Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

sábado, 18 de julio de 2015

Lupe Vélez (San Luis Potosí, México, 18-7-1908 / Glendale, California, US, 13-12-1944): In memoriam

EL VOLCÁN  DE POTOSÍ

Hoy es aniversario natal de la actriz mexicana Lupe Vélez. Belleza legendaria, de pasional carácter y fogosa libido, supuso un estruendo latino en el Hollywood de finales de los años 20 y comienzos de la década de los 30. Aunque los estudios para los que trabajó no la tomaron muy en serio como actriz, fue una estrella muy popular que exhibió desenfado y dotes de comediante además de una conducta exhibicionista escandalosa para su época, lo que dio pábulo a amplia chismografía. Su suicidio fue uno de los más notorios en la historia de la meca del cine.
María Guadalupe Vélez de Villalobos era hija de un general y una cantante de ópera que la envió en 1921 a la ciudad estadounidense de San Antonio para ingresar en un convento. Así fue como Lupe aprendió a hablar inglés. Dos años después, tras estallar la Revolución Mexicana, su padre partió a la lucha y Lupe abandonó el noviciado y fue devuelta a Ciudad de México, donde, para ayudar económicamente a su madre trabajó como empleada en un almacén. Asímismo destacó como bailarina de revista y actriz teatral en su país natal, dando el salto a mediados de los años 20 a los Estados Unidos, en donde trabajó en el mundo del burlesque. Su carrera cinematográfica fue lanzada por el famoso productor Hal Roach, quien la incorporó a su troupe cómica, apareciendo en cortos humorísticos, en uno de ellos acompañando a la pareja Laurel y Hardy. El primer largometraje de Lupe Vélez fue El gaucho (1927), película silente de aventuras protagonizada por Douglas Fairbanks y dirigida por F. Richard Jones. Otros títulos en los que lució su juvenil belleza fueron La melodía del amor (1929) de D.W. Griffith, drama con William Boyd y Jetta Goudal, El canto del lobo (1929) de Victor Fleming, western con un principiante Gary Cooper, Oriente (1929) de Tod Browning, drama romántico con Lon Chaney, o La corriente (1929) de George Fitzmaurice, su primera película sonora, creada como lucimiento para la estrella canina Rin Tin Tin, cuyo éxito contribuyó a asentar la carrera de Vélez. A menudo encasillada en papeles étnicos o exóticos de mujeres ligeras o temperamentales, los columnistas de Hollywood pronto comenzaron a referirse a ella con apodos como 'Huracán mexicano' o 'Whoopee Lupe'.
Ya en la década siguiente apareció en El puerto infernal (1930) de Henry King, drama romántico con Jean Hersholt, La tormenta (1930) de William Wyler, western con Paul Cavanagh y William Boyd, Oriente y Occidente (1930) de Monta Bell, drama criminal con Lew Ayres y Edward G. Robinson, Resurrección (1930), adaptación de la novela de Tolstoi de la que se rodaron dos versiones: una en inglés dirigida por Edwin Carewe, con John Boles como partner, y otra en español a cargo de Eduardo Arozamena, con el mexicano Gilbert Roland de pareja, El prófugo (1931) de Cecil B. DeMille, western con Warner Baxter, Bajo el cielo de Cuba (1931) de W. S. Van Dyke, musical con Lawrence Tibbett, que también tuvo su versión en español: Hombres de mi vida (1932), con los antedichos Eduardo Arozamena y Gilbert Roland, o Congo (1932) de William Cowen, drama terrorífico con Walter Huston. En 1932 viajó a Nueva York contratada por el empresario teatral Florenz Ziegfeld para actuar en Broadway en su última revista Hot-Cha!, de la que se dieron 119 representaciones. Tras su retorno a Hollywood se estrenaron American bluff (1932) de Gregory La Cava, comedia con Lee Tracy, Pimienta y más pimienta (1933) de John G. Blystone, comedia con Edmund Lowe y Victor McLaglen, Palooka (1934) de Benjamin Stoloff, comedia con Stuart Erwin y Jimmy Durante, Un escritor en Nueva York (1934) de Elliott Nugent, comedia con Jimmy Durante, o La flecha (1934) de W. S. Van Dyke, western con Ramón Novarro. En los dos años siguientes rodó dos comedias en Gran Bretaña y luego regresó a Hollywood para intervenir en el musical High flyers (1937) de Edward F. Cline y Stardust (1937) de Melville W. Brown. Después volvió a Broadway para actuar en el musical You never know de Cole Porter, que resultó un fracaso, y en México protagonizó el drama romántico La zandunga (1938) de Fernando de Fuentes, junto a Arturo de Córdova, que pese a resultar un éxito notable no retuvo a Lupe en su país natal.
De regreso en Hollywood, entre 1939 y 1943 participó en una serie de populares comedias de bajo presupuesto dirigidas por Leslie Goodwins y coprotagonizadas por el actor de vaudeville Leon Errol. También se la vió en el musical Honolulu Lu (1941) de Charles Barton y las comedias Playmates (1941) de David Butler, Ladies' Day (1943) de Leslie Goodwins y Redhead from Manhattan (1943) de Lew Landers. Su última película fue Nana (1944), adaptación de la novela de Zola rodada en México y dirigida por Roberto Gavaldón y Celestino Gorostiza.
La fogosa Lupe Vélez fue célebre por su rivalidad con otras actrices de su época, sobre todo la también mexicana Dolores Del Río. Su vida sentimental fue altamente tempestuosa. Muy publicitados fueron sus romances con actores famosos como Charles Chaplin, Tom Mix, Gary Cooper (al parecer, el amor de su vida, con quien no pudo casarse por la oposición de la madre de él y los estudios Paramount que lo tenían contratado), Clark Gable, John Gilbert, o Errol Flynn. Entre 1933 y 1939 estuvo casada con Johnny Weissmuller en un tormentoso matrimonio a base de sucesivas peleas y reconciliaciones que acabó en divorcio. Otras más o menos turbulentas relaciones incluyen al escritor Erich Maria Remarque, a los boxeadores Jack Johnson y Jack Dempsey y a los actores Arturo de Córdova y Harald Ramond, este último protegido suyo a quien echó de su casa cinco días antes de morir.
Embarazada de seis meses, aterrorizada por la idea de convertirse en madre soltera (su credo católico le impedía abortar), desesperada y deprimida, decidió poner fin a su vida a los 36 años. La noche del 13 de diciembre de 1944, tras cenar con dos de sus mejores amigas, se retiró a su habitación e ingirió 75 pastillas de Seconal para después acostarse en su cama, rodeada de una gran cantidad de flores y velas encendidas. Horas más tarde su secretaria encontró su cuerpo sin vida y una carta de despedida. El 22 de diciembre tuvo lugar un primer funeral en Los Angeles en el que su ex-marido Johnny Weissmuller y Gilbert Roland cargaron con el féretro. Cinco días después, trasladado su cuerpo a Ciudad de México, se celebró otro, también multitudinario, al que asistieron Cantinflas, Jorge Negrete y María Félix.


No hay comentarios:

Publicar un comentario