Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

martes, 21 de junio de 2016

Jean-Paul Sartre (Paris, France, 21-6-1905 / Ibíd., 15-4-1980): In memoriam

PADRE DEL EXISTENCIALISMO

Hoy es aniversario natal del filolósofo, novelista, dramaturgo, ensayista y periodista político francés Jean-Paul Sartre, uno de los principales representantes del existencialismo y de los más influyentes pensadores del siglo XX. Sostuvo que la existencia precede a la esencia, que el infierno son los otros y que el hombre es una pasión inútil. En 1964 se le concedió el Premio Nobel de Literatura, que rechazó para no dejarse recuperar por el sistema.
Jean-Paul Sartre era hijo de Jean-Baptiste Sartre, un oficial naval, y de Anne-Marie Schweitzer, hermana de Albert Schweitzer, teólogo, filósofo, musicólogo y médico misionero alemán. Su padre murió cuando él tenía pocos meses, por lo que pasó su infancia bajo la tutela de sus abuelos. Cursó estudios en el Liceo Henri IV, en la Escuela Normal Superior, donde conoció a Simone de Beauvoir -escritora con quien estableció una relación que duraría toda su vida-, en la Universidad de Friburgo (Suiza) y en el Instituto Francés de Berlín (Alemania). Doctorado en Filosofía, enseñó esta materia en varios liceos desde 1929 hasta el comienzo de la II Guerra Mundial, cuando se incorporó al Ejército. Antes había publicado su primera novela, La náusea (1938), en la que adoptó su principio básico de que la existencia precede a la esencia. Los alemanes le hicieron prisionero durante un año (1940-1941) y cuando fue liberado dio clases en Neuilly y algún tiempo después en París, participando en la Resistencia francesa. Las autoridades alemanas, desconocedoras de sus actividades secretas, permitieron la representación de su obra de teatro antiautoritaria Las moscas (1943) y la publicación de su trabajo filosófico más célebre, El ser y la nada (1943), versión personal de la filosofía existencialista de Heidegger. En esta obra concibe a los humanos como seres que crean su propio mundo al rebelarse contra la autoridad y aceptar la responsabilidad personal de sus acciones, sin el respaldo ni el auxilio de la sociedad, la moral tradicional o la fé religiosa. Al distinguir entre la existencia humana y el mundo no humano, mantenía que la existencia de los hombres se caracteriza por la nada, es decir, por la capacidad para negar y rebelarse. Su teoría del psicoanálisis existencial afirmaba la ineludible responsabilidad de todos los individuos al adoptar sus propias decisiones y hacía del reconocimiento de una absoluta libertad de elección la condición necesaria de la auténtica existencia humana.
Sartre dejó la enseñanza en 1945 para dedicarse exclusivamente a escribir y fundó, con Simone de Beauvoir y otros, Les Temps Modernes, una de las revistas de pensamiento de la izquierda más influyentes de la posguerra, de la que fue editor jefe. Se le consideró un socialista independiente activo después de 1947, crítico tanto con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) como con los Estados Unidos en los años de la Guerra fría. En la mayoría de sus escritos de la década de 1950 están presentes cuestiones políticas, incluidas sus denuncias sobre la actitud represora y violenta del Ejército francés en Argelia. Rechazó el Premio Nobel de Literatura en 1964 explicando que si lo aceptaba comprometería su integridad como escritor.
Las obras filosóficas de Sartre conjugan la fenomenología del filósofo alemán Edmund Husserl, la metafísica de los filósofos alemanes Georg Wilhelm Friedrich Hegel y Martin Heidegger, y la teoría social de Karl Marx en una visión única llamada existencialismo. Este enfoque, que relaciona la teoría filosófica con la vida, la literatura, la psicología y la acción política, suscitó un amplio interés que hizo del existencialismo un movimiento mundial. Las obras de teatro y novelas de Sartre expresan su creencia de que la libertad y la aceptación de la responsabilidad personal son los principales valores de la vida y que los individuos deben confiar en sus poderes creativos más que en la autoridad social o religiosa.
En su última obra filosófica, Crítica de la razón dialéctica (1960), trasladó el énfasis puesto en la libertad existencialista y la subjetividad por el determinismo social marxista. Sostenía que la influencia de la sociedad moderna sobre el individuo es tan grande que produce la serialización, lo que él interpreta como pérdida de identidad y que es equiparable a la enajenación marxista. El poder individual y la libertad sólo pueden recobrarse a través de la acción revolucionaria colectiva. A pesar de su llamamiento a la actividad política desde ópticas marxistas, Sartre no se afilió al Partido Comunista Francés, conservando así la libertad para criticar abiertamente las intervenciones militares soviéticas en Hungría (1956) y en Checoslovaquia (1968). También fue contrario a la política estadounidense en Vietnam y colaboró con Bertrand Russell en el establecimiento del Tribunal internacional de Estocolmo para la persecución de los crímenes de guerra. Asímismo se le considera uno de los padres espirituales del mayo francés del 68.
Otros textos de Sartre son la serie narrativa inacabada Los caminos de la libertad, que comprende La edad de la razón (1945), El aplazamiento (1945) y La muerte en el alma (1949); un estudio sobre el escritor francés Jean Genet, San Genet, comediante y mártir (1952); las obras teatrales A puerta cerrada (1944), La puta respetuosa (1946), Las manos sucias (1948), El diablo y Dios (1951), Kean (1954) y Los secuestrados de Altona (1959); su autobiografía, Las palabras (1964), y un estudio sobre el novelista francés Gustave Flaubert, El idiota de la familia (1971-1972) entre otros muchos títulos.
En 1975 se inició el progresivo quebranto de su salud; la ceguera lo apartó de la lectura y la escritura durante los últimos años de su vida, concluida a los 74 años a consecuencia de un edema pulmonar.

(Reseña biográfica procedente, con retoques, de la página El poder de la palabra)


No hay comentarios:

Publicar un comentario