Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

miércoles, 26 de abril de 2017

Edward Arnold (New York City, US, 18-2-1890 / Encino, California, US, 26-4-1956): In memoriam

ACTOR - ESTRELLA  DE CARÁCTER

Hoy se cumplen sesenta y un años del fallecimiento del actor estadounidense Edward Arnold. De físico robusto y corpulento y voz grave, fue una popular personalidad de la pantalla durante más de tres décadas en las que apareció en alrededor de ciento cincuenta películas. Actor de carácter que en bastantes ocasiones encabezó repartos o compartió créditos con importantes estrellas, se especializó en personajes de autoridad o dominantes (a veces villanos astutos,  magnates fanfarrones o políticos corruptos). Siempre muy solicitado, a veces participó en dos rodajes al mismo tiempo.
Nacido Gunther Edward Arnold Schneider, era hijo de inmigrantes alemanes. A los diecisiete años inició su carrera de actor en escenarios neoyorquinos y diez años después debutó en el cine después de haber trabajado como extra para la compañía Essanay. En 1919 regresó al teatro y no volvió a aparecer en una película hasta la llegada del sonoro.
Entre las películas de esta etapa figuran Okay, America! (1932) de Tay Garnett, drama protagonizado por Lew Ayres, Sábado de juerga (1932) de William A. Seiter, drama con  Cary Grant, Nancy Carroll y Randolph Scott, Tres vidas de mujer (1932) de Mervyn LeRoy, drama con Joan Blondell, Warren William, Ann Dvorak y Bette Davis, Rasputin y la zarina (1932) de Richard Boleslawski, drama histórico con John Barrymore, Ethel Barrymore, Lionel Barrymore, La hermana blanca (1933) de Victor Fleming, drama romántico con Helen Hayes y Clark Gable, Una noche en El Cairo (1933) de Sam Wood, drama de aventuras con Ramon Novarro, Su última pelea (1933) de Archie Mayo, drama con Douglas Fairbanks Jr. y Loretta Young, Sólo con su amor (1933) de Marion Gering, drama con Sylvia Sidney, No soy un ángel (1933) de Wesley Ruggles, comedia con Mae West y Cary Grant, Escándalos romanos (1933) de Frank Tuttle, comedia musical con Eddie Cantor, Así ama la mujer (1934) de Clarence Brown, drama con Joan Crawford, Princesa por un mes (1934) de Marion Gering, comedia con Sylvia Sidney y Cary Grant, Doble secuestro (1934) de Murray Roth, drama con  Phillips Holmes y Mary Carlisle, Mercaderes de la muerte (1934) de William A. Wellman, drama donde Arnold fue el protagonista, El Cardenal Richelieu (1935) de Rowland V. Lee, drama histórico con George Arliss, o La llave de cristal (1935) de Frank Tuttle, drama de intriga con George Raft.
Alcanzó rango estelar a partir de El hombre de los brillantes (1935) de A. Edward Sutherland, drama biográfico donde encabezó un reparto que secundaban  Jean Arthur y Binnie Barnes, al que siguieron ¿Recuerdas lo de anoche? (1935) de James Whale, que protagonizó junto a  Constance Cummings, Crimen y castigo (1935) de Josef von Sternberg, adaptación de la novela de Dostoievski, con Peter Lorre, Oro en el Pacífico (1936) de James Cruze, western con Lee Tracy y Binnie Barnes donde también encabezó el reparto, al igual que en Rivales (1936) de Howard Hawks y William Wyler, drama rural basado en una novela de Edna Ferber, con Joel McCrea y Frances Farmer, Una chica afortunada (1937) de Mitchell Leisen, comedia con Jean Arthur y Ray Milland, El ídolo de Nueva York (1937) de Rowland V. Lee, drama biográfico donde su nombre figuraba por delante de los de Cary Grant, Frances Farmer y Jack Oakie, El gong de la victoria (1938) de Richard Thorpe, drama boxístico con  Robert Taylor, o Vive como quieras (1938) de Frank Capra, comedia donde compartió créditos con Jean Arthur, Lionel Barrymore y James Stewart, que ganó el Oscar a la mejor película.
Curiosamente, cuando estaba en la cima de su popularidad, Arnold fue incluido en la famosa lista de estrellas que en mayo de 1938 los exhibidores consideraban "veneno para la taquilla", en la que también figuraban Greta Garbo, Marlene Dietrich, Mae West, Joan Crawford, Kay Francis, Norma Shearer, Luise Rainer, John Barrymore, Dolores del Río, Katharine Hepburn y Fred Astaire, figuras de primera magnitud cuyos entipendios encarecían tanto el coste de las producciones en que intervenían, que éstas acababan por no resultar rentables. Por contra, otra lista paralela mencionaba a otras estrellas que "merecían sus altos salarios", entre ellas Shirley Temple, Clark Gable, Gary Cooper, Bette Davis, Myrna Loy, William Powell, Jean Arthur, Spencer Tracy, Cary Grant y Carole Lombard. 
A pesar de tan dudoso honor, a Arnold no le faltó el trabajo y continuó apareciendo en títulos como Un tenorio improvisado (1939) de Mark Sandrich, comedia musical con Jack Benny y Dorothy Lamour, Caballero sin espada (1939) de Frank Capra, comedia dramática con Jean Arthur y James Stewart, Con su misma arma (1939) de Tay Garnett, comedia dramática de intriga con Pat O'Brien y Broderick Crawford, Johnny Apollo (1940) de Henry Hathaway, drama criminal con Tyrone Power y Dorothy Lamour, La reina de la canción (1940) de Irving Cummings, musical biográfico sobre la cantante Lillian Russell, con Alice Faye, Don Ameche y Henry Fonda, Una mujer de carácter (1941) de Frank Lloyd, western en tono de comedia con  Loretta Young, Juan Nadie (1941) de Frank Capra, comedia dramática con Gary Cooper y Barbara Stanwyck, 24 horas sin mentir (1941) de Elliott Nugent, comedia con Bob Hope y  Paulette Goddard, El hombre que vendió su alma (1941) de William Dieterle, drama con Walter Huston y James Craig, Senda prohibida (1941) de Mervyn LeRoy, thriller criminal con Robert Taylor y Lana Turner, Cuando Eva flaquea (1941) de Norman Taurog, comedia con Rosalind Russell y Walter Pidgeon, Ojos en la noche (1942) de Fred Zinnemann, film de misterio con Ann Harding, Amor sin refugio (1944) de Sidney Lanfield, comedia con Paulette Goddard y Fred MacMurray, El príncipe mendigo (1944) de William Dieterle, fantasía de aventuras con Ronald Colman y Marlene Dietrich, La señora Parkington (1944) de Tay Garnett, drama con  Greer Garson y Walter Pidgeon, Fin de semana (1945) de Robert Z. Leonard, comedia con  Ginger Rogers, Lana Turner, Walter Pidgeon y Van Johnson, Querida Ruth (1947) de William D. Russell, comedia romántica con William Holden y Joan Caulfield, Mercaderes de ilusiones (1947) de Jack Conway, comedia romántica con Clark Gable y Deborah Kerr, Sublime decisión (1948) de  Sam Wood, drama bélico con Clark Gable, Walter Pidgeon, Van Johnson y Brian Donlevy, Llévame a ver el partido (1949) de Busby Berkeley, musical con Frank Sinatra, Esther Williams y Gene Kelly, Querida esposa (1949) de Richard Haydn, comedia con William Holden y Joan Caulfield, La reina del oeste (1950) de George Sidney, musical biográfico con Betty Hutton y Howard Keel, Mi adorable chiquilla (1951) de William A. Seiter, comedia con  Mona Freeman, Bellezas por casar (1952) de Henry Levin, comedia con Jeanne Crain, Myrna Loy, Debra Paget y Jeffrey Hunter, La ciudad que nunca duerme (1953) de John H. Auer, drama criminal con  Gig Young, Mala Powers y William Talman, Viviendo su vida (1954) de Norman Taurog, comedia con Dean Martin, Jerry Lewis y Janet Leigh, Conspiración en Houston (1956) de William Castle, drama criminal con Gene Barry y Barbara Hale, o La hija del embajador (1956) de Norman Krasna, comedia romántica con Olivia de Havilland, John Forsythe, Myrna Loy y Adolphe Menjou.  
Edward Arnold se caso tres veces y sus dos primeros matrimonios acabaron en divorcio. Su esposas fueron Harriet Marshall  (1916-1927), con la que tuvo tres hijos; Olive Emerson (1929-1949) y Cleo McLain (desde 1951 hasta que él murió). Una hemorragia cerebral acabó con la vida del actor a los 66 años.
 

martes, 25 de abril de 2017

Ella Fitzgerald - You'll have to swing it (Mr. Paganini)

CENTENARIO DE LADY ELLA

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de la gran Ella Fitzgerald. Con tan fausto motivo la recordamos con uno de sus primeros hits, que devino una de sus canciones más emblemáticas, You'll have to swing it, composición de Sam Coslow (también conocida como Mr. Paganini) que la inolvidable cantante grabó en 1936 con la Orquesta de Chick Webb.

lunes, 24 de abril de 2017

Shirley MacLaine - I'm still here (Postcards from the edge)

GOOD TIMES AND BUM TIMES

Recordamos el 83 cumpleaños de Shirley MacLaine con esta secuencia de la película Postales desde el filo (1990) de Mike Nichols, donde interpretaba a la madre de Meryl Streep y cantaba (con la letra cambiada) I'm still here, una canción que Stephen Sondheim escribió para el musical "Follies".

Barbra Streisand - Evergreen (A star is born)

MORNING GLORY AND MIDNIGHT SUN

Barbra Streisand cumple hoy 75 años. A modo de tributo, he aquí un fragmento de la película Ha nacido una estrella (1976), dirigida por Frank Pierson y coprotagonizada por Kris Kristofferson, donde cantaba Evergreen, composición suya a la que puso letra Paul Williams y que fue galardonada con el Oscar a la mejor canción.

Evergreen  (lyrics)

Love soft as an easy chair
Love fresh as the morning air
One love that is shared by two
I have found with you
Like a rose under the April snow
I was certain that our love would grow
Love ageless and evergreen
Seldom seen by two
You and I will make each night a first
Every day a beginning
Spirits rise and their dance is unrehearsed
They warm and excite us, cause we have the brightest love
Two lives that shine as one
Morning glory and midnight sun
Time we've learned to sail above
Time won't change the meaning of one love
Ageless and ever evergreen


domingo, 23 de abril de 2017

Roy Orbison - In dreams

A SILENT PRAYER LIKE DREAMERS DO

Recordamos el aniversario natal del desaparecido cantante estadounidense Roy Orbison con una de sus más bellas composiciones, In dreams, canción editada en 1963 que se convirtió en un hit internacional, llegando al nº 7 en Billboard, al 6 en las listas británicas, al 1 en las australianas, etc. La película "Blue velvet" (1986) de David Lynch la volvió a poner de actualidad.

In dreams  (lyrics)

A candy-colored clown they call the sandman
Tiptoes to my room every night
Just to sprinkle stardust and to whisper
"Go to sleep, everything is all right"
I close my eyes, then I drift away
Into the magic night, I softly say
A silent prayer like dreamers do
Then I fall asleep to dream my dreams of you
In dreams I walk with you
In dreams I talk to you
In dreams you're mine all of the time
We're together in dreams, in dreams
But just before the dawn
I awake and find you gone
I can't help it, I can't help it if I cry
I remember that you said goodbye
It's too bad that all these things
can only happen in my dreams
Only in dreams
In beautiful dreams.


London Symphony Orchestra - Dance of the Knights (Romeo and Juliet, Prokofiev)

SERGEI PROKOFIEV (Sontsovka, Russian Empire, 23-4-1891 / Moscow, Soviet Union, 5-3-1953): IN MEMORIAM

Hoy se conmemora el aniversario natal del compositor, pianista y director de orquesta ruso Sergei Prokofiev. Junto a Dimitri Shostakovich, es el mejor representante de la escuela de composición soviética contemporánea, y su obra ha dejado profunda huella en el estilo de sus compatriotas más jóvenes, como Aram Khachaturian o Dimitri Kabalevski. Es, además, uno de los grandes clásicos del siglo XX, autor de una música en la que tradición y modernidad se conjugan de manera ejemplar. Su obra bebió directamente de las fuentes de la tradición romántica rusa, si bien decidió llevarlas al extremo y, en cierto modo, caricaturizarlas. Son rasgos característicos suyos la economía formal y el ritmo punzante y marcado. Entre 1918 y 1936 residió y trabajó fuera de su país. A partir de su regreso a la Unión Soviética, y fruto de las presiones que sufría por parte del régimen comunista, su obra se volvió más sencilla, conservadora y popular, acorde con la ideología oficial del partido que requería una música adecuada para un público mayoritario.
Hijo de un ingeniero agrónomo, Sergei Sergeyevich Prokofiev recibió sus primeras lecciones musicales de su madre, pianista aficionada, con tan buen resultado que ya a los nueve años dio a conocer en una versión doméstica su primera ópera, El gigante, a la que siguieron inmediatamente tres más. En 1904 ingresó en el Conservatorio de San Petersburgo, donde tuvo como maestros, entre otros, a Anatol Liadov y Nikolai Rimski-Korsakov y empezó a interesarse por las corrientes más avanzadas de su tiempo. En este sentido, fue el 'enfant terrible' de la música rusa de la primera década del siglo XX, no sólo en su faceta de compositor, sino también en la de intérprete. Con fama de músico antirromántico y futurista, sus primeras obras, disonantes y deliberadamente escandalosas, provocaron el estupor del público. En ellas, el joven músico mostró ya algunas de las constantes que iban a definir su estilo durante toda su carrera, como son cierta tendencia a lo grotesco y una inagotable fantasía, junto a un recogido lirismo y una asombrosa capacidad para crear hermosas y sugestivas melodías, que el propio Dimitri Shostakovich reconocía y admiraba. Su famosa Sinfonía núm. 1, conocida como Sinfonía Clásica (1917), es reveladora en cuanto a esta tendencia.
Aunque el joven músico contaba con las simpatías de los revolucionarios soviéticos por su talante iconoclasta e irreverente, un año después de los hechos de octubre de 1917, Prokofiev dejó su país para instalarse en Occidente. Poco antes había terminado pero no estrenado su ópera El jugador (1917), basada en la novela de Dostoyevsky. Su fama fuera de su país le vino de su dominio del piano y su condición de virtuoso le permitió viajar por todo el mundo y ganar mucho más dinero que como compositor. Japón, Estados Unidos (donde su presentación como pianista se calificó de 'bolchevismo musical') y Francia fueron los países en que se presentó, no siempre con fortuna. Instalado en París desde 1920, se casó con la cantante española Carolina Codina (de nombre artístico Lina Llubera) en 1923, matrimonio del que nacerían dos hijos. Mientras los trabajos escritos para la compañía de los Ballets Rusos de Diaghilev: Chout (1921), El paso de acero (1926) y El hijo pródigo (1929) fueron relativamente bien recibidos, su ópera cómica El amor de las tres naranjas había sido acogida con indiferencia en su estreno en Chicago en 1921. Su estilo derivó hacia posiciones más clásicas, con lo que el componente melódico de sus composiciones ganó en importancia. Obras posteriores importantes fueron la suite El teniente Kizhé (1934), el ballet Romeo y Julieta (1936) y la sinfonía para niños Pedro y el lobo (1936).
El efecto de la Gran Depresión en Europa, su escaso éxito y la añoranza que sentía por su patria le llevaron en 1936 a regresar de forma definitiva a su país y establecerse con su familia en Moscú. Sin embargo, la Unión Soviética había experimentado profundos cambios desde que el compositor la abandonara dieciocho años antes. A la libertad de que los artistas disfrutaban en aquellos primeros tiempos había sucedido el control estatal respecto a toda creación artística, que debía ceñirse de manera obligatoria a unos cánones estrictos, los del realismo socialista. Algunas de sus obras, como la Cantata para el vigésimo aniversario de la Revolución (1937), fueron consideradas excesivamente modernas y, en consecuencia, prohibidas. En 1938 las autoridades soviéticas le retiraron el pasaporte y ese mismo año conoció a la estudiante de literatura Mira Mendelssohn y ambos se enamoraron. También Prokofiev escribió la partitura para la película Alexander Nevsky de S. M. Eisenstein, cineasta con quien volvería a colaborar años después en Iván el terrible.
En el otoño de 1941, ante la proximidad de las tropas alemanas, Sergei y otros intelectuales fueron evacuados al Cáucaso. Lina decidió quedarse en Moscú con sus dos hijos, recibiendo desde la distancia ayuda económica de su marido, que había afianzado su relación con Mira. Poco antes del fin de la II Guerra Mundial Prokofiev concluyó el ballet Cenicienta, la ópera Guerra y paz (basada en la novela de Tolstoi) y la Sinfonía nº 5. A comienzos de 1948 Sergei y Mira se casaron sin que la anterior boda con Lina fuese impedimento pues no había sido inscrita como tal en ningún consulado soviético. Poco después el Politburó condenó la música 'formalista', en la que se incluía a Prokofiev; Lina, acusada de espionaje, fue condenada a un gulag donde permanecería más de ocho años. Prokofiev compuso la ópera Cuento de un hombre auténtico (1948) pero fue nuevamente censurado. El cuento de la flor de piedra (1951) fue su último ballet y poco después creó la Sinfonía nº 7 (1952), su última obra, que le devolvió el favor del gobierno y por la cual recibió el premio Stalin.
Sergei Prokofiev falleció de una hemorragia cerebral a los 61 años el 5 de marzo de 1953 (el mismo día que Stalin). Lina no fue liberada hasta tres años después. En 1957 se reconoció oficialmente su inocencia, se le entregó un certificado de su matrimonio con Prokofiev y una pensión como viuda soviética. En 1974 abandonó la Unión Soviética y se instaló en Londres, donde creó una fundación para preservar el legado de su marido. Allí murió en 1989 a los 92 años.



La Danza de los Caballeros, correspondiente a la Suite 2ª del ballet en cuatro actos Romeo y Julieta, es una de las piezas más conocidas de Prokofiev. En el video se puede apreciar su interpretación en el año 2008 por la Orquesta Sinfónica de Londres con dirección de Valery Gergiev.

Tribute to Judy Davis (Perth, Australia, 23-4-1955)

TALENTO DE AUSTRALIA

La actriz australiana de cine, televisión y teatro Judy Davis cumple hoy 62 años. Enjuta y de pálido semblante, a menudo ha interpretado con nervio y convicción a mujeres frágiles o neuróticas y a  gran variedad de personajes históricos. En cuarenta años de carrera internacional ha destacado por su versatilidad y se la considera una de las mejores actrices de su generación. Woody Allen ha contado con ella en cinco de sus películas. Ha ganado ocho premios AACTA en su país, dos BAFTAs, dos Globos de Oro, tres Emmy y ha sido candidata al Oscar en dos ocasiones.
Judith Davis fue educada en el Loreto Convent y en el Western Australian Institute of Technology, graduándose luego en el Nacional Institute of Dramatic Art, en 1977, mismo año que debutó en la pantalla en un papel secundario.
Accedió al estrellato en Mi brillante carrera (1979) de Gillian Armstrong, drama de época con Sam Neill por el que consiguió dos premios BAFTA, uno a la mejor actriz protagonista y otro a la mejor actriz revelación. Entre las películas de su primera etapa figuran S.A.S. Los invencibles (1982) de Ian Sharp, thriller británico de acción con Lewis Collins, Pasaje a la India (1984) de David Lean, adaptación de una novela de E.M. Forster, con Peggy Ashcroft, James Fox, Alec Guinness, Nigel Havers y Victor Banerjee, que supuso a Davis una candidatura al Oscar a la mejor actriz, Kangaroo (1987) de Tim Burstall, drama basado en la novela homónima de D. H. Lawrence, con Colin Friels, Un extraño amor (1987) de Gillian Armstrong, drama con Jan Adele, Claudia Karvan y Colin Friels, o Georgia (1988) de Ben Lewin, thriller con John Bach. 
Su carrera fuera de Australia se afirmó en la década siguienrte con títulos como Alice (1990) de Woody Allen, comedia romántica con Mia Farrow, William Hurt y Joe Mantegna, Pasiones privadas de una mujer (1991) de James Lapine, drama de época con Hugh Grant, Mandy Patinkin, Bernadette Peters y Julian Sands donde interpretó a la escritora George Sands, Barton Fink (1991) de Joel Coen, drama ambientado en el Hollywood de 1941, con John Turturro y John Goodman, Donde los ángeles no se aventuran (1991) de Charles Sturridge, otro drama de época según una novela de E.M. Forster, con Helena Bonham Carter, Rupert Graves, Giovanni Guidelli y Helen Mirren, El almuerzo desnudo (1991) de David Cronenberg, drama surrealista que adaptaba la novela de William S. Burroughs, con Peter Weller, Maridos y mujeres (1992) de Woody Allen, comedia satírica con Woody Allen, Blythe Danner, Mia FarrowJuliette Lewis, Liam Neeson y Sydney Pollack, por la que Davis fue nominada al Oscar por segunda vez, en este caso, a la mejor actriz de reparto, Esto (no) es un secuestro (1994) de Ted Demme, comedia negra con Denis Leary y Kevin Spacey, Sangre y vino (1996) de Bob Rafelson, neo-noir con Jack Nicholson, Stephen Dorff, Jennifer Lopez y Michael Caine, Hijos de la revolución (1996) de Peter Duncan, comedia australiana con Sam Neill, F. Murray Abraham, Rachel Griffiths y Geoffrey Rush, Poder absoluto (1997) de Clint Eastwood, thriller político con Clint Eastwood, Gene Hackman, Ed Harris, Desmontando a Harry (1997) de Woody Allen, comedia con Woody Allen y Elisabeth Shue, o Celebrity (1998) de Woody Allen, comedia con Kenneth Branagh.
En el siglo XXI sus apariciones en la gran pantalla se han hecho más espaciadas, pudiendo ser vista en Tardes de Gaudí (2001) de Susan Seidelman, comedia de intriga con Marcia Gay Harden, Lili Taylor y Juliette Lewis, A contracorriente (2003) de Russell Mulcahy, drama con Geoffrey Rush, Maríe Antoinette (2006) de Sofia Coppola, drama histórico protagonizado por Kirsten Dunst, Separados (2006) de Peyton Reed, comedia romántica con Vince Vaughn y Jennifer Aniston, El foco de la tempestad (2011) de Fred Schepisi, drama con Geoffrey Rush y Charlotte Rampling, A Roma con amor (2012) de Woody Allen, comedia con Woody Allen, Alec Baldwin, Roberto Benigni, Penélope Cruz, Jesse Eisenberg, Greta Gerwig y Ellen Page, El extraordinario viaje de T.S. Spivet (2013) de Jean-Pierre Jeunet, comedia dramática de aventuras con Helena Bonham Carter, Callum Keith Rennie y Kyle Catlett, o La modista (2015) de Jocelyn Moorhouse, comedia dramática ambientada en la australia de los años 50, con Kate Winslet, Liam Hemsworth y Hugo Weaving.
Sus roles en televisión incluyen producciones como la miniserie Una mujer llamada Golda (1982) de Alan Gibson, donde interpretó a Golda Meir de joven, los telefims Contra el viento: La historia de Mary Lindell (1991) de Larry Elikann, por el que ganó un Globo de Oro a la mejor actriz, Un paso al frente (1995) de Jeff Bleckner, que le valió un premio Emmy a la mejor actriz secundaria, Corazones rotos (1998) de Simon Wincer, Dash and Lilly (1999) de Kathy Bates, donde encarnó a Lillian Hellman, Vidas al límite (1999) de Susan Seidelman, las miniseries La vida con Judy Garland: yo y mis sombras (2001) de Robert Allan Ackerman, por la que interpretando al personaje titular ganó media docena de premios, entre ellos un Globo de Oro y un Emmy a la mejor actriz, The Reagans (2003) de Robert Allan Ackerman, donde fue Nancy Reagan, Divorcio en Hollywood (2007) de Jon Avnet, que le valió su tercer Emmy, y Diamantes de sangre (2008) de Andy Wilson, o los telefilms Entre líneas (2011) y Arrasando el campo de batalla (2014), ambos dirigidos por David Hare. En teatro ha interpretado obras como "Piaf" (1980), "El Rey Lear" (1984), "Hedda Gabler" (1986) o "La gaviota (2011). 
Desde 1984 Judy Davis está casada con el actor británico Colin Friels. Ambos tienen dos hijos en común, Jack (1987) y Charlotte (1997) y residen en un suburbio de Sydney.