Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

martes, 15 de marzo de 2016

Zarah Leander - Nur nicht aus liebe weinen

ZARAH LEANDER (Karlstad, Suecia, 15-3-1907 / Estocolmo, Suecia, 23 de junio de 1981): IN MEMORIAM

Hoy es aniversario natal de la actriz y cantante sueca Zarah Leander. Elegante, sofisticada y llamativa belleza, hábil mezcla de Greta Garbo y Marlene Dietrich con algunas dosis de exotismo, en los años 30 y 40 tuvo un gran éxito en los países escandinavos y llegó a convertirse en Alemania en la máxima estrella del III Reich. En casi todas sus películas, la mayoría de ellas de época, cantó con su poderosa, grave y profunda voz de contralto. Tras la II Guerra Mundial recibió muchas críticas, particularmente en su país natal, si bien ella desmintió haber simpatizado con el régimen nazi y adujo que simplemente trabajó en el cine alemán para complacer a su entusiástica audiencia en tiempos difíciles.
Nacida Sara Stina Hedberg, estudió piano y violín desde pequeña y a los seis años cantó por primera vez sobre un escenario. Entre 1922 y 1924 vivió en Riga (Letonia), donde aprendió alemán y trabajó como secretaria, pues no tenía intención de dedicarse al espectáculo. En 1926 se casó con Nils Leander, con quien tuvo dos hijos en 1927 y 1929. El divorcio llegó en 1930 y ese mismo año Zarah actuaba en cuatro cabarets de Estocolmo. Al año siguiente triunfó cantando en la opereta "La viuda alegre" de Franz Lehár y debutó en el cine sueco. Pronto su fama se extendió por diversos países europeos y, al igual que Garbo y Dietrich recibió propuestas para trabajar en Hollywood, que ella rechazó para no tener que desubicar a sus hijos, ya en edad escolar. A pesar de la difícil situación política, con el ascenso de los nazis al poder, optó por seguir trabajando en Austria y Alemania, ya que se desenvolvía con soltura en el idioma alemán. Gracias al éxito que consiguió en Viena interpretando opereta, rodó su primera película alemana, Noche de estreno (1936) dirigida por el húngaro Géza von Bolváry. Las siguientes fueron producidas por el estudio alemán UFA, entonces el más importante de Europa. Las dos primeras, La golondrina cautiva (1937) y La Habanera (1937), ambos melodramas dirigidos por Detlef Sierck (antes de emigrar a América y hacerse llamar Douglas Sirk) la convirtieron en la estrella más prominente de Alemania, debido sobre todo a la popularidad alcanzada por las canciones que cantaba en ellas. Los rodajes se sucedieron: La vuelta al hogar (1938), Noche embrujada (1939), ambas de Carl Froelich, La canción del desierto (1939) de Paul Martin, Corazón de reina (1940) de Carl Froelich, El camino de la libertad (1941), El gran amor (1942) y otras filmadas en plena guerra. Mimada por el régimen hitleriano, canciones suyas como Davon geht die welt nicht unter (Esto no es el fin del mundo) o Ich weiss, es wird einmal ein wunder geschehen (Sé que algún día ocurrirá un milagro) fueron utilizadas en documentales de propaganda bélica. Leander ganó una fortuna con los royalties de sus discos.
El bombardeo de su casa en Grunewald y las presiones de las autoridades nazis para que adoptase la nacionalidad alemana la decidieron en 1943 a volver a Suecia y establecerse cerca de Estocolmo. Aunque contractualmente seguía ligada a UFA, se negó a volver a filmar con dicha compañía. Siempre objeto de controversia, gradualmente retornó a escenarios en su país y, finalizada la guerra, siguió dando conciertos, grabando discos y actuando en musicales en Alemania y Austria, donde se había mantenido su popularidad, aunque sin llegar al grado de los primeros años de la contienda. En los años 50 reapareció en el cine con películas como Gabriela (1950) de Géza von Cziffra, Cuba Cabana (1952) de Fritz Peter Buch, o Ave Maria (1953) de Alfred Braun. Más películas y actuaciones teatrales o televisivas prolongaron su carrera hasta 1979.
Zarah Leander se casó y divorció por segunda y tercera vez respectivamente con el periodista Vidar Forsell (1932-1943) y el pianista Arne Hülphers (1956-1978). Falleció de un derrame cerebral a los 74 años.



Zarah Leander cantó Nur nicht aus liebe weinen (No hay que llorar por amor) de Mackeben/Beckmann en la película Noche embrujada (1939) de Carl Froelich, drama histórico sobre la vida y amores de Tschaikovsky, con Aribert Wäscher, Hans Stüwe y Marika Rökk, estrenado en el Festival de Venecia semanas antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Décadas después, con Leander ya fallecida, el director español Pedro Almodóvar utilizó esta canción en la trama de su película "¿Qué he hecho y para merecer esto?" (1984). Nur nicht aus liebe weinen aún sigue siendo una canción muy popular en Alemania.

No hay comentarios:

Publicar un comentario