Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

jueves, 13 de julio de 2017

Tribute to Jacques Perrin (Paris, France, 13-7-1941)

DULZURA Y TALENTO

El actor y productor cinematográfico francés Jacques Perrin cumple hoy 76 años. Criado en el ambiente teatral de su familia, se reveló en la pantalla siendo un guapo adolescente de ojos claros que irradiaba un encanto juvenil algo melancólico en La chica con la maleta, una de las mejores cintas de la cinematografía italiana de los años 60. Mayoritariamente ligada al cine de autor, su carrera se ha desarrollado tanto en Francia como en Italia, países en los que ha trabajado con importantes directores e intervenido en varios clásicos. Su filmografía como productor abarca más de treinta títulos, incluyendo varios documentales. Nombrado Oficial de la Legión de Honor en 2007, fue promovido a Comandante de la misma en 2016. Desde diciembre de ese año es miembro de la Academia de las Bellas Artes francesa.
Hijo de un director y una actriz teatral, Jacques André Simonet estudió arte dramático en el Conservatorio parisino, donde debutó en la escena a los quince años. Con el nombre de Jacques Perrin (tomando el apellido de su madre), pronto pasó al cine, apareciendo en películas como Arsénico, señor comisario (1957) de Claude Boissol, comedia criminal protagonizada por Jean Richard y Nicole Courcel, Los tramposos (1958) de Marcel Carné, drama juvenil con Jacques Charrier, Pascale Petit, Laurent Terzieff y Andréa Parisy, o La verdad (1960) de Henri Georges Clouzot, drama judicial con protagonismo de Brigitte Bardot.
Su sensible interpretación en La chica con la maleta (1961) de Valerio Zurlini, atractiva y conmovedora combinación de melodrama y crítica social donde compartió créditos con Claudia Cardinale, le hizo famoso de la noche a la mañana y a partir de ahí su carrera se internacionalizó. Después actuó junto Marcello Mastroianni en Crónica familiar (1962), también de Valerio Zurlini, drama basado en una novela de Vasco Pratolini que ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes. Otras de sus películas importantes fueron Proceso en Venecia (1963) de Duccio Tessari, drama ambientado en el siglo XVI, con Michèle Morgan, Enrico Maria Salerno, Sylva Koscina y Stefania Sandrelli, La corrupción (1963) de Mauro Bolognini, drama con Alain Cuny y Rosanna Schiaffino, Vidas ardientes (1964) de Florestano Vancini, drama con Catherine Spaak, Fabrizio Capucci y Gabriele Ferzetti, Sangre en Indochina (1965) de Pierre Schoendoerffer, drama bélico con Bruno Cremer, Los raíles del crimen (1965) de Costa-Gavras, thriller policiaco con Catherine Allégret, Simone Signoret, Michel Piccoli, Yves Montand y Jean-Louis Trintignant, o La línea de demarcación (1966) de Claude Chabrol, drama ambientado en la Francia ocupada de 1941, con Jean Seberg, Maurice Ronet y Daniel Gélin. En el Festival de Venecia recibió la Copa Volpi al mejor actor por Un hombre dividido (1966) de Vittorio de Seta, drama con Lea Padovani donde interpretaba a un joven escritor que se vuelve loco y por La busca (1966) de Angelino Fons, drama español de época basado en una novela de Pío Baroja. Siguieron títulos como Las señoritas de Rochefort (1967) de Jacques Demy, delicioso musical con las hermanas Catherine Deneuve y Françoise Dorléac en el que también actuaron Danielle Darrieux, George Chakiris y Gene Kelly, Sobra un hombre (1967) de Costa-Gavras, drama bélico con Jean-Claude Brialy, Bruno Cremer, Gérard Blain, Claude Brasseur, Michel Piccoli, François Périer y Charles Vanel, El ingenuo (1967) de Pierre Granier-Deferre, drama con Eva Renzi, La espuma de los días (1968) de Charles Belmont, adaptación de la novela homónima de Boris Vian, con Marie-France Pisier, Sami Frey y Alexandra Stewart, Z (1969) de Costa-Gavras, thriller politico con Yves Montand, Irene Papas y Jean-Louis Trintignant en cuya producción participó y que fue muy premiado, ganando entre otros reconocimientos el Globo de Oro y el Oscar a la mejor película en lengua extranjera, o La invitada (1969) de Vittorio de Seta, drama con Joanna Shimkus y Michel Piccoli.
En las décadas siguientes continuó su carrera actuando en buen número de películas, entre las que figuran: Piel de asno (1970) de Jacques Demy, adaptación musical del cuento de Perrault con Catherine Deneuve, Jean Marais, Micheline Presle y Delphine Seyrig, Goya, historia de una soledad (1971) de Nino Quevedo, drama biográfico de producción española, con Francisco Rabal e Irina Demick, Blanche (1972) de Walerian Borowczyk, drama histórico con Michel Simon, Georges Wilson y Ligia Branice, Estado de sitio (1973) de Costa-Gavras, drama político con protagonismo de Yves Montand en el que también intervino como productor, al igual que en Sección especial (1975) de Costa-Gavras, drama político con Louis Seigneur, Michael Lonsdale, Ivo Garrani y François Maistre, El desierto de los tártaros (1976) de Valerio Zurlini, drama militar de época (que también coprodujo) con Vittorio Gassman, Giuliano Gemma, Helmut Griem, Philippe Noiret, Francisco Rabal, Fernando Rey, Laurent Terzieff, Jean-Louis Trintignant y Max von Sydow, Poder y corrupción (1978) de Etienne Périer, drama en el que volvió a coincidir con Claudia Cardinale, además de con Michel Piccoli, Un traje negro para un asesino (1981) de José Giovanni, drama con Annie Girardot, Claude Brasseur y Bruno Cremer, Una gata ardiente (1984) de Christopher Frank, drama erótico con Bernard Giraudeau, Valérie Kaprisky y Caroline Cellier, Palabras y música (1985) de Elie Chouraqui, drama con Catherine Deneuve, Christophe Lambert y Richard Anconina, Palabra de ley (1985) de José Pinheiro, thriller de acción con Alain Delon, Cinema Paradiso (1988) de Giuseppe Tornatore, melodrama con Philippe Noiret y Salvatore Cascio que obtuvo un gran éxito internacional además del Premio Especial del Jurado en Cannes, el BAFTA, el Globo de Oro y el Oscar a la mejor película extranjera, Vainilla y fresa (1989) de Gérard Oury, comedia de espionaje con Pierre Arditi, Sabine Azéma, Isaach De Bankolé y Riccardo Cucciolla, La fuga del paraíso (1990) de Ettore Pasculli, film de ciencia-ficción con Paolo Bonacelli, Horst Buccholz y Aurore Clément, Están todos bien (1990) de Giuseppe Tornatore, drama con Marcello Mastroianni, La huída del inocente (1992) de Carlo Carlei, drama con Manuel Colao y Francesca Neri, La escena del crimen (2000) de Frédéric Schoendoerffer, thriller con Charles Berling y André Dussollier, El pacto de los lobos (2001) de Christophe Gans, film de aventuras en el siglo XVIII con Samuel Le Bihan, Vincent Cassel, Emilie Dequenne, Monica Bellucci, Jeremie Renier y Mark Dacascos, Te quiero, Eugenio (2002) de Francisco Josè Fernandez, drama con Giancarlo Giannini y Giuliana De Sio, Los chicos del coro (2004) de Christophe Barratier, comedia dramática de gran éxito con Gérard Jugnot, François Berléand y Kad Merad en la que también fue coproductor, El pequeño teniente (2005) de Xavier Beauvois, thriller con Nathalie Baye, Jalil Lespert y Roschdy Zem, El infierno (2005) de Danis Tanović, drama con Emmanuelle Béart, Karin Viard, Marie Gillain, Guillaume Canet y Jacques Gamblin, o París, París (2008) de Christophe Barratier, drama musical con Gérard Jugnot, Clovis Cornillac y Kad Merad que coprodujo asímismo. Entre 1957 y 1962 actuó en varias obras teatrales y, desde los años 80, también ha trabajado asiduamente en la televisión. 
Perrin ha ejercido como productor, además de en las películas mencionadas anteriormente, en otras varias decenas, entre las que figuran Negros y blancos en color (1976) de Jean-Jacques Annaud, producción de Costa de Marfil ganadora del Oscar a la mejor película en lengua no inglesa, así como en muchas de aquellas en que intervino como actor y diversos documentales, como Microcosmos (1996), por el que ganó el premio César en esa especialidad o Himalaya (1999), nominado al Oscar. Incluso codirigió con Jacques Cluzaud los documentales Nómadas del viento (2001) y Océanos (2009).
De un primer matrimonio nació en 1975 su hijo Mathieu Simonet. Desde 1995 está casado con Valentine, con quien ha tenido dos hijos, Maxence Perrin (1995) y Lancelot Perrin (2000). Los dos mayores están siguiendo sus pasos.

 
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario