Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

miércoles, 27 de enero de 2016

Jerome Kern (New York City, US, 27-1-1885 / Ibid, 11-11-1945): In memoriam

PADRE DEL MUSICAL AMERICANO

Hoy es aniversario natal del compositor estadounidense Jerome Kern. Uno de los pilares del teatro musical y la música popular americana de la primera mitad del siglo XX, compuso su obra maestra, Show Boat (1927), junto al libretista Oscar Hammerstein II, colaborando con él y otros letristas en más de 700 canciones, utilizadas en más de 100 obras de la escena y la pantalla, muchas de las cuales se han convertido en standards. Después de triunfar en escenarios de Broadway y Londres, a mediados de los años 30 centró su actividad componiendo para películas de Hollywood. Siete de sus canciones fueron candidatas al Oscar y dos lo ganaron, obteniendo una octava nominación póstuma por la banda sonora de Can't help singing (1946).
Hijo de inmigrantes judíos germánicos, Jerome David Kern creció en Manhattan, donde estudió en escuelas públicas. Al mostrar tempranas aptitudes para la música, fue enseñado a tocar el piano y el órgano por su propia madre. En 1902 comenzó a estudiar en el New York College of Music. Un año más tarde se trasladó a Heidelberg (Alemania) para estudiar con profesores particulares y en 1905 regresó a Nueva York tras hacer escala en Londres, ciudad a la que volvería en varias ocasiones. Comenzó entonces a trabajar como pianista en teatros de Broadway y, sin dejar de componer, sus canciones se incorporaron a los espectáculos de Broadway (aún operetas al estilo europeo). En 1910 se casó en Inglaterra con Eva Leale, la hija del propietario del lugar donde se hospedaba, matrimonio del que nació su hija Bety Jane en 1913.
Su primera partitura completa en Broadway fue para The red petticoat (1912), uno de los primeros westerns musicales, pero el éxito no le llegó hasta dos años después, cuando su canción They didn’t believe me se incluyó en el musical The girl from Utah (1914), una comedia de estilo eduardiano. Las canciones de Kern amalgamaron influencias europeas, como el vals y la opereta, y americanas, como el fox-trot o el ragtime. Sus composiciones se estrenaron alternativamente en Londres o en las revistas Ziegfeld Follies y el Princess Theatre de Nueva York.
Entre 1915 y 1920 Kern escribió dieciséis partituras para Broadway. Siguiendo el ejemplo de los británicos Gilbert & Sullivan o de la ópera bufa francesa, junto al libretista Guy Bolton se esforzó en integrar las canciones en las historias narradas, utilizándolas asímismo para desarrollar personajes y situaciones y hacer avanzar la acción: la comedia musical estaba naciendo. Entre sus musicales de esta época figuran Oh Boy (1917), Leave it to Jane (1917), Oh, Lady! Lady!! (1918), The night boat (1920), Sally (1920), uno de los mayores éxitos de la década, de donde salió la canción Look for the silver lining estrenada por la emergente Marilyn Miller, Stepping stones (1923) y Sitting pretty (1924). En 1925 su carrera dio un giro decisivo cuando conoció al libretista Oscar Hammerstein II, con quién tuvo una amistad de por vida y, con él como letrista, estrenó ese mismo año Sunny (1925), la primera de una serie de fructíferas colaboraciones, de la que destacó la canción Who?, asímismo interpretada por Marilyn Miller. 
Dos años más tarde, impresionado por la lectura de la novela "Show Boat" de Edna Ferber, Kern persuadió a Hammerstein para adaptar el texto y y a Ziegfeld para producir la versión escénica. La historia, con temas como el racismo, las disputas matrimoniales, el alcoholismo o el juego, resultaba inaudita en el escapista ámbito de la comedia musical al uso. Show Boat, espectáculo de más de dos horas y media de duración, supuso un punto de inflexión en la obra de Kern y Hammerstein y en el teatro musical: personajes realistas, temas controvertidos, canciones integradas en la obra de manera espectacular. Su argumento se centra en la historia del barco-teatro flotante Cotton Blossom en sus travesías por el Mississippi durante casi cuatro décadas. Escenas como la de de apertura, con estibadores negros que trabajan en el río, jamás se habían visto en Broadway, como tampoco los problemas sociales de la mezcla de razas. Canciones como Make believe, Ol’ man river, Can’t help lovin’ dat man, You are love, Why do I love you? o Bill consagraron a Kern como un gran innovador en el ritmo, en el empleo de las progresiones y síncopas del jazz. Kern rompía así con la tradición y podríamos decir que con él nacía un nuevo modelo de musical que sigue vigente hasta hoy. A pesar de las dudas iniciales, Flo Ziegfeld no escatimó en gastos para dar a la obra toda su completa grandeza épica. El 27 de diciembre de 1927, tras una pequeña gira por teatros de Washington, Pittsburgh, Cleveland y Philadelphia, se estrenó Show Boat en el Ziegfeld Theater neoyorquino. Las críticas fueron inmediatamente entusiastas y el espectáculo obtuvo un gran éxito popular, representándose durante año y medio hasta alcanzar las 572 funciones. Había nacido un gran clásico del teatro musical americano, posteriormente llevado al cine en tres ocasiones (1929 y 1936, producidas por Universal y 1951, por MGM) y que nunca ha dejado de reponerse. También se estrenó con éxito en Londres en 1928.
Poco después Kern obtenía dos éxitos más con los musicales Sweet Adeline (1929) y Music in the air (1932), con libreto de Hammerstein II, y otros dos más con el letrista Otto Harbach: The cat and the fiddle (1931) y Roberta (1933), basado en la novela Gowns by Roberta, de Alice Duer Miller. Roberta cuenta la historia de John Kent, un jugador de fútbol americano universitario, que hereda la tienda de ropa de su tía en París, por lo que se traslada a la capital francesa, donde se enamora de su dependienta, Stephanie, que resulta ser una princesa rusa. A él pertenecen canciones como Smoke gets in your eyes o Yesterdays. En 1935 la RKO llevó a cabo la versión cinematográfica del musical con el mismo título, añadiendo dos nuevas canciones: Lovely to look at y I won't dance. Dirigida por William A. Seiter, fueron sus intérpretes principales Irene Dunne, Fred Astaire, Ginger Rogers y Randolph Scott. Kern se aventuró en Hollywood y su carrera fue bastante exitosa. Además de supervisar las adaptaciones de sus musicales a la pantalla grande desde 1929 –alternado el trabajo con Broadway–, compuso la banda sonora de una decena de películas, entre ellas En alas de la danza (Swing time, 1936), dirigida por George Stevens y protagonizada por Fred Astaire y Ginger Rogers. Para Swing time compuso canciones inolvidables, como The way you look tonight (letra de Dorothy Fields), con la que ganó el Oscar a la mejor canción, y A fine romance.
En 1939 sufrió un ataque al corazón y los médicos le recomendaron que se centrara únicamente en la composición de música para películas, tarea menos estresante que la de componer para el teatro musical. Aún así, ese mismo año regresó brevemente a Broadway y estrenó Very warm for May, que sólo estuvo en cartel durante 59 representaciones a pesar de contener maravillas como All the things you are. Volvió a Hollywood y siguió con su trabajo. Kern y Hammerstein escribieron The last time I saw Paris, un homenaje a la ciudad francesa recién ocupada por los alemanes. La canción fue presentada en la película Lady be good (1941) de Norman Z. McLeod y ganó otro Oscar a la mejor canción. Otras películas para las que escribió canciones fueron Bailando nace el amor (You were never lovelier,1942), con Johnny Mercer, o Las modelos (Cover girl, 1944), con Ira Gershwin. En 1945, de nuevo en Nueva York, comenzó a trabajar en lo que iba a ser una producción de Annie get your gun, pero no pudo continuar, pues a principios de noviembre de dicho año le sobrevino una hemorragia cerebral. Su viejo amigo Oscar Hammerstein II permaneció a su lado hasta su muerte a los 60 años, todo el rato tarareando una de las canciones favoritas de Kern que habían escrito juntos: “I’ve told ev’ry little star”, de su obra Music in the air.
La vida de Jerome Kern fue ficcionalizada en la película Hasta que las nubes pasen (Till the clouds roll by, 1946) de Richard Whorf y otros directores no acreditados como Vincente Minnelli, Busby Berkeley o George Sidney, donde el actor Robert Walker le personificó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario