Museo LoPiù

Museo LoPiù
(Logo designed by Juan Carlos Cuba)

Translate

domingo, 15 de febrero de 2015

John Barrymore (Philadelphia, Pennsylvania, US, 15-2-1882 / Los Angeles, California, 29-5-1942): In memoriam

EL GRAN TRÁGICO AMERICANO

Hoy es aniversario natal del actor de teatro y cine estadounidense John Barrymore, uno de los miembros más destacados de la dinastía Barrymore, hermano menor del actor Lionel y la actriz Ethel (los tres fueron llamados 'La Familia Real de Broadway'), e hijo de los asímismo actores Maurice Barrymore y Georgie Drew. Sus abuelos maternos también fueron actores, así como otros miembros de tal rama. Por la armonía de sus rasgos faciales, John fue conocido como 'El gran perfil' y, sobre escenarios de Broadway, llegó a alcanzar el mítico estatus de 'El gran trágico americano' con sus interpretaciones de Shakespeare, prestigio aprovechado por sus producciones hollywoodenses, algunas de ellas clásicos del cine.
El joven y rebelde John sentía vocación artística pero no quería ser actor. Comenzó a trabajar como ilustrador para The New York Evening Journal en 1900, si bien ese mismo año, encontrándose la familia en dificultades económicas, fue persuadido por su padre para unirse a él sobre el escenario para unas pocas representaciones de "Un hombre de mundo". Al año siguiente repitió con la misma función como un medio suplementario para aumentar sus rentas. Adversas circunstancias personales y familiares, como una grave enfermedad de su padre (una sífilis terciaria que lo condujo a la locura), la pérdida de su empleo y la necesidad de ganarse la vida, le obligaron a continuar con la tradición familiar, debutando en Broadway en 1903. Aficionado a la bebida desde adolescente, para entonces, John Barrymore ya era un alcohólico (como lo sería el resto de su vida) que siempre temió heredar la insania mental de su padre. No obstante, gradualmente, se fue haciendo un hueco en el mundillo teatral hasta su triunfo definitivo interpretando a los protagonistas de las obras de Shakespeare: "Ricardo III" (1920) y "Hamlet" (1922).
De galante y apuesta compostura, John comenzó a trabajar en Hollywood a los 31 años, cuando debutó en la película An American citizen (1914), una comedia romántica dirigida por J. Searle Dawley para la compañía Adolph Zukor's Famous Players. Su inmediato éxito le llevó a aparecer en nueve películas entre 1914 y 1918, todas ellas cómicas. Mucho más serios fueron sus roles en la década siguiente: El hombre y la bestia (1920), título de John S. Robertson que adaptaba la novela de Robert Louis Stevenson "El extraño caso del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde", en el que daba rienda suelta a su gusto por la transformación física, Sherlock Holmes (1922) de Albert Parker, El árbitro de la elegancia (1924), drama romántico de Harry Beaumont con Mary Astor como compañera de reparto, La fiera del mar (1926), película de aventuras firmada por Millard Webb basada en la historia de Moby Dick, que estaba coprotagonizada por Dolores Costello, su esposa a la sazón, Don Juan (1926), un film de Alan Crosland que contaba de nuevo con el coprotagonismo de Mary Astor, El vagabundo poeta (1927), film de Alan Crosland con Conrad Veidt y Marceline Day, donde encarnó a François Villon, Los amores de Manón (1927) de Alan Crosland, adaptación de la novela del Abate Prévost, también con Dolores Costello, Tempestad (1928), título ambientado en la revolución rusa que estaba dirigido por Sam Taylor, y Amor eterno (1929) de Ernst Lubitsch, drama romántico de época que supuso el último film silente de protagonista y director.
Su primera participación en el cine sonoro fue con Warner Bros en el musical Arriba el telón (1929) de John G. Adolfi. Durante la década de los 30 intervino en sus mejores películas, teniendo su primer éxito importante con Svengali (1931), drama de terror basado en la novela "Trilby" de George Du Maurier, dirigido por Archie Mayo y coprotagonizado por Marian Marsh. La película tuvo una secuela, El ídolo (1931), con la misma pareja protagonista dirigida por Michael Curtiz, que fracasó comercialmente. A continuación firmó con MGM, que produjo Arsène Lupin (1932) de Jack Conway, según la novela francesa homónima, donde compartió protagonismo con su hermano Lionel Barrymore y con Karen Morley. El mismo año fue emparejado a Greta Garbo en Gran Hotel (1932) de Edmund Goulding, exitoso drama donde aparecían las mayores estrellas de la Metro, incluído su hermano Lionel. Luego protagonizó para RKO Doble sacrificio (1932) de George Cukor, drama con Katharine Hepburn en su debut en la pantalla, y de nuevo en la Metro Rasputín y la zarina (1932) de Richard Boleslawski, con Ethel Barrymore y Lionel Barrymore, la única película en la que coincidieron los tres hermanos y que fracasó comercialmente. Mejor resultaron las siguientes Topaze (1933) de Harry d'Abbadie d'Arrast, según la obra de Marcel Pagnol, junto a Myrna Loy, Reunión en Viena (1933) de Sidney Franklin, drama romántico con Diana Wynyard, Cena a las ocho (1933), una gran comedia de George Cukor con Marie Dressler, Wallace Beery, Jean Harlow y su hermano Lionel acompañando a John, Vuelo nocturno (1933) de Clarence Brown, drama aéreo en el que encabezó un reparto que incluía a Helen Hayes, Clark Gable, Lionel Barrymore, Robert Montgomery y Myrna Loy, y El abogado (1933) de William Wyler, drama (producido por Universal tras dejar MGM) junto a Bebe Daniels, donde ofreció una de sus mejores interpretaciones en la pantalla. En un año tan productivo como 1933, John Barrymore había alcanzado la cima de su carrera, que en adelante se vería fuertemente perjudicada por su gran adicción al alcohol, lo que le provocó un grave deterioro físico y psíquico (ya había comenzado a perder la capacidad para recordar el texto de sus roles), aparentando una edad bastante superior a la real. Al año siguiente fue protagonista del drama El padre perdido (1934) de Ernest B. Schoedsack para RKO y el sensacional clásico de Howard Hawks La comedia de la vida (1934), con Carole Lombard como protagonista femenina, para Columbia, su último gran papel protagónico.
Probemas personales y de salud le mantuvieron alejado de la pantalla hasta que MGM se arriesgó a contratarlo para que interpretase a Mercucio en el drama shakespeariano Romeo y Julieta (1936) de George Cukor, con Leslie Howard y Norma Shearer en los roles principales. Luego intervino en el musical Primavera (1937) de Robert Z. Leonard, junto a Jeanette MacDonald y Nelson Eddy y, más sobrio y responsable después de realizar trabajos en obras de Shakespeare para NBC Radio, en tres films de la serie de aventuras Bulldog Drummond, así como en Confesión sincera (1937) de Wesley Ruggles, comedia romántica con Carole Lombard y Fred MacMurray, en María Antonieta (1938) de W. S. Van Dyke, según la biografía de Stefan Zweig, con Norma Shearer, Tyrone Power y Robert Morley, donde interpretó a Luis XV, y en Medianoche (1939) de Mitchell Leisen, espléndida comedia sofisticada con Claudette Colbert y Don Ameche. En 1939, convertido en leyenda, retornó al teatro con éxito a pesar de sus dificultades de memoria. Sin embargo, el menoscabo físico derivado del alcoholismo impedía a John Barrymore actuar con regularidad y eficacia, ocasionando muchos problemas en la retención de sus textos. Con el cambio de decenio y ya en plena decadencia, siguió apareciendo en películas como The great profile (1940) de Walter Lang, una comedia autoparódica, La mujer invisible (1940) de A. Edward Sutherland, comedia fantástica con Virginia Bruce, o Playmates (1941) de David Butler, comedia donde se interpretó a sí mismo y que fue su última película.
John Barrymore tuvo una muy borrascosa vida sentimental salpicada de escándalos. Estuvo casado cuatro veces con cuatro actrices: Katherine Corri Harris (1910-1917), Blanche Oelrichs (1920-1928), con quien tuvo a su hija Diana, Dolores Costello (1928-1934), matrimonio del que nacieron Dolores y John Drew, y Elaine Barrie (1936-1940). La primera y el tercero de sus hijos heredarían su profesión.
El alcoholismo irrefrenable del actor terminó llevándole a la muerte por cirrosis en 1942, unos días despues de ser internado tras un ataque producido en un programa de radio conducido por el cantante y actor Rudy Vallee. Tenía 60 años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario