Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

martes, 19 de abril de 2016

Tributo a Jose Luis Gómez (Huelva, España, 19-4-1940)

EMPERADOR DE LA ESCENA ESPAÑOLA

El insigne actor de teatro y cine y director teatral español Jose Luis Gómez cumple hoy 76 años. Uno de los mayores intérpretes sobre la escena española en las últimas décadas, con una incomparable trayectoria, también ha destacado en sus intervenciones cinematográficas, llegando a ganar el premio al mejor actor en el Festival de Cannes y siendo tres veces candidato al prenio Goya al mejor actor de reparto. Desde 1995 dirige y gestiona en Madrid la prestigiosa institución Teatro de la Abadía.

(Semblanza biográfica -parcial y actualizada- escrita por Pedro Víllora Gallardo en el blog del diario ABC) 

José Luis Gómez García nació en Huelva el 19 de abril de 1940. En 1960 se traslada a Bochum, en Alemania Federal, para estudiar en el Instituto de Arte Dramático de Westfalia, donde se diploma en 1964. También se desplaza a la escuela de Jacques Lecoq en París para seguir cursos de movimiento y expresión corporal.
A lo largo de los años sesenta trabaja en teatros alemanes: Gelsenkirchen, Nürenberg, Múnich, Francfort, Düsseldorf, etcétera. Al principio lo hace como actor y mimo, para encargarse posteriormente de la dirección de movimiento. También participa en películas de televisión y crea mimodramas propios por los que es invitado a los festivales internacionales de Zürich, Praga, Basilea, Francfort...
En 1971 se interesa por el trabajo de Jerzy Grotowski en Wroclaw, Polonia, y tras ese encuentro regresa a España con la intención de afincarse en su país. Así surgen espectáculos como Informe para una academia (1971) de Kafka, El pupilo quiere ser tutor (1971) y Gaspar (1973) de Peter Handke, Lisístrata (1972) de Aristófanes, Mockinpott (1975) de Peter Weiss o La historia del soldado Woyzeck (1976) de Büchner. Se trata de producciones propias pero que cuentan con el apoyo del Goethe Institut, lo que les permite ser vistas por toda España y recorrer asimismo varios países americanos.
Su trabajo en La resistible ascensión de Arturo Ui de Bertold Brecht, que estrena en 1975, coincidiendo con el estreno de la película Pascual Duarte (1975), de Ricardo Franco –por la que recibe el Premio al Mejor Actor en el Festival de Cannes-, marcan el inicio de su verdadera popularidad. Desde el punto de vista cinematográfico, esto significará que Gómez será reclamado por importantes cineastas como Gonzalo Suárez –Parranda (1976)-, Jaime de Armiñán –Nunca es tarde (1977)-, Manuel Gutiérrez Aragón –Sonámbulos (1978)-, Carlos Saura –Los ojos vendados (1978)-, Joseph Losey –Las rutas del sur (1978)- o Jaime Chávarri –Dedicatoria (1980)-. Además, tras un largo periodo de estudios en Nueva York con Lee Strasberg y una excepcional interpretación en Bodas que fueron famosas del Pingajo y la Fandanga (1978) de José María Rodríguez Méndez, en 1979 forma parte del triunvirato director del Centro Dramático Nacional, con Nuria Espert y Ramón Tamayo como compañeros.
En el Teatro Bellas Artes, sede entonces del CDN, estrena en 1980 La velada en Benicarló de Manuel Azaña, en una adaptación de José Antonio Gabriel y Galán y el propio Gómez, que aquí dirige pero no forma parte de un reparto encabezado por José Bódalo, Agustín González, Fernando Delgado y Juan José Otegui. Este mismo año asume la dirección del Teatro Español, donde estrenará La vida es sueño (1981), que no sólo protagoniza sino que además le proporciona el Premio de la Crítica al mejor actor, y Absalón (1983) también de Calderón de la Barca.
En estos años también trabaja como actor para otros directores. Stavros Doufexis le dirige en una versión del original de Sófocles titulada El mito de Edipo Rey (1982), y Augusto Fernandes hace lo propio con el Juicio al padre de Franz Kafka. Pero él mismo vuelve a ser actor y director de ¡Ay, Carmela! (1987) de José Sanchis Sinisterra, y de su segunda incursión en Manuel Azaña titulada Azaña, una pasión española (1988), un monólogo que partía de una selección de textos del político y escritor adaptados por José María Marco y que se estrenó en el Teatro María Guerrero con producción del Centro Dramático Nacional.
También el María Guerrero fue el escenario donde el 20 de octubre de 1989 se estrenó Hamlet, un espectáculo dirigido por José Carlos Plaza que, a la sazón, acababa de ser nombrado director del Centro Dramático Nacional. En 1992 regresaba al CDN para dirigir Lope de Aguirre, traidor de José Sanchis Sinisterra, y ese mismo año estrenaba en el Odeón de París su versión de La vida es sueño. También en París, pero en la Ópera de la Bastilla, dirige en 1993 la Carmen de Bizet.
En la segunda mitad de los años ochenta regresa a la televisión con Los pazos de Ulloa (1985) y al cine con La estanquera de Vallecas (1987) de Eloy de la Iglesia, Las dos orillas (1987) de Juan Sebastián Bollaín, Luces y sombras (1988) de Jaime Camino, Remando al viento (1988) de Gonzalo Suárez y Beltenebros (1991) de Pilar Miró. Pero deja aparcado este mundo hasta 2000, cuando interpreta Gitano (2000) de Manuel Palacios, para concentrarse en su gran proyecto: la creación del Teatro de la Abadía.
En La Abadía, aparte de su labor como director artístico, responsable de formación y gestor, José Luis Gómez ha intervenido en diversos espectáculos ya como director, como actor, o bien desempeñando ambos cometidos. Entre los que sólo ha dirigido se cuentan Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte (1995) de Valle-Inclán, Castillos en el aire (1995) de Fermín Cabal; Entremeses (1996) de Cervantes, en codirección con Rosario Ruiz Rodgers; Baraja del rey don Pedro (2000) de Agustín García Calvo, Mesías (2001) de Steven Berkoff, Defensa de dama (2002) de Isabel Carmona y Joaquín Hinojosa, El Rey se muere (2004) de Eugène Ionesco, y La paz perpetua (2008) de Juan Mayorga, que se estrenó en el Teatro María Guerrero al ser una coproducción con el Centro Dramático Nacional. Una relación a la que se añade la ópera Simon Boccanegra de Verdi en el Gran Teatre del Liceu barcelonés, Grooming (2012) de Paco Bezerra, texto que aborda los abusos sexuales a través de internet, y Entremeses (2014) de Miguel de Cervantes.
Aquellos en los que sólo ha trabajado como actor son Las sillas (1997), de Ionesco, que dirigió Carles Alfaro;  El señor Puntila y su criado Matti (1998), de Brecht, dirigido por Rosario Ruiz Rodgers; Play Strindberg (2006), de Friedrich Dürrenmatt, donde Nuria Espert y él fueron dirigidos por Georges Lavaudant; Fin de partida (2010), de Samuel Beckett, con dirección de Krystian Lupa y El principito (2012), de Saint-Exupéry, en versión teatral y dirección de Roberto Ciulli.
En cuanto a los espectáculos donde ha sido a la vez actor y director, son la nueva producción de Azaña, una pasión española (2000); Memoria de un olvido (2002), sobre textos de Luis Cernuda; Informe para una Academia (2006), adaptación teatral del relato de Kafka,  Diario de un poeta recién casado (2009) de Juan Ramón Jiménez, Cómicos de la legua (2015), producción conjunta con la Real Academia Española, y Celestina (2016), producción conjunta con la Compañía Nacional de Teatro Clásico sobre la obra de Fernando de Rojas, donde interpreta a la vieja alcahueta y a Pleberio, el padre de Melibea, que actualmente se representa en el madrileño Teatro de la Comedia.
En la última década ha regresado al cine con pocas pero importantes películas: La luz prodigiosa (2003) de Miguel Hermoso, El séptimo día (2004) de Carlos Saura, Hormigas en la boca (2005) de Mariano Barroso, La buena voz (2005) de Antonio Cuadri, Los fantasmas de Goya (2006) de Milos Forman, Teresa, el cuerpo de Cristo (2007) de Ray Loriga, Los abrazos rotos (2009) de Pedro Almodóvar, Todo lo que tú quieras (2010) de Achero Mañas, La piel que habito (2011) de Almodóvar y La isla del viento (2016) de Manuel Menchón, donde interpreta al escritor Miguel de Unamuno.
José Luis Gómez ha recibido, entre otros galardones, el Premio Nacional de Teatro 1988, la Cruz de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia en 1997, la Cruz de Caballero de la Orden del Mérito de la República Federal Alemana en 1997, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes 2005, el Premio de Cultura de la Comunidad de Madrid en 2006 y el Premio Ciudad de Huelva 2009 con motivo del XXXV Festival de Cine Iberoamericano de Huelva; y asimismo sus espectáculos han sido premiados en Chile, México y Uruguay. Nombrado Doctor honoris causa de la Universidad complutense de Madrid en 2011, en diciembre de ese año fue elegido miembro de la Real Academia de la Lengua. También en 2011 fue galardonado con la Medalla de Oro de la provincia de Huelva. En enero de 2015 el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro le otorgó el Premio Corral de Comedias y, en diciembre, la Fundacion Teatro de la Abadía fue distinguida con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, galardón que recogió en su nombre, Jose Luis Gómez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario