama satírico sobre el mundo del teatro de Broadway con Bette Davis, Anne Baxter y George Sanders, toda una obra maestra que con 14 nominaciones a los Premios de la Academia estableció un record en su día no igualado hasta Titanic (1997). El film logró seis Oscars, aunque ninguno de ellos fue para Holm, candidata por tercera vez al trofeo.
Curiosamente decidió volver al teatro en pos de mejores papeles (generalmente protagónicos), aceptó ofertas ocasionales en la televisión y tardó cinco años en reaparecer en la gran pantalla, lo que se concretó en dos comedias musicales dirigidas por Charles Walters: El solterón y el amor (1955), junto a Frank Sinatra, Debbie Reynolds y David Wayne, y Alta sociedad (1956), con Bing Crosby, Grace Kelly y Frank Sinatra. Tras otros prolongados intervalos teatrales y televisivos, intervino en Trampa para solteros (1961) de Frank Tashlin, comedia con Tuesday Weld, Richard Beymer y Terry-Thomas, y A la caza de marido (1967), comedia con Sandra Dee y George Hamilton. El resto de su filmografía comprende títulos como Las aventuras de Tom Sawyer (1973) de Don Taylor,  musical basado en el personaje de Mark Twain, con Johnny Whitaker, Jeff East, Warren Oates y Jodie Foster, Amor con sabor amargo (1976) de David Miller, drama romántico con Lana Turner, Robert Lansing, Robert Alda y Scott Hylands, Los archivos privados de Hoover (1977) de Larry Cohen, drama biográfico desmitificador sobre el antiguo y recalcitrante director del FBI (1935-1972), encarnado por Rod Steiger, Tres hombres y un bebé (1987) de Leonard Nimoy, remake de una exitosa comedia francesa dirigida dos años antes por Coline Serrau, con Tom Selleck, Steve Guttenberg y Ted Danson, Unidos por el destino (1998) de James F. Robinson, comedia con Brendan Fraser y Joanna Going, o Alquimia (2005) de Evan Oppenheimer, comedia con Tom Cavanagh y Sarah Chalke. En sus últimos años de carrera trabajó sobre todo en la televisión.
Celeste Holm se casó en cinco ocasiones, terminando en divorcio sus tres primeros matrimonios y enviudando en el cuarto. Sus maridos fueron: el director de cine y televisión Ralph Nelson (1936-1939), con quien tuvo a su hijo Ted; el interventor de cuentas inglés Francis Emerson Harding Davies (1940-1945); el ejecutivo de linea aérea Alexander Schuyler Dunning (1946-1953), con quien tuvo a su hijo Daniel; el actor Wesley Addy (1966-1996), su unión más duradera, que acabó con la muerte de él; y el cantante de ópera Frank Basile (2004-2012), con quien se casó el día que ella cumplió 87 años (él tenía 41). En sus diez últimos años de vida, Holm padeció muchas enfermedades: pérdida de memoria, cáncer de piel, úlceras sangrantes o colapso pulmonar, además de precisar de implantes de cadera y marcapasos. Un mes antes de morir fue hospitalizada por deshidratación y finalmente falleció de un paro cardiaco. Contaba 95 años de edad. Hasta un año antes mantuvo largas batallas legales con sus dos hijos, que le supusieron pérdidas económicas de dos millones de dólares.