Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

miércoles, 22 de junio de 2016

Erich Maria Remarque (Osnabrück, Prusia, Imperio Alemán, 22-6-1898 / Locarno, Suiza, 25-9-1970): In memoriam

MODÉLICO DESCRIPTOR DE LOS HORRORES DE LA GUERRA, PACIFISTA Y DANDY 

Hoy es aniversario natal del escritor alemán (nacionalizado estadounidense en 1947) Erich Maria Remarque. Perteneció a la generación de escritores alemanes que vivieron la experiencia de las dos guerras mundiales. Pacifista contumaz, adquirió celebridad internacional con su novela Sin novedad en el frente, contundente descripción de los horrores de la guerra, con la que ganó una fortuna, llevando después una vida rodeado de un lujo sabiamente cultivado, que se adaptaba muy bien a su elegancia, su inteligencia y sus gustos refinados. Toda su obra, simbiosis de realismo y emotividad, es un alegato antibélico y en favor de valores humanistas.
Erich Paul Remark nació en el seno de una familia de clase trabajadora en la que el padre era encuadernador. El estallido de la Primera Guerra Mundial le alejó de sus estudios, pues en 1916 fue movilizado y posteriormente enviado a luchar en el conflicto bélico. Poco después, en el frente belga, sufrió heridas de metralla en la pierna izquierda, el brazo derecho y el cuello, por lo que fue repatriado a un hospital alemán donde pasó el resto de la contienda. Esta experiencia le marcaría profundamente y en ella fundamentaría su novela más famosa, Sin novedad en el frente. Tras el armisticio, prosiguió su aprendizaje como maestro y dió clases de escuela primaria durante algo más de un año. Después se empleó en diversos oficios, entre ellos, librero, periodista y editor. En 1925 se casó con la actriz Ilse Jutta Zambona, un matrimonio desafortunado, con infidelidades por ambas partes, que finalizó en divorcio en 1930.
Tras haber publicado dos novelas previas en 1920 y 1927, Sin novedad en el frente (1929), obra en la que se describe el valor de los soldados rasos y se condena el militarismo, Remarque alcanzó la fama repentinamente. El texto da voz al sufrimiento de un joven combatiente y sus compañeros, individuos inmersos en el horror que les rodea y que revela lo absurdo e inútil de tanta atrocidad. La validadez de su denuncia sigue siendo avalada por su fama y actualidad. Traducida a 26 lenguas el mismo año de su publicación, con el tiempo, su novela se convirtiría en el libro antibelicista más leído en todo el mundo. El film del mismo título basado en él, dirigido en 1930 por Lewis Milestone tuvo un gran éxito y ganó Oscars a la mejor película y director.
Después de publicar El camino de la vuelta (1931), donde describe el desolado panorama de la Alemania de posguerra, el aclamado escritor compró una villa en Porto Ronco (Suiza), planeando vivir allí y en Francia. A lo largo de la década de los años 30, tuvo relaciones con famosas estrellas como Hedy Lamarr o Dolores del Río. El ascenso al poder de los nazis, hizo que el ministro de propaganda Joseph Goebbels prohibiese las obras de Remarque y ordenase quemarlas publicamente (al igual que las obras de Heinrich y Thomas Mann, Stefan Zweig, Bertolt Brecht y muchos otros autores disidentes), lo que aceleró la huída de Alemania del escritor y su ex mujer. Su siguiente novela, Tres camaradas (1936), que describe el ambiente enrarecido y convulso de la República de Weimar durante la década de los años 20, incluyendo la ascensión de los fanatismos políticos, también sería llevada al cine en 1938 en una magnífica película dirigida por Frank Borzage. Mayor densidad adquirió su romance con Marlene Dietrich, a quien conoció en el Lido de Venecia durante el Festival de cine allí celebrado en 1937. Profundamente enamorado, Remarque quiso casarse con ella, pero, como es sabido, Dietrich nunca aceptó divorciarse de su marido, pese a que cada cual llevaba su vida sentimental por separado.
En 1938 su ciudadanía alemana fue revocada, por lo que, temiendo ser repatriado, Remarque e Ilse, con quien se volvió a casar ese mismo año, dejaron Suiza y partieron hacia los Estados Unidos, país del que conseguirían la ciudanía en 1947. Finalmente se divorciaron por segunda vez en 1957. Considerado un traidor en Alemania, en 1943 los nazis tomaron venganza en la persona de su hermana menor Elfriede Scholz, arrestada, juzgada, encarcelada y ejecutada por decapitación, cargando a Erna, su otra hermana con los costes económicos de todo ello. Hasta que la guerra finalizó, Remarque no supo de la suerte corrida por sus familiares, dedicando su novela La chispa de la vida (1952) a su última hermana. Antes había publicado Náufragos (1941), descripción de las miserias sufridas por personas perseguidas por el régimen nacionalsocialista, y Arco de triunfo (1945), narración de la venganza en el París ocupado de un fugitivo torturado por la Gestapo, novelas que, asímismo, Hollywood transformó en sendas películas respectivamente: Así acaba nuestra noche (1941) de John Cromwell y Arco de triunfo (1948) de Lewis Milestone. Lo mismo ocurrió con Tiempo de vivir, tiempo de morir (1954), que Douglas Sirk llevó a la pantalla en el film Tiempo de amar, tiempo de morir (1958). Otras novelas suyas posteriores son El obelisco negro (1956), El cielo no tiene favoritos (1961), La noche de Lisboa (1962), La tierra prometida (1970) y Sombras en el paraíso (1971). Todas ellas contienen el mismo espíritu humanista, preocupado por la salvaguarda de los valores de una civilización que las guerras amenazan con destruir integralmente.
En los años 40, tras romper con Marlene Dietrich, se relacionó con Greta Garbo y, a partir de 1948, volvió a residir en Suiza, donde pasó el resto de su vida. En 1958 se casó con otra estrella, Paulette Godard, matrimonio que duró hasta el fallecimiento del escritor a los 72 años de un colapso coronario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario