Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

jueves, 31 de agosto de 2017

Vintage delights (XCII)

Warner Oland & Marlene Dietrich ("Dishonored", 1931)

John Gilbert & Greta Garbo ("Queen Christina", 1933)

Fredric March & Gail Patrick ("Death takes a holiday", 1934)

Boris Karloff & Béla Lugosi ("The raven", 1935)

Walter Huston & Mary Astor ("Dodsworth", 1936)

Jean Gabin & Michèle Morgan ("Le quai des brumes", 1938)

Margaret Sullavan & James Stewart ("The shop around the corner", 1940)

Henry Travers & Greer Garson ("Mrs. Miniver", 1942)

Ray Milland ("The lost weekend", 1945)

Orson Welles & Rita Hayworth ("The Lady from Shanghai", 1947)

Anna Magnani ("L'amore", 1948)

Trevor Howard & Alida Valli ("The third man", 1949)

Peggy Cummins & John Dall ("Gun crazy", 1950)

Humphrey Bogart & Gloria Grahame ("In a lonely place", 1950)

Donald O'Connor, Bobby Watson & Gene Kelly ("Singing in the rain", 1952)

Gary Cooper & Burt Lancaster ("Veracruz", 1954)

Anne Francis & Jack Kelly ("Forbidden planet", 1956)

Charles Chaplin & Maxine Audley ("A King in New York", 1957)

Peter Lawford, Dean Martin, Sammy Davis Jr. & Frank Sinatra ("Ocean's eleven", 1960)

Dirk Bogarde & Donald Churchill ("Victim", 1961)

Jerry Lewis ("The nutty professor", 1963)

Ava Gardner & Richard Burton ("The night of the iguana", 1964)

Elizabeth Taylor & Marlon Brando ("Reflections in a golden eye", 1967)

Deborah Kerr, Carol Rossen, Kirk Douglas & Anne Hegira ("The arrangement", 1969)


miércoles, 30 de agosto de 2017

Mary Shelley (London, UK, 30-8-1797 / Ibid, 1-2-1851): In memoriam

LA CREADORA DE FRANKENSTEIN

Hoy es aniversario natal de la escritora inglesa Mary Shelley, reconocida sobre todo por ser la autora de la novela gótica Frankenstein o el moderno Prometeo. Pionera del género de ciencia-ficción, fue la creadora del monstruo moderno que nació en los albores de la Revolución Industrial y lo introdujo en el mundo de la literatura y en las mentes de sucesivas generaciones de lectores. Influyó, asimismo, de manera decisiva en otros creadores, no solo de las letras sino del cine y de las artes plásticas. Personaje adelantado a su tiempo, fue vanguardista e irreverente en una época en que las mujeres no gozaban de oportunidades. Actualmente se la considera como una de las principales figuras del Romanticismo.
Mary Wollstonecraft Godwin era hija única del filósofo y periodista político William Godwin y de la escritora feminista Mary Wollstonecraft, quien falleció antes de un mes  tras el nacimiento de Mary. Su padre se casó cuatro años después con la viuda Mary Jane Clairmont, quien ya tenía dos hijos de su anterior matrimonio; Godwin tuvo otro hijo con ella. Mary creció y se educó en un ambiente intelectual y progresista que marcó fuertemente su personalidad. En 1814 inició una relación amorosa con el poeta romántico Percy B. Shelley, quien en aquellos momentos se encontraba casado con otra mujer llamada Harriet. Shelley visitaba muy a menudo a Godwin, a quien admiraba por su capacidad intelectual. Al mismo tiempo iba estrechando lazos emocionales con su hija Mary, con la que terminó escapándose a Francia. Harriet, la primera esposa de Percy, se suicidaría en diciembre de 1816 y pocos días después contrajo matrimonio la pareja fugada.
La obra literaria más importante de Mary fue creada en unas vacaciones que los Shelley estaban disfrutando en la residencia suiza de Lord Byron. En una noche tormentosa en junio de 1816, Byron propuso la elaboración de un relato de terror por parte de cada uno de los invitados en su mansión. Además de Lord Byron y el matrimonio Shelley, en su casa se encontraban John William Polidori, el secretario y médico de Byron, y Claire Clairmont, la amante de Byron y hermanastra de Mary Shelley. Unos días después de la propuesta, Mary les leyó un esbozo de su creación, Frankenstein o el moderno Prometeo, magistral historia que finalizó un año después. Esta obra, un logro más que notable para una autora de sólo 20 años, se convirtiría en un clásico de la novela gótica a partir de su publicación de forma anónima a comienzos de 1818. La novela de Shelley se centra en los deseos del doctor Víctor Frankenstein, quien, en su afán de crear un nuevo ser mediante cadáveres, va en contra de las leyes de la naturaleza y sufre las consecuencias de su delirio; una obra moderna con tintes clásicos que rompió esquemas en el naciente género de terror. La autora se nutre de los avances técnicos de la época, la experimentación con la electricidad y los estudios avanzados de anatomía, para dar toques de realismo a su obra. En una reflexión sobre los interrogantes que atenazan la existencia del hombre, la obra trata sobre la rebelión de la persona de ciencia frente a su destino final. La historia de Frankenstein, estudiante de lo oculto y de su criatura subhumana, constituye un estremecedor derroche de imaginación y se llevaría mucho después al teatro y al cine (por primera vez respectivamente en 1923 y 1931) en múltiples ocasiones. Frankenstein no fue el científico loco o desquiciado, cliché cinematográfico que poco ha tomado de la obra original. En la novela de Shelley, se lo concibió como un hombre de ciencia, heredero del Siglo de las Luces, que todo lo analizaba bajo los dictámenes de la ciencia. Elementos similares del científico que rompe las reglas de la ciencia están presentes en autores como Robert Louis Stevenson, Isaac Asimov, Phillip K. Dick, H.P. Lovecraft o Gustav Meyrink, entre otros.
Desde 1818 Mary residió con Percy en diversas ciudades italianas. En Forencia nació, a finales de 1919, Percy Florence, el cuarto hijo que tuvo con Shelley y el único que sobrevivió. Para el matrimonio, sus años en Italia supusieron una etapa de intensa actividad intelectual y creativa. Mary escribió allí la novela autobiográfica Matilda (1920), la novela histórica Valperga (1923) y los dramas en verso Midas (1922) y Proserpina (1932). Después que su esposo falleció ahogado en el verano de 1822, Mary retornó a Inglaterra un año después junto a su hijo Percy Florence, continuando su labor literaria. Entre sus obras posteriores destaca El último hombre (1926), novela apocalíptica que, narra la futura destrucción de la raza humana por una terrible plaga de peste desconocida. Otras novelas fueron Lodore (1935) y Falkner (1837). Asímismo Mary se dedicó a difundir la obra de su marido, a quien no dejó de recordar el resto de su vida, así como a los tres primeros hijos que tuvo con él y perdió.
En 1848, su hijo Percy Florence se casó con Jane Gibson St. John y Mary se fue a vivir con ellos. Algo más de dos años después, la escritora, con mala salud desde 1939, falleció a los 53 años de edad a consecuencia de un tumor cerebral.


martes, 29 de agosto de 2017

Dinah Washington - What a difference a day makes

THERE'S A RAINBOW BEFORE ME

Recordamos el aniversario natal de la cantante estadounidense Dinah Washington con el que en 1959 supuso su primer gran hit, What a difference a day makes,  que no es sino una versión con letra inglesa escrita por Stanley Adams de Cuando vuelva a tu lado, canción compuesta por la mexicana María Grever en 1934.

What a difference a day made  (lyrics)

What a difference a day made
Twenty-four little hours
Brought the sun and the flowers
Where there used to be rain
My yesterday was blue, dear
Today I'm a part of you, dear
My lonely nights are through, dear
Since you said you were mine
Lord, what a difference a day makes
There's a rainbow before me
Skies above can't be stormy
Since that moment of bliss
That thrilling kiss
It's heaven when you
Find romance on your menu
What a difference a day made
And the difference is you


lunes, 28 de agosto de 2017

Ben Gazzara (New York City, US, 28-8-1930 / Ibid. 3-2-2012): In memoriam

ALMA DE ACERO

Hoy es aniversario natal del actor estadounidense de cine, televisión y teatro Ben Gazzara. Formado en el Actors Studio, pasó de Broadway a Hollywood pero no se ligó a ningun estudio, triunfó en la pequeña pantalla y en la grande fue uno de los primeros actores independientes, ya en producciones norteamericanas o europeas. Intérprete sobrio e introspectivo, de rostro expresivo y levemente irónico, sostuvo hasta el fin, pese a sus enfermedades, una carrera tan extensa como ecléctica. En el año 2005 el Festival de San Sebastián reconoció su trayectoria con el premio Donostia.
Biagio Anthony Gazzarra era hijo de inmigrantes italianos. Su padre fue un obrero y carpintero que inculcó en su hijo, desde pequeño, la importancia de esforzarse por cumplir los sueños de uno mismo y evitar el mal camino, tan extendido entre los jóvenes de su vecindario, el Lower East Side de Manhattan. Gracias a ello, Ben Gazzara se alejó de las pandillas callejeras y no sucumbió a una vida de delincuencia mientras descubría su amor por la actuación al participar en grupos de teatro amateur mientras era adolescente. Aunque intentó realizar estudios universitarios de ingeniería eléctrica, finalmente la idea de dedicarse a la interpretación le llevó a recibir clases del influyente director alemán Erwin Piscator y posteriormente al Actors Studio.
En la década de los 50, su carrera comenzaría a despegar gracias a distintos papeles que consiguió en la televisión y en Broadway, destacando entre estos su intervención como Brick en el estreno de "La gata sobre el tejado de zinc" de Tennessee Williams, que dirigió Elia Kazan en 1955. Tres años después la obra sería llevada al cine por Richard Brooks, pero fue Paul Newman quien consiguió el papel. Gazzara debutó en el cine con The strange one (1957) de Jack Garfein, drama con Julie Wilson donde participaron otros compañeros del Actors Studio. Destacó interpretando al teniente Frederick Manion, acusado de matar al violador de su mujer, en Anatomía de un asesinato (1959), de Otto Preminger, drama judicial con James Stewart y Lee Remick que fue nominado a siete premios Oscar. Después intervino en Llegan los bribones (1960) de Mario Monicelli, comedia italiana con Anna Magnani y Totò, Vivir es lo que importa (1961) de Phil Karlson, drama sobre un conflicto generacional en un gran hospital de Nueva York, con Fredric March, Dick Clark, Ina Balin y Eddie Albert, Cuatro convictos (1962) de Millard Kaufman, drama carcelario con Stuart Whitman y Ray Walston, y La ciudad prisionera (1962) de Joseph Anthony, drama bélico con David Niven y Lea Massari. Luego se hizo muy conocido por su protagonismo en las series televisivas Arresto y juicio (1963) y Alma de acero (1965-1968). Otras de sus películas de la década fueron Vida sin freno (1965) de Walter Grauman, drama con Suzanne Pleshette y Bradford Dillman, Si hoy es martes, esto es Bélgica (1969) de Mel Stuart, comedia con Suzanne Pleshette y Ian McShane donde hacía un cameo, El puente de Remagen (1969) de John Guillermin, film bélico con George Segal y Robert Vaughn.
En los años 70 se convirtió en actor fetiche de su amigo y director John Cassavetes, que contó con él para sus películas indies Maridos (1970), comedia dramática coral con Peter Falk y John Cassavetes, El asesinato de un corredor de apuestas chino (1976), drama donde encarnó a Cosmo Vitelli, propietario de un local de strip-tease, y Noche de estreno (1977), drama psicológico sobre el mundo del teatro, con Gena Rowlands y el propio Cassavetes. Otros títulos de esos años fueron La ruta del opio (1972) de Ferdinando Baldi, thriller italiano con Silvia Monti y Fausto Tozzi, Odisea bajo el mar (1973) de Daniel Petrie, film de ciencia-ficción con Yvette Mimieux, Walter Pidgeon y Ernest Borgnine, Capone (1975) de Steve Carver, thriller biográfico sobre el famoso gangster de los años 20, con Harry Guardino, Susan Blakely y John Cassavetes, Grupo suicida (1976) de Remi Kramer, drama de acción con Britt Ekland, Paul Winfield y Keenan Wynn, El viaje de los malditos (1976) de Stuart Rosenberg, drama con Faye Dunaway, Max von Sydow, Oskar Werner, Malcolm McDowell, Orson Welles, James Mason, Lee Grant y  Katharine Ross, Saint Jack (1979) de Peter Bogdanovich, drama sobre el propietario de un burdel en Singapur, con Denholm Elliott, Lazos de sangre (1979) de Terence Young, thriller donde, junto a Audrey Hepburn (con quien tuvo un affair amoroso durante el rodaje), encabezó un reparto multiestelar.
Parecida trayectoria siguió en los 80, compaginando trabajos en televisión y cine (éstos a menudo en Italia, donde era propietario de una casa en Umbría), con títulos de eco limitado,como Inchon (1981) de Terence Young, drama bélico con Laurence Olivier, Jacqueline Bisset, Toshirô Mifune y Richard Roundtree, Todos rieron (1981) de Peter Bogdanovich, comedia de enredo con Audrey Hepburn y John Ritter, Ordinaria locura (1981) de Marco Ferreri, drama basado en relatos de Charles Bukowski, con Ornella Muti y Susan Tyrrell, La muchacha de Trieste (1982) de Pasquale Festa Campanile, thriller con Ornella Muti, El profesor (1986) de Giuseppe Tornatore, drama con Laura del Sol, Control (1987) de Giuliano Montaldo, thriller con Zeudi Araya, Erland Josephson, Kate Nelligan y  Burt Lancaster, Más rápido que el ojo (1988) de Nicolas Gessner, thriller suizo con Mary Crosby, Don Bosco (1988) de Leandro Castellani, drama biográfico sobre un sacerdote italiano del siglo XIX, con Patsy Kensit, o De profesión: duro (1989) de Rowdy Herrington, thriller de acción con Patrick Swayze.
El resto de su filmografía, también internacional pero en general de mayor repercusión interpretando papeles de carácter, incluye: Los de enfrente (1993) de Jesús Garay, drama de producción española, con Juanjo Puigcorbé y Carme Elias, Conspiración en la sombra (1997) de George Pan Cosmatos, thriller político con Charlie Sheen, Donald Sutherland y Linda Hamilton, Despedida de soltero sangrienta (1997) de Gavin Wilding, thriller de acción con Mario Van Peebles, Andrew McCarthy y Kevin Dillon, La trama (1997) de David Mamet, thriller con Felicity HuffmanRicky Jay, Steve Martin, Rebecca Pidgeon y Campbell Scott, El gran Lebowski (1998) de Joel Coen, comedia negra con Jeff Bridges, John Goodman, Julianne Moore, Steve Buscemi y John Turturro, Happiness (1998) de Todd Solondz, comedia negra de historias cruzadas premiada por la crítica en Cannes, Illuminata (1999) de John Turturro, comedia protagonizada por su director sobre el mundo del teatro a principios del siglo XX,  Buffalo '66 (1998) de Vincent Gallo, comedia dramática con Gallo y Christina Ricci, Nadie está a salvo de Sam (1999) de Spike Lee, thriller con  John Leguizamo, Adrien Brody, Mira Sorvino y Jennifer Esposito, El secreto de Thomas Crown (1999) de John McTiernan, thriller con Pierce Brosnan, Rene Russo y Denis Leary, Lista cerrada (2000) de Sylvain Guy, thriller con  Ryan O'Neal, Dogville (2003) de Lars von Trier, drama sobre la Norteamérica rural de los años 30, con reparto multiestelar internacional encabezado por Nicole Kidman, En busca de Palladin (2008) de Andrzej Krakowski, comedia con David Moscow y Talia Shire, 13 (2010) de Géla Babluani, thriller de historias cruzadas con Sam Riley, Mickey Rourke y Jason Statham, Christopher Roth (2010) de Maxime Alexandre, thriller belga de terror con  Joaquim de Almeida y Anna Galiena, o Chez Gino (2011) de Samuel Benchetrit, comedia francesa con José Garcia. 
Ben Gazzara tuvo tres esposas, divorciándose de las dos primeras, las actrices Louise Erickson (1951–57) y Janice Rule (1961-1982), naciendo su hija Elizabeth de esta segunda unión. Con la alemana Elke Stuckmann se casó en 1982, adoptando a Danja, hija de un matrimonio previo de ella, y ambos permanecieron juntos hasta la muerte del actor en 2012. Gran fumador y bebedor, confesó su continua lucha contra la depresión. En 1999 fue diagnosticado de cáncer de laringe, en 2005 sufrió un accidente cerebrovascular y siete años después falleció de cáncer de páncreas a los 81 años.