Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

martes, 10 de noviembre de 2015

Claude Rains (London, UK, 10-11-1889 / Laconia, New Hampshire, US, 30-5-1967): In memoriam

CLÁSICO ACTOR DE CARÁCTER

Hoy es aniversario natal del actor británico Claude Rains. Procedente del teatro, llegó al cine y mantuvo una sólida y extensa carrera como intérprete de carácter que dejó tras de sí varios clásicos. Candidato al Oscar al mejor actor secundario en cuatro ocasiones, nunca llegó a conseguir el premio de la Academia.
Hijo de un actor y criado entre bambalinas, William Claude Rains debutó en la escena a los once años e
inició pronto una carrera interpretativa que tuvo que ser suspendida cuando acudió a combatir en la Primera Guerra Mundial. Durante la contienda perdió casi por completo la visión de un ojo en combate y fue licenciado con el rango de capitán. A su vuelta a Londres volvió al teatro y ocupó también plaza de profesor de interpretación en la Royal Academy of Dramatic Arts, en donde instruyó al mismísimo Laurence Olivier. Su talento escénico no pasó desapercibido en los Estados Unidos, siendo requerido a finales de los años 20 para actuar en Broadway. Ya un hombre veterano cuando Hollywood se fijó en él (tenía 44 años en su debut), Rains consiguió el papel protagonista en un magnífico clásico de la Universal, El hombre invisible (1933) de James Whale, adaptación de una novela de H.G. Wells, con Gloria Stuart. A partir de esta actuación Rains trabajó profusamente en la gran pantalla durante los años 30 y 40.
Algunos de sus títulos más importantes en lo sucesivo son El vidente (1934) de Maurice Elvey, drama de producción inglesa con Fay Wray, La última avanzada (1935) de Charles Barton, film bélico con Cary Grant y Gertrude Michael, y, tras firmar un contrato de larga duración con Warner Bros., Corazones divididos (1936) de Frank Borzage, drama histórico con Marion Davies, Dick Powell, Charlie Ruggles y Edward Everett Horton, donde Rains interpretó a Napoleón, El caballero Adverse (1936) de Mervyn LeRoy, film de aventuras con Fredric March y Olivia de Havilland, El príncipe y el mendigo (1937) de William Keighley, adaptación de la famosa novela de Mark Twain, con Errol Flynn, Ellos no olvidarán (1937) de Mervyn LeRoy, drama judicial con Gloria Dickson, Robin de los bosques (1938) de Michael Curtiz y William Keighley, clásico de aventuras medievales protagonizado por Errol Flynn y Olivia de Havilland, en donde Claude encarnó al Príncipe Juan sin Tierra, En busca del oro (1938) de Michael Curtiz, western con George Brent y Olivia de Havilland, Cuatro hijas (1938) de Michael Curtiz, drama tomántico con Priscilla Lane y John Garfield, Han hecho de mí un criminal (1939) de Busby Berkeley, thriller con John Garfield y Ann Sheridan, Juárez (1939) de William Dieterle, drama histórico con Paul Muni y Bette Davis en el que interpretaba a Napoleón III, Caballero sin espada (1939) de Frank Capra, comedia maestra con Jean Arthur y James Stewart por la que obtuvo su primera candidatura al Oscar al mejor actor secundario, El halcón del mar (1940) de Michael Curtiz, clásico de aventuras con Errol Flynn, El difunto protesta (1941) de Alexander Hall, estupenda comedia con toques fantásticos y Robert Montgomery y Evelyn Keyes de coprotagonistas, El hombre lobo (1941) de George Waggner, con Lon Chaney Jr. encarnando al licántropo, Abismo de pasión (1942) de Sam Wood, melodrama rural con Ann Sheridan, Robert Cummings, Ronald Reagan y Betty Field, Marea de luna (1942) de Archie Mayo, noir con Jean Gabin y Ida Lupino, o La extraña pasajera (1942) de Irving Rapper, drama romántico con Bette Davis y Paul Henreid.
Su actuación más recordada, a pesar de que representaba a un personaje secundario, fue en Casablanca (1942), la mítica película de Michael Curtiz en la que se narraba la conmovedora historia de amor entre Rick Blane (Humphrey Bogart) e Ilsa Lund (Ingrid Bergman). Su interpretación en ella del Capitán Louis Renault le supuso ser nominado al Oscar por segunda vez. Después apareció en El fantasma de la ópera (1943) de Arthur Lubin, adaptación de la novela de Gaston Leroux, con Nelson Eddy y Susanna Foster, Pasaje a Marsella (1944) de Michael Curtiz, drama bélico con Humphrey Bogart y Michèle Morgan, El señor Skeffington (1944) de Vincent Sherman, melodrama con Bette Davis por el que fue candidato al Oscar por tercera vez, Como te quise te quiero (1945) de William Dieterle, traslación de una obra de Pirandello, con Merle Oberon y Charles Korvin, César y Cleopatra (1945) de Gabriel Pascal, adaptación de Bernard Shaw, con Vivien Leigh y Stewart Granger, Encadenados (1946) de Alfred Hitchcock, excelente thriller de espionaje con el protagonismo de Cary Grant e Ingrid Bergman, en el que incorporaba a Alex Sebastian, el cerebro de una organización nazi en Brasil, papel que le reportó su cuarta y última nominación al Oscar, El diablo y yo (1946) de Archie Mayo, comedia fantástica con Paul Muni y Anne Baxter, Engaño (1946) de Irving Rapper, noir con Bette Davis y Paul Henreid, Sin sombra de sospecha (1947) de Michael Curtiz, noir con Joan Caulfield, Amigos apasionados (1949) de David Lean, drama romántico con Ann Tood y Trevor Howard, o Soga de arena (1949) de William Dieterle, noir con Burt Lancaster, Paul Henreid y Peter Lorre.
En las dos décadas siguientes continuó siendo un actor de carácter muy popular y pudo vérsele (además de en teatro y televisión) en títulos como La montaña trágica (1950) de Ted Tetzlaff, film de aventuras con Glenn Ford y Alida Valli, Donde habita el peligro (1950) de John Farrow, noir con Robert Mitchum y Faith Domergue, El expreso de París (1952) de Harold French, drama criminal con Marta Torén, Lisboa (1956) de Ray Milland, drama criminal con Milland y Maureen O'Hara, Esta tierra es mía (1959) de Henry King, drama con Rock Hudson, Jean Simmons, Dorothy McGuire, El mundo perdido (1960) de Irwin Allen, fantasía de aventuras con Michael Rennie y Jill St. John, Lawrence de Arabia (1962) de David Lean, drama biográfico con Peter O'Toole, A cualquier precio (1963) de Boris Sagal, drama judicial con Richard Chamberlain, o La historia más grande jamás contada (1965) de George Stevens, superproducción sobre la vida de Jesús de Nazaret interpretado por Max von Sydow al frente de un amplio reparto de estrellas donde Rains encarnó a Herodes el Grande, papel que constituyó su despedida del cine.
Nacionalizado norteamericano desde 1939, Claude Rains se casó seis veces y se divorció cinco. Sus esposas fueron Isabel Jeans (1913-1915); Marie Hemingway (1920); Beatrix Thomson (1924-1935); Frances Propper (1935-1956), madre de su única hija; Agi Jambor (1959-1960); y Rosemary Clark Schrode (1960-1964), de la que enviudó. Falleció de una hemorrragia intestinal a los 77 años.

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario