Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

viernes, 17 de febrero de 2017

Arthur Kennedy (Worcester, Massachusetts, US, 17-2-1914 / Branford, Connecticut, US, 5-1-1990): In memoriam

NATURALIDAD DRAMÁTICA

Hoy es aniversario natal del actor estadounidense de cine y teatro Arthur Kennedy, uno de los intérpretes de carácter más destacados en los años 40 y 50. Procedente de Broadway llegó a Hollywood gracias a que James Cagney lo recomendó a la Warner, compañía donde ejercitó su aprendizaje cinematográfico. Aunque en su extensa filmografía hay títulos de casi todos los géneros (excepto comedias), frecuentó el cine negro y el western. Intérprete eminentemente dramático de notable sobriedad y eficacia, se le daban especialmente bien los personajes débiles o ambiguos y participó en más de una decena de clásicos. Trabajó a las órdenes de directores tan importantes como Raoul Walsh, Howard Hawks, Elia Kazan, Anthony Mann, Fritz Lang, Nicholas Ray, William Wyler, Vincente Minnelli, Richard Brooks, Richard Fleischer, John Ford o Henry Hathaway. Fué candidato al Oscar en cinco ocasiones (cuatro como actor secundario y una como protagonista), ganó un Globo de Oro y un Tony.
Hijo de un dentista, John Arthur Kennedy estudió arte dramático en la universidad privada de Carnegie, Pittsburgh, graduándose en 1934. Después se trasladó a Nueva York, donde se unió al Group Theatre, seguidor de las enseñanzas de Stanislavski, saliendo entonces de gira con una compañía de repertorio clásico. En 1937 debutó en Broadway y tres años después en el cine, contratado por Warner Bros. para interpretar al hermano menor de James Cagney en Ciudad de conquista (1940) de Anatole Litvak, drama deportivo también protagonizado por Ann Sheridan. Entre sus películas siguientes figuran El último refugio (1941) de Raoul Walsh, noir con Humphrey Bogart y Ida Lupino, Murieron con las botas puestas (1941) de Raoul Walsh, western con Errol Flynn y Olivia de Havilland, Jornada desesperada (1942) de Raoul Walsh, film bélico con Errol Flynn y Ronald Reagan, o El bombardero heroico (1943) de Howard Hawks, film bélico con John Garfield, Gig Young, Harry Carey y George Tobias.
Durante la Segunda Guerra Mundial, entre 1943 y 1945, sirvió en el ejército aéreo norteamericano haciendo films de entrenamiento como narrador y actor. De vuelta en Hollywood apareció en Predilección (1946) de Curtis Bernhardt, drama biográfico sobre las hermanas Brontë, con Ida Lupino, Paul Henreid, Olivia de Havilland y Sydney Greenstreet, El justiciero (1947) de Elia Kazan, noir con Dana Andrews, Jane Wyatt y Lee J. Cobb, Cheyenne (1947) de Raoul Walsh, western con Dennis Morgan y Jane Wyman, Mares de arena (1949) de John Sturges, western con Randolph Scott y Ella Raines, El ídolo de barro (1949) de Mark Robson, noir con Kirk Douglas y Marilyn Maxwell sobre el mundo del boxeo, que supuso a Kennedy su primera candidatura al Oscar al mejor actor secundario, La ventana (1949) de Ted Tetzlaff, thriller de intriga con Barbara Hale, Bobby Driscoll, Paul Stewart y Ruth Roman, Demasiado tarde para lágrimas (1949) de Byron Haskin, noir con Lizabeth Scott, Don DeFore y Dan Duryea, o El misterio de una desconocida (1949) de Lewis Allen, noir con Alan Ladd y Donna Reed. En uno de sus esporádicos retornos a Broadway actuó en "Muerte de un viajante" (1949) de Arthur Miller, consiguiendo un premio Tony al mejor actor secundario por su papel de Biff.
En los años 50 consolidó su prestigio interpretativo con títulos como El zoo de cristal (1950) de Irving Rapper, drama según la obra de Tennessee Williams, con Jane Wyman, Kirk Douglas y Gertrude Lawrence, Nuevo amanecer (1951) de Mark Robson, drama bélico con Peggy Dow y Julia Adams por el que Kennedy obtuvo su segunda nominación al Oscar, esta vez como actor protagonista, Sólo una bandera (1951) de William Dieterle, western ambientado en la Guerra de Secesión americana, con Alan Ladd, Lizabeth Scott y John Ireland, Horizontes lejanos (1952) de Anthony Mann, western con James Stewart, Julia Adams y Rock Hudson, Encubridora (1952) de Fritz Lang, western con Marlene Dietrich y Mel Ferrer, Hombres errantes (1952) de Nicholas Ray, western con Susan Hayward, Robert Mitchum y Arthur Hunnicutt, Fuga sangrienta (1955) de Lewis R. Foster, drama criminal con William Bendix, El hombre de Laramie (1955) de Anthony Mann, western con James Stewart, Horas desesperadas (1955) de William Wyler, thriller con Humphrey Bogart y Fredric March, La furia de los justos (1955), de Mark Robson, drama judicial con Glenn Ford y Dorothy McGuire por el que Kennedy consiguió un Globo de Oro al mejor actor secundario y una tercera nominación al Oscar, La aurora desnuda (1956) de Edgar G. Ulmer, western con Betta St. John, Aquellos duros años (1955) de Rudolph Maté, western con Tony Curtis y Colleen Miller, Vidas borrascosas (1957) de Mark Robson, exitoso melodrama con Lana Turner que le valió una cuarta candidatura al Oscar (tercera como mejor actor secundario), El crepúsculo de los audaces (1958) de Joseph Pevney, drama de aventuras con Rock Hudson y Cyd Charisse, Como un torrente (1958) de Vincente Minnelli, magnífico drama que adaptaba una novela de James Jones, con  Frank Sinatra, Dean Martin, Shirley MacLaine, Martha Hyer y Nancy Gates, por el que fue nominado al Oscar por quinta vez (cuarta como mejor actor secundario), o En una isla tranquila al sur (1959) de Delmer Daves, melodrama con Richard Egan, Dorothy McGuire, Sandra Dee y Troy Donahue.
Su estatus permaneció incólume en la década siguiente, participando en El fuego y la palabra (1960) de Richard Brooks, drama religioso con Burt Lancaster y Jean Simmons, El tren de las 4:50 (1961) de George Pollock, adaptación de una novela de Agatha Christie, con  Margaret Rutherford, Muriel Pavlow, James Robertson Justice, Barrabás (1961) de Richard Fleischer, peplum religioso con  Anthony Quinn, Silvana Mangano, Vittorio Gassman, Jack Palance y Ernest Borgnine, Cuando se tienen veinte años (1962) de Martin Ritt, drama con Richard Beymer, Diane Baker y Paul Newman, Lawrence de Arabia (1962) de David Lean, drama histórico-biográfico con Peter O'Toole, Alec Guinness, Anthony Quinn, Jack Hawkins y José Ferrer, El gran combate (1964) de John Ford, western con Richard Widmark, Carroll Baker, Karl Malden, Sal Mineo, Ricardo Montalbán, Dolores del Río, Gilbert Roland, James Stewart y Edward G. Robinson, Joaquín Murrieta (1965) de George Sherman, spaghetti-western con Jeffrey Hunter y Diana Lorys, Alegre amanecer (1965) de Alex Segal, drama con Richard Chamberlain e Yvette Mimieux, Nevada Smith (1966) de Henry Hathaway, western con Steve McQueen, Viaje alucinante (1966) de Richard Fleischer, film de ciencia-ficción con Stephen Boyd, Raquel Welch y Edmond O'BrienLa chica del lunes (1967) de Leopoldo Torre Nilsson, drama de producción argentina, con  Geraldine Page, Las pistolas del infierno (1968) de Jerry Thorpe, western con Glenn Ford y Dean Jagger, Un minuto para rezar, un segundo para morir (1968) de Franco Giraldi, spaghetti-western con Alex Cord y Robert Ryan, La batalla de Anzio (1968) de Edward Dmytryk y Duilio Coletti, film bélico con  Robert Mitchum y Peter Falk, Héroes (1969) de David Miller, drama social con Michael Douglas y Teresa Wright, o Arma de dos filos (1969) de Samuel Fuller, thriller de acción con Burt Reynolds.
El resto de su filmografía lo componen producciones de menor relieve como El besamanos (1971) de Vittorio Schiraldi, thriller criminal con John Saxon y Agostina Belli, No profanar el sueño de los muertos (1974) de Jorge Grau, mezcla de terror y ciencia-ficción, con Ray Lovelock y Cristina Galbó, El anticristo (1974) de Alberto de Martino, film de terror con Carla Gravina y Mel Ferrer, Roma a mano armada (1976) de Umberto Lenzi, thriller de acción con Maurizio Merli, La centinela (1977) de Michael Winner, drama de terror con Cristina Raines y Chris Sarandon, Ciclón (1978) de René Cardona Jr., film de aventuras con Carroll Baker, El humanoide (1979) de Aldo Lado, film de ciencia-ficción con Richard Kiel, o Señales de vida (1989) de John David Coles, drama rural con Beau Bridges y Vincent D'Onofrio. En la última etapa de su carrera también trabajó en la televisión.
Arthur Kennedy estuvo casado treinta y siete años con la misma mujer, la actriz Mary Cheffey, con la que tuvo dos hijos, durando el matrimonio desde 1938 hasta que ella murió en 1975. En sus últimos años el actor sufrió de cáncer de tiroides. Falleció de un tumor cerebral a los 75 años. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario