Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

lunes, 10 de abril de 2017

Caterina Caselli - Nessuno mi può giudicare

TRIBUTO A CATERINA CASELLI (Modena, Italia, 10-4-1946)

La cantante italiana Caterina Caselli cumple hoy 71 años. Revelada en el Festival de Sanremo 1966, fue muy popular sobre todo en los años 60, pero se retiró mediada la década siguiente, antes de cumplir los treinta años. En su época de mayor éxito fue conocida como 'Casco d'oro'.
Caterina Caselli comenzó su carrera musical a los diecisiete años, grabando su primer single en 1964.  Su gran oportunidad llegó cuando un ya consagrado Adriano Celentano descartó la canción Nessuno mi può giudicare, escrita para que él la presentase en el festival de Sanremo 1966 (en el que finalmente compitiría sin suerte con Il ragazzo della via Gluck) y su discográfica la adjudicó a la joven y entonces casi desconocida intérprete de Modena. En esa edición sanremese Caselli fue la gran revelación. Para la ocasión se hizo teñir el pelo de rubio y, con aires beat, actuó con gran desenvoltura cautivando al público. El cantante americano Gene Pitney se hizo cargo de la segunda versión y Nessuno mi può giudicare consiguió el segundo puesto en la final tras la ganadora Dio come ti amo, que cantaron Domenico Modugno y Gigliola Cinquetti. La canción causó furor en Italia, se mantuvo once semanas consecutivas en el número uno de las listas de éxitos, vendió más discos que ninguna otra de aquel festival (más de un millón de copias) y también alcanzó gran difusión en otros paises europeos y americanos como Francia, España, Argentina, Chile, Colombia o Brasil. El peinado de Caterina, un homenaje a The Beatles, hizo que en Italia la llamasen 'Casco d'oro', nombre que asímismo fue dado a su primer álbum.
Su enorme popularidad propició que Caselli apareciese en ocho películas en menos de dos años. Otros singles exitosos de 1966 fueron L'uomo d'oro / Perdono y Cento giorni / Tutto nero. Menor fortuna tuvo en Sanremo 1967 con Il cammino di ogni speranza, que también interpretaron Sonny & Cher, pues la canción fue eliminada en la semifinal, si bien después el disco obtuvo un buen número de ventas, al igual que otras canciones editadas ese año como Sole spento o Sono bugiarda, o el siguiente, como Il volto della vita, L'orologio y, sobre todo, Insieme a te non ci sto più e Il carnevale. Nuevamente en Sanremo, presentó junto a Johnny Dorelli la canción Il gioco dell´amore (1969), que se clasificó en octava posición, y en las dos ediciones siguientes: Re di cuori (1970), con Nino Ferrer, en el decimocuarto puesto, y Ninna nanna (cuore mio) (1971), con I Dik Dik, en el décimo puesto. La casa degli angeli fue otra canción destacada de 1971.
Sin embargo, sucesivamente los éxitos fueron escaseando y Caselli decidió retirarse de la escena musical en 1975. En adelante se dedicó a cuidar de su hijo Filippo, habido de su matrimonio en 1970 con Piero Sugar, y a ejercer como productora discográfica y descubridora de talentos. Eventualmente volvió por última vez a Sanremo en 1990 con la canción Bisognerebbe non pensare che a te. Luego ha participado en alguna ocasión junto a otros artistas en conciertos benéficos.



Nessuno mi può giudicare, composición de Luciano Beretta y Miki Del Prete (letra) y Daniele Pace y Mario Panzeri (música), después de su éxito en Sanremo 1966 se convirtió en el mayor éxito de ventas de toda la discografía de Caterina Caselli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario