Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

sábado, 23 de abril de 2016

Frank Borzage (Salt Lake City, Utah, US, 23-4-1893 / Hollywood, California, US, 19-6-1962): In memoriam

EL PRIMER DIRECTOR EN GANAR EL OSCAR

Hoy es aniversario natal del director cinematográfico estadounidense Frank Borzage. Desde finales de los años 20 hasta comienzos de la década de los 40 fue uno de los realizadores más destacados de Hollywood, dirigiendo con acierto y meticulosidad a muchas de las principales estrellas de diversos estudios. Sus películas de esa época muestran una eficacia narrativa y unos conocimientos técnicos dignos de admiración. La singularidad de este cineasta radica en que, aún sabiendo desempeñar excelentemente el papel de simple trabajador al servicio de un complejo engranaje industrial, supo mantener siempre unas constantes de estilo visual propio caracterizadas por la poética sensibilidad de sus imágenes y el romanticismo de su puesta en escena. De su extensa filmografía destacan un buen número de memorables dramas románticos, entre los que hay varias obras maestras. Ganó el primer Oscar de la Academia concedido a un director por El séptimo cielo (1927) y un segundo por Bad girl (1931).
Hijo de un minero emigrado desde Europa, Frank Borzage escapó de casa siendo adolescente para no heredar la profesión de su padre y se unió a una compañía teatral ambulante, donde ejerció como tramoyista. En 1912 encontró  trabajo como actor en Hollywood en películas producidas por Thomas H. Ince, profesión que desempeñó hasta 1917. Interesado por los aspectos técnicos del cine, comenzó su carrera como director en 1915, realizando gran número de títulos en años sucesivos. Su primer éxito importante lo obtuvo con Humoresque (1920), melodrama basado en una novela de Fannie Hurst, con Alma Rubens como protagonista. En él ya se aprecia la importancia recurrente que Borzage daría a la matizada caracterización psicológica de sus personajes y el halo romántico en que los envuelve, así como la meticulosa atención a los detalles y estilización barroca. Otros films hoy olvidados de su periodo silente fueron los dramas El valle del silencio (1922), La edad de la ambición (1923), Secretos (1924), Una gran señora (1925), La eterna cuestión (1925), o las comedias El primer año (1926) y Matrimonio prematuro (1926). Después filmó sus dos películas más importantes de esta etapa, encendidos dramas románticos, ambos con la pareja protagonista formada por Janet Gaynor y Charles Farrell: El séptimo cielo (1927) y El ángel de la calle (1928). La modernidad de su realización, próxima a determinados postulados de la vanguardia francesa e influida también por el cine expresionista alemán, le valió calurosos elogios de la crítica y del público, convirtiéndose de esta manera en uno de los valores más prometedores de Hollywood. Gaynor ganó por ellas (además de por "Amanecer" de Murnau) el primer Oscar de la historia a la mejor actriz y Borzage, por la primera de las dos, el primer Oscar al mejor director. Antes de acceder al sonoro aún dirigió Estrellas dichosas (1929), drama romántico con Gaynor y Farrell, Nuevos ricos caprichosos (1929), comedia con Will Rogers, y Torrentes humanos (1929) drama romántico con Charles Farrell y Mary Duncan, hoy parcialmente perdido.
Su primer film sonoro, La canción de mi alma (1930), tuvo como protagonista a un tenor, interpretado por el entonces famoso cantante John McCormack. Después dirigió Liliom (1930), adaptación de la obra de Ferenc Molnár, con Charles Farrell y Rose Hobart, Esposas de médicos (1931), drama con Warner Baxter y Joan Bennett, Nunca es tarde (1931), comedia con Will Rogers y Fifi D'Orsay, y Bad girl (1931), drama con Sally Eilers y James Dunn por el que recibió su segundo Oscar al mejor director. Siguieron títulos como Pasado mañana (1932), comedia dramática con Charles Farrell, Sangre joven (1932), drama con Spencer Tracy, Adiós a las armas (1932), romántica adaptación de la novela de Ernest Hemingway, con Helen Hayes, Gary Cooper y Adolphe Menjou, otra de sus obras más aclamadas, Secretos (1933), remake de su film mudo de 1924, con Mary Pickford y Leslie HowardFueros humanos (1933), drama con Spencer Tracy y Loretta Young, ¿Y ahora, qué? (1934), drama con Margaret Sullavan, La generalita (1934), musical con Dick Powell, Ruby Keeler y Pat O'Brien, La vida es sabrosa (1935), drama romántico con Kay Francis, Warren William y George Brent, Su primer beso (1935), drama romántico con Kay Francis y George Brent, ¡Viva la marina! (1935), musical con Dick Powell y Ruby Keeler, Deseo (1936), elegante comedia sofisticada con Marlene Dietrich y Gary Cooper que coprodujo junto a Enst Lubitsch y otro de sus títulos más memorables, Corazones divididos (1936), musical con Marion Davies y Dick Powell, Cena de medianoche (1937), drama romántico con Charles Boyer y Jean Arthur, Maniquí (1937), drama con Joan Crawford y Spencer Tracy, Tres camaradas (1938), excelente drama basado en una novela de Erich Maria Remarque, con Robert Taylor, Margaret Sullavan, Franchot Tone y Robert Young, La hora radiante (1938), drama romántico con Joan Crawford, Margaret Sullavan, Robert Young y Melvyn Douglas, Vidas heroicas (1939), drama con Dorothy Lamour, Akim Tamiroff y John Howard, Extraño cargamento (1940), drama de aventuras con Clark Gable y Joan Crawford, o Tormenta mortal (1940), magnífico drama sobre el ascenso del nazismo, con Margaret Sullavan, James Stewart, Robert Young y Frank Morgan.
Sus siguientes títulos de la década de los 40 reflejan menor interés. Entre ellos figuran Tres días de amor y fe (1943), film de propaganda bélica plagado de estrellas, La hermanita del mayordomo (1943), comedia con Deanna Durbin, Franchot Tone y Pat O'Brien, Los piratas del mar Caribe (1945), film de aventuras en el siglo XVII, con Paul Henreid, Maureen O'Hara y Walter Slezak, La gran pasión (1946), melodrama con Philip Dorn y Catherine McLeod, La primera dama (1946), melodrama histórico con Ginger Rogers, David Niven y Burgess Meredith, Ese es mi hombre (1947), drama con Don Ameche y Catherine McLeod, o Noche sin luna (1948), noir con Dane Clark, Gail Russell y Ethel Barrymore, el único film de esta etapa aclamado por la crítica.
Borzage pasó a continuación diez años sin dirigir una sola película, al parecer por presiones del Comité de Actividades Americanas que lo empujaron a la bebida. A su vuelta, las cosas habían cambiado de un modo descomunal y Frank Borzage no supo acomodarse a los nuevos tiempos, por lo que títulos como China Doll (1958), drama bélico con Victor Mature, y El gran pescador (1959), drama religioso con Howard Keel, Susan Kohner y John Saxon, estuvieron más cerca de ser una reivindicación de los tiempos pasados que una apuesta por la modernidad como lo había sido buena parte de su filmografía anterior.
Frank Borzage se casó en 1916 con la actriz Rena Rogers, de quien se divorció en 1941. Su segunda esposa fue Edna Stillwell, matrimonio que duró de 1945 hasta el divorcio en 1949. El director falleció de cáncer a los 68 años.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario